La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

29 mayo, 2016

Acrónimos, diagramas y el paso del tiempo

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 10:09

1. El lunes, a la taurina hora de las cinco de la tarde, sentado sobre el pequeño escenario del salón de uso múltiples, frente a casi un centenar de padres que esperan las explicaciones sobre la próxima excursión de fin de curso, acompañado por mis compañeros de ciclo, pienso (no sé por qué) en aquella tarde también calurosa en la que entré por primera vez en la Escuela Normal de Magisterio, sita en el Sector Sur de Córdoba. En aquella ocasión, hace cuarenta y dos años, estaba sentado al otro lado de la barrera (perdonen por la reiteración de recursos taurinos), frente a un grupo de profesores que nos informaban sobre la prueba de acceso a la carrera de magisterio. Entre una reunión y otra hemos toreado… Entre una reunión y otra, ya ha llovido.

2. Andamos estudiando los conceptos de siglas, acrónimos y abreviaturas. Les comento algunas curiosidades sobre ello y me guardo para mí aquello que contaba Jardiel Poncela sobre las siglas de la matrícula del Vaticano. Escribía el dramaturgo que SCV significa “Stato della Cittá del Vaticano”, pero que bien podría significar: “¡Si Cristo lo Viese!”.

3. El miércoles paso las cinco horas lectivas en mi clase. Lengua, Sociales (incluidos algunos vídeos del siglo XX en España), Matemáticas (diagramas de barras, de sectores…). Ni ellos se han quejado ni yo me he cansado. Si la enseñanza fuese eso y así, no me importaría alargar mi vida docente. Pero la enseñanza actual es eso y así en un porcentaje que no me satisface. Hay, en esta enseñanza, tantos componentes fuera del aula que alargar la vida docente es una quimera.

clip_image002

4. Si el miércoles hacíamos diagramas a la vieja usanza, con regla, compás y transportador de ángulos, el jueves les enseñó a hacerlos en el ordenador. Se maravillan de la rapidez y, sobre todo, de las múltiples variaciones de formas, colores, etc. con las que pueden hacer esa actividad. Vuelvo a disfrutar siendo maestro de aula.

5. Y el viernes el tiempo justo para corregir, para comentarles que no se preocupen por el último examen de Sociales, que los he mirado y me gusta lo que he ojeado, y que el lunes antes de las nueve nos vemos en la parada de autobús para marcharnos tres días de excursión. Para mí será la última (otra puerta que se cierra). Esperemos que todo vaya bien y lo disfruten.

6. El juez Emilio Calatayud , juez de menores de Granada, es conocido por su implicación en mejorar los destinos descarriados de algunos jóvenes. Y cuando no son menores, ¿qué se puede hacer? En su blog me encuentro esta noticia: Directora en peligro.

22 mayo, 2016

Maestros de otros tiempos

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 9:09

1. Vuelvo el martes tras el puente de san Isidro y en el recreo ya tengo la primera reunión. No hay tregua.

clip_image001

2. El miércoles es día de sesión fotográfica. Se acerca el final de curso, se aproxima la despedida del colegio. Vienen con trenzas de modelos, camisas de cantantes, peinados con flequillos desafiantes… Cada grupo se fotografía con todos los maestros que ha tenido. Hay veces que el número de docentes se acerca al número de alumnos.

De vez en cuando veo fotografías en blanco y negro de aquellos años en los que un solo maestro posaba con toda su clase, la clase de don Fulanito o de doña Menganita. Hoy, hace ya unos años, eso es imposible. Se ha desvirtuado la figura del maestro hasta en las fotografías. Ya no existe “la clase de don o doña…” sino la clase de aquel curso que tuvieron como maestros a fulanito, menganito, zutanito y un largo etc.

3. El jueves subo al IES para cumplir una etapa más del programa de transición entre primaria y secundaria. Se trata de hablar con la profesora encargada de matemáticas sobre las dificultades y otras vivencias que los alumnos tienen en esta asignatura. Quién me lo iba a decir a mí, que odiaba las matemáticas cuando estudiaba, que iba acabar siendo el maestro representante de esta asignatura.

Mientras espero a mi interlocutora matemática se me acercan un grupo de antiguos alumnos con los que comparto unos agradables recuerdos de aquellos años en los que yo era el maestro que les enseñaba a leer y ellos eran proyectos de personas.

4. Estamos estudiando el siglo XX en España. Les hablo del desastre que fue la Guerra Civil, de las barbaridades cometidas por ambos bandos, de la terrible represión que sufrieron los vencidos una vez acabada la Guerra… Cuando les pido que cuenten en voz alta aquello que a ellos les han contado en casa sobre ese momento histórico surgen historias de bisabuelos fusilados en uno y otro bando, de familiares que vivieron las penurias tras la guerra, etc. Por unos momentos, algo tan lejano ya en el tiempo les resulta cercano y familiar. Mientras ellos hablan se me viene a la memoria “La lengua de las mariposas”.

5. “Los falangistas agrarios se vuelven a sus pueblos, que conocen mejor, a por el boticario darwiniano, a por el médico marañoniano, a por el maestro republicano, si es que queda alguno.”

Leyenda del César Visionario – Francisco Umbral

15 mayo, 2016

El hipo y el despiste

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 8:12

clip_image0011. Primera hora de la mañana del lunes. Aún no se han despertado de la modorra del fin de semana. Trabajan tranquilos y en silencio. Un silencio tan solo roto por el sonido repetitivo de un ataque de hipo que sufre un alumno. Sin previo aviso, con cara de enfadado, casi gritando, se oye la voz del maestro:

Fulanito (nombre del hiposo), tráeme ahora mismo tu agenda que te voy a poner una nota para tus padres.

La clase, sorprendida y sobresaltada, mira al maestro mientras el alumno aludido, con voz queda y cara de susto, tan solo puede farfullar:

– Pero, maestro, si yo… Yo no he hecho nada… Es el hipo que no me deja en paz.

Un compañero, abogado defensor, comenta:

– Es verdad, maestro. Es el hipo el que forma ruido.

Aguanto en silencio y con cara seria hasta que, pasados unos segundos, cambio la expresión facial y digo:

– Queda demostrado que un buen susto quita el hipo.

Los primeros en percatarse de la broma no pueden evitar la risa. El protagonista de la historia comenta en voz alta:

– ¡Es verdad, maestro! Ya no tengo hipo.

2. El fondo de escritorio de mi ordenador es un calendario mensual en el que anoto citas de tutorías, fechas de actos, imágenes de los temas que estamos estudiando, días de exámenes, etc. Ese mismo calendario es el fondo de la pantalla digital, mientras no la uso para la actividad pedagógica, que permanece encendida todas las horas lectivas. El miércoles tenía apuntada en ese calendario virtual una cita en el salón de usos múltiples que iban a realizar con los voluntarios europeos que visitan la localidad. La hora fijada eran las once. A las once y cuarto el conserje llega a la clase para avisarme que nos están esperando en el SUM. Ni ellos, trabajando en plena concentración, ni yo, nos habíamos percatado del retraso. La actividad con los voluntarios europeos para conmemorar el Día de Europa… bien. Amena.

3. El viernes se marchan, con el puente de san Isidro por delante, con las notas de los últimos exámenes. Como las calificaciones, de algunos que habían bajado su rendimiento, han vuelto a mejorar de manera general nos vamos con la satisfacción de otear el horizonte y avistar un buen final de curso. Mejor así.

4. Otro buen artículo de Fernando Savater: Escuela.

5. Era también que Eduardo Muriel se me había convertido, desde el principio, en una de esas personas a las que uno admira sin apenas reservas, con cuya compañía disfruta y aprende y a las que desea complacer. O aún es más, de las que ansía su estima y su aprobación. Como la de un buen profesor cuando se está en el colegio

Así empieza lo malo – Javier Marías

8 mayo, 2016

Del derecho y del revés

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 9:17

1. Volvemos el martes del largo puente (más el día de senderismo de la semana pasada). Me encamino a mi aula cuando la jefa de estudios llama mi atención en pleno patio de recreo. Me recuerda que nos toca visitar el IES de diez a once y media. Es el tercer acto de ese tránsito primaria-secundaria. Como tenemos que salir a las diez menos cuarto tengo poco más de media hora para corregir tarea. Como volvemos pasadas las once y media tengo poco más de un cuarto de hora para poner nueva tarea. Después del recreo me toca ir a 6º C. Hemos pasado una semana de senderismo, puente y visitas. Todo es necesario en esta vida.

2. Los conflictos se agudizan. Doy un golpe en la mesa y dicto sentencia: quienes sigan por ese camino no encontrarán el de la excursión de fin de curso. Las aguas se calman; transitoriamente, me temo.

3. Reunión en Dirección durante el recreo. Hay que preparar el final de curso: lista de maestros que ha tenido cada grupo desde Infantil hasta Sexto, fotos para la graduación, texto que han de leer los alumnos en tal acto, etc. A la hora de salida una madre me pide que pregunte a mi santa (ya que fue maestra de mi grupo) si tiene fotos de cuando estuvo con ellos en 1º y 2º. Tengo la impresión, entre el programa de Transición y esta movida anticipada, de que el curso ya está acabado.

clip_image002

4. Una compañera me devuelve a la realidad con una información de la llamada reválida de sexto. Se trata de esa prueba que el Ministerio quiere hacer pero que la Consejería no quería que se hiciese y que ahora quiere hacer según sus normas. ¿Es esto la realidad educativa, este ir y venir de leyes indecisas y actos de despedida que se mezclan en pleno –todavía- curso escolar? Sí, lo es. Por eso tengo ganas de marcharme.

PS. Y quién me mandará a mí enredarme en estas madejas

5. Quien tal vez lo supiera era Diodème, el maestro, que siempre estaba rebuscando en los papeles y en la cabeza de la gente, y que tenía una sed insaciable de saber las cosas del derecho y del revés.

El informe de Brodeck – Philippe Claudel

1 mayo, 2016

A la sombra del Árbol de Amor

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 8:55

1. Quedan dos meses y ya tenemos el calendario final de curso. Hace un tiempo, esa lista de días y tareas que cumplir (reuniones, documentos, festejos…), despertaba en mí cierta inquietud; no era una sensación de agobio, porque nunca la he tenido en la escuela, pero sí suponía una carga mental parecida a la que sentía cuando haciendo el servicio militar me tocaba ejercer de “cabo cuartel”. Quizás parezca una exageración relacionar la vida escolar con la militar pero cuando, en la escuela, todo está tan metódicamente planificado y cuadriculado no puedo evitar pensar en el cuartel.

2. Dentro de ese calendario final de curso hay un subcalendario que es el de la transición de los alumnos de sexto hacia la enseñanza secundaria. El martes recibieron la visita del Director, del Jefe de Estudios y de la Orientadora del instituto. Ya van conociendo a quienes formarán parte de su futuro.

3. El miércoles apretamos el ritmo porque el jueves nos vamos de senderismo, el viernes es fiesta local y no volveremos hasta el martes debido a la festividad del 1 de mayo. Como estoy todo el día en mi aula recuerdo aquellos años en los que los tutores permanecían toda la mañana con sus alumnos. Qué lejos parece quedar todo ello.

4. La jornada de senderismo, pospuesta desde hace varias semanas debido a las lluvias, salió bien. Cierto que a algunos se les hizo algo larga, pero disfrutaron de la primavera caminando entre olivos, pasando por la Fuente del Granaíllo, el Humilladero, y comiendo a la sombra del Árbol del Amor. En el camino de vuelta cumplimos con la tradición a la que se han acostumbrado un grupo de mis alumnos: el reto de vencerme en el juego de palabras encadenadas. Hasta ahora no lo han conseguido. Las espadas siguen en alto hasta la próxima vez, que será…

clip_image002

24 abril, 2016

Cervantes en el colegio y en mi pueblo

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 8:00

1. Cuando en España se habla de transición, los que tenemos una edad pensamos en la Transición política, proceso por el cual se paso de un régimen dictatorial a uno democrático. En los escasos dos meses que quedan de curso, la transición será el proceso por el cual mis alumnos pasarán de la enseñanza primaria a la secundaria.

Ese proceso comenzó el lunes con una charla de la psicóloga escolar. Vendrán numerosas reuniones, varias charlas, visita al IES, etc. Qué lejos quedan aquellos tiempos en los que uno terminaba una etapa escolar y se enfrentaba a la siguiente sin más bagaje que lo desconocido. Eran otros tiempos, sí, pero me da la sensación (como en tantos aspectos de la enseñanza) que hemos pasado de un extremo a otro. Ojalá sea para bien.

2. Por la tarde, aparco las tareas para ver la obrita de teatro “El desván de la lectura” que varias madres del AMPA representan con maestría y desenvoltura, a pesar de la inoportuna aparición de iracunda sonoridad que provocó la alarma. Enhorabuena a las actrices por su labor.

3. La Acción Tutorial le lleva a uno a mediar en conflictos, a poner paz y orden en reyertas orales, a deslindar creencias ególatras… Incluso intenta convertirme en celestina.

4. Trabajando en Digital el cuarto centenario cervantino visitamos la página 400cervantes.es. En ella me encuentro con una original presentación de la biografía de don Miguel en la que sus experiencias vitales se relacionan con un mapa que te lleva a los lugares por donde anduvo el autor de Don Quijote. Y entre esos lugares está mi pueblo.

clip_image002

5. Terminamos la semana con una lectura colectiva y continuada de Don Quijote. Nos tocó el Capítulo XXII. “De la libertad que dio don Quijote a muchos desdichados que, mal de su grado, los llevaban donde no quisieran ir.” Leí unos párrafos en los que el ingenioso hidalgo libera a los galeotes, aquellos condenados a galeras que tan mal le recompensan tras verse libres de cadenas. Y es que el no ser agradecidos es uno de los grandes pecados del hombre, tal como dice el de la Triste Figura cuando sus aventuras se acercan al final: “Entre los pecados mayores que los hombres cometen, aunque algunos dicen que es la soberbia, yo digo que es el desagradecimiento, ateniéndome a lo que suele decirse: que de los desagradecidos está lleno el infierno.”

17 abril, 2016

Un llamador para los electroimanes humanos

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 10:15

1. Hay algunos alumnos a los que les cuesta permanecer sentados en sus sillas durante mucho tiempo. Que si voy a pedirle el corrector a éste, que si voy a que me deje el portaminas aquél… Hay otros que constantemente se giran para hablar con quien está detrás; o quienes se asoman al carpetín del compañero de mesa para coger prestada la goma; o los que se incorporan para ver el trabajo en el ordenador de quien está delante. Tal movilidad la he usado esta semana para relacionarla con lo que estamos estudiando en Naturales: El magnetismo.

clip_image002clip_image004Una mañana les propuse ser imanes, pura magnetita con capacidad de atraer y repeler pero sin capacidad de moverse de un lugar a otro. De esa forma tendrían que permanecer en sus asientos e interactuar sólo dentro de su “campo magnético”: los compañeros que están delante, detrás o a los lados. Otra mañana les comuniqué que dejaban de ser imanes para convertirse en… electroimanes. Podrían actuar dentro de su “campo magnético” siempre que la corriente eléctrica estuviese activa. Pero cuando yo cortase esa corriente con el interruptor (un llamador de paso de Semana Santa que tengo sobre mi mesa) su capacidad magnética, lógicamente, desaparecía y dejaban de ser imanes para convertirse en simples barras de hierro incapaces de mover ni el más liviano clip.

Lo experimentamos y pasamos un buen rato, pero cuando dejé “cortada” la corriente eléctrica ya no les pareció tan buena la idea de ser electroimanes. Lo que no hice fue asignarles polos positivo y negativo para que las fuerzas de atracción y repulsión, al ser cualidades tan humanas como magnéticas, fluyeran libremente y sin condicionantes.

2. Hay una expresión que cada vez usan más. Ya les he dicho que tienen que evitarla. La expresión, un auténtico latiguillo que me fustiga y molesta, sobreviene cuando recrimino a algunos su movilidad innecesaria, su despiste, la incorrección al sentarse, etc. Entonces responden de manera casi automática: “Es que…” Y a continuación exponen el motivo, causa o razón, por el cual están haciendo lo que no deberían hacer. Algunos son especialistas en el uso del “es que” y la consiguiente explicación, que la mayoría de las veces no tiene ninguna validez, para justificar su actitud incorrecta. A esos que abusan del “es que” les he aplicado mi propio latiguillo: “No hay más es ques…”. Y a continuación ni siquiera me molesto en dar la consiguiente explicación. ¿Poco pedagógico? Puede ser; pero muy efectivo para la buena marcha del negocio.

3. Desde hace ya muchos años las opiniones de los maestros han ido perdiendo valor. No es una generalización, pero se aproxima. Antes, muchos años antes, cuando tanto de negativo había en la enseñanza, las opiniones de los maestros eran motivo de influencia para los padres de los alumnos, eran respetadas y consideradas. Un ejemplo de ello se encuentra en esta carta que el escritor Antonio Muñoz Molina escribe a su maestro: Querido Luis

10 abril, 2016

Del canibalismo al rap en un chispazo

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 8:54

clip_image0021. En Lengua, después de leer un texto sobre el yacimiento de Atapuerca en el que se informa de las diferentes especies de homínidos allí encontrados, se les pide que imaginen y escriban un relato contando lo que sucedería si estando de visita en Atapuerca se encontrasen con un Homo Antecessor. Bien. En uno de esos textos al Homo Antecessor se le somete a un proceso de congelación y descongelación para actualizar su modus vivendi con el fin de que, junto al autor del relato, acabe formando una pareja rapera.

Del canibalismo al rap hay un solo paso de la imaginación.

 

2. El tema de Naturales (La electricidad) está dando numerosa información que a veces cuesta asimilar.

– Maestro, mi abuelo le quitó la energía eléctrica a una lavadora. Enganchó el tambor de la lavadora a la rueda trasera de una bicicleta que no tenía rueda delantera, que estaba fija, ¿entiendes? Con la energía mecánica de mi abuela, que le daba a los pedales, el tambor de la lavadora se movía. Así se ahorraba la electricidad y mi abuela hacía ejercicio. Cuando yo iba me daba un dinero si le lavaba la ropa con ese invento.

3. En el examen del mismo tema saltan algunas “chispas” y una relación con la actualidad político social:

– ¿Qué son materiales conductores y materiales aislantes de la electricidad?

– Material conductor es un objeto de plástico con un paño de lana.

– Material aislante es el que no permite pasar. Por nuestra seguridad.

 

-¿Cuáles son los componentes de un circuito eléctrico?

– Generador, interruptor, receptor y corruptor.

clip_image004

4. La tabla que ven forma parte del Manual de Lenguaje Administrativo. El II Plan de Igualdad de Género de la Junta de Andalucía (desconocía que hubiese un Primer Plan) será de obligado cumplimiento con visitas de los inspectores durante una hora a las aulas, aunque: “Los inspectores, afirma, «deben corregir, no penalizar, y se les debe dotar de medios para poder trabajar de una manera transversal, sin que afecte a la libertad de cátedra o contenidos curriculares». Bien. Todavía no seremos castigados, ni económicamente ni con el exilio a una escuela unitaria en una pedanía de la Sierra de los Filabres, si decimos “los profesores y alumnos” en lugar de “la comunidad educativa”. O lo que sería aún más correcto: “Los profesores y alumnos, y las profesoras o alumnas, o viceversa…”.

5. Los niños y las niñas jaredíes se educaban por separado para preservar su pureza. Tenían prohibidas la ropa de moda, la televisión e Internet, así como relacionarse con niños a los que se les permitían estas distracciones.

La ley del menor – Ian McEwan

3 abril, 2016

San Juan no toca el timbre

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 9:58

1. Comenzamos el último trimestre como es habitual, contando las andanzas de Semana Santa. Hay quien se explaya en contarlo todo: “Maestro, el primer día de vacaciones fui al Eroski en bicicleta a comprar chorizo y…”. Hay que poner freno a la expresividad oral de unos para que otros puedan contar sus andanzas como músicos o cofrades en los desfiles procesionales, para que algunos puedan contar sus salidas a otros lugares…

clip_image002

2. Resulta que todavía se practica la travesura infantil de llamar a los timbres de las casas y darse a la fuga. Pero ahora, por lo que cuentan con toda naturalidad, usan palillos para dejar fijo el timbre y que el sonido se convierta en continuo. Y resulta también que en Naturales hemos comenzado con el tema de la electricidad. Les recrimino sobre la citada travesura haciéndoles saber que si dejamos presionado el pulsador de un timbre se produce un sobrecalentamiento de algunas piezas que lleva el mecanismo del timbre y que ese sobrecalentamiento puede provocar un incendio. Quedamos en que es mejor llamar y correr, sin dejar presionado el timbre eléctrico. O llamar en casas que conserven los clásicos llamadores de hierro.

clip_image004

3. Vigilando el recreo se me acerca un alumno con el que suelo conversar sobre fútbol puesto que ambos compartimos sentimiento culé. Como tiene problemas de movilidad se ayuda de un andador con ruedas para desplazarse. Llegado al lugar en el que me encuentro espero que me hable del clásico Barça-Madrid (esto que cuento sucedió el martes). Pero no:

– Hola, maestro. ¿Sabes quién soy?

– Claro. No se me ha olvidado tu nombre en estas vacaciones. Eres fulanito.

– No. Soy san Juan.

– ¿Me lo explicas?

– Qué soy san Juan. ¡No ves que voy “a ruedas”!

Nota aclaratoria para lectores no villarrenses, o villarrenses desconocedores de la Semana Santa local: según mi contertulio la imagen de san Juan no sale en procesión llevada por costaleros sino a ruedas.

Reconforta que personas (en este caso un niño que no llega a diez años) con dificultades físicas tengan ese grado de positividad vital

4. “Había hablado con Marina Greene y había sabido que él estaba progresando, que había salido del hospital, que se ponía al día con los deberes escolares en su casa y esperaba volver a clase dentro de unas semanas.”

La ley del menor – Ian McEwan

20 marzo, 2016

De la verdiblanca al multicolor procesional

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 10:07

clip_image002

1. En este marzo que no acaba, en este mes con rescoldos de patria andaluza, evaluamos el lunes entre imaginarios sonidos de marchas procesionales y azahares que se abren a la primavera. No, en realidad evaluamos en una tarde de lunes en la que se mezclan calificaciones y comentarios, de carácter pedagógico, claro está, en una tarde en la que se dicta sentencia trimestral.

Puede que sea la penúltima sesión de evaluación a la que asista. Cada vez son más numerosas. El actual sistema de enseñanza propicia que para evaluar a un grupo de primaria hayan de juntarse casi una multitud de docentes: el tutor, las maestras especialistas, el maestro de bilingüismo, la psicóloga, las maestras de compensatoria y refuerzo, la logopeda… ¿Llegará el momento en el que en una junta de evaluación haya más docentes que alumnos tenga el grupo?

2. Dedicamos esta semana de repasos a leer y escribir cuentos. La imaginación es un bien escaso para muchos. Da igual el tema propuesto. Si hay que escribir sobre un pingüino terrorífico o sobre una familia saharaui hay quien siempre escribe sobre la muerte de la mayoría de los personajes (maldita tragedia clásica); hay quien siempre los hace viajar en camiones; y también hay para quien todo debe ser una fiesta de comida y bebida. Esos mundos reducidos de algunos son amplios universos para otros. Para aquellos que son más lectores o para quienes la naturaleza ha dotado de esos bienes que son la imaginación, la observación y la capacidad de contar lo imaginado y lo observado.

3. En mi clase los churros de san José se han convertido ya en una tradición. Juntamos las mesas formando dos grandes grupos. Hay quien dice que pareciese estar en una boda. Por el jolgorio y alborozo, que conllevan la llegada de los churros y el chocolate, a mí también me lo parece. Este curso la “Churrada” (así podría ser llamada, tal como si fuese una fiesta de ésas que se ponen de moda) ha coincidido con la llegada vacacional semanasantera, lo cual aumenta el ambiente festivo.

4. Felices vacaciones de Semana Santa. Que ustedes procesionen lo mejor que puedan durante estos días y la penitencia sea lo más llevadera posible.

Página siguiente »

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 132 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: