La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

1 mayo, 2016

A la sombra del Árbol de Amor

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 8:55

1. Quedan dos meses y ya tenemos el calendario final de curso. Hace un tiempo, esa lista de días y tareas que cumplir (reuniones, documentos, festejos…), despertaba en mí cierta inquietud; no era una sensación de agobio, porque nunca la he tenido en la escuela, pero sí suponía una carga mental parecida a la que sentía cuando haciendo el servicio militar me tocaba ejercer de “cabo cuartel”. Quizás parezca una exageración relacionar la vida escolar con la militar pero cuando, en la escuela, todo está tan metódicamente planificado y cuadriculado no puedo evitar pensar en el cuartel.

2. Dentro de ese calendario final de curso hay un subcalendario que es el de la transición de los alumnos de sexto hacia la enseñanza secundaria. El martes recibieron la visita del Director, del Jefe de Estudios y de la Orientadora del instituto. Ya van conociendo a quienes formarán parte de su futuro.

3. El miércoles apretamos el ritmo porque el jueves nos vamos de senderismo, el viernes es fiesta local y no volveremos hasta el martes debido a la festividad del 1 de mayo. Como estoy todo el día en mi aula recuerdo aquellos años en los que los tutores permanecían toda la mañana con sus alumnos. Qué lejos parece quedar todo ello.

4. La jornada de senderismo, pospuesta desde hace varias semanas debido a las lluvias, salió bien. Cierto que a algunos se les hizo algo larga, pero disfrutaron de la primavera caminando entre olivos, pasando por la Fuente del Granaíllo, el Humilladero, y comiendo a la sombra del Árbol del Amor. En el camino de vuelta cumplimos con la tradición a la que se han acostumbrado un grupo de mis alumnos: el reto de vencerme en el juego de palabras encadenadas. Hasta ahora no lo han conseguido. Las espadas siguen en alto hasta la próxima vez, que será…

clip_image002

24 abril, 2016

Cervantes en el colegio y en mi pueblo

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 8:00

1. Cuando en España se habla de transición, los que tenemos una edad pensamos en la Transición política, proceso por el cual se paso de un régimen dictatorial a uno democrático. En los escasos dos meses que quedan de curso, la transición será el proceso por el cual mis alumnos pasarán de la enseñanza primaria a la secundaria.

Ese proceso comenzó el lunes con una charla de la psicóloga escolar. Vendrán numerosas reuniones, varias charlas, visita al IES, etc. Qué lejos quedan aquellos tiempos en los que uno terminaba una etapa escolar y se enfrentaba a la siguiente sin más bagaje que lo desconocido. Eran otros tiempos, sí, pero me da la sensación (como en tantos aspectos de la enseñanza) que hemos pasado de un extremo a otro. Ojalá sea para bien.

2. Por la tarde, aparco las tareas para ver la obrita de teatro “El desván de la lectura” que varias madres del AMPA representan con maestría y desenvoltura, a pesar de la inoportuna aparición de iracunda sonoridad que provocó la alarma. Enhorabuena a las actrices por su labor.

3. La Acción Tutorial le lleva a uno a mediar en conflictos, a poner paz y orden en reyertas orales, a deslindar creencias ególatras… Incluso intenta convertirme en celestina.

4. Trabajando en Digital el cuarto centenario cervantino visitamos la página 400cervantes.es. En ella me encuentro con una original presentación de la biografía de don Miguel en la que sus experiencias vitales se relacionan con un mapa que te lleva a los lugares por donde anduvo el autor de Don Quijote. Y entre esos lugares está mi pueblo.

clip_image002

5. Terminamos la semana con una lectura colectiva y continuada de Don Quijote. Nos tocó el Capítulo XXII. “De la libertad que dio don Quijote a muchos desdichados que, mal de su grado, los llevaban donde no quisieran ir.” Leí unos párrafos en los que el ingenioso hidalgo libera a los galeotes, aquellos condenados a galeras que tan mal le recompensan tras verse libres de cadenas. Y es que el no ser agradecidos es uno de los grandes pecados del hombre, tal como dice el de la Triste Figura cuando sus aventuras se acercan al final: “Entre los pecados mayores que los hombres cometen, aunque algunos dicen que es la soberbia, yo digo que es el desagradecimiento, ateniéndome a lo que suele decirse: que de los desagradecidos está lleno el infierno.”

17 abril, 2016

Un llamador para los electroimanes humanos

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 10:15

1. Hay algunos alumnos a los que les cuesta permanecer sentados en sus sillas durante mucho tiempo. Que si voy a pedirle el corrector a éste, que si voy a que me deje el portaminas aquél… Hay otros que constantemente se giran para hablar con quien está detrás; o quienes se asoman al carpetín del compañero de mesa para coger prestada la goma; o los que se incorporan para ver el trabajo en el ordenador de quien está delante. Tal movilidad la he usado esta semana para relacionarla con lo que estamos estudiando en Naturales: El magnetismo.

clip_image002clip_image004Una mañana les propuse ser imanes, pura magnetita con capacidad de atraer y repeler pero sin capacidad de moverse de un lugar a otro. De esa forma tendrían que permanecer en sus asientos e interactuar sólo dentro de su “campo magnético”: los compañeros que están delante, detrás o a los lados. Otra mañana les comuniqué que dejaban de ser imanes para convertirse en… electroimanes. Podrían actuar dentro de su “campo magnético” siempre que la corriente eléctrica estuviese activa. Pero cuando yo cortase esa corriente con el interruptor (un llamador de paso de Semana Santa que tengo sobre mi mesa) su capacidad magnética, lógicamente, desaparecía y dejaban de ser imanes para convertirse en simples barras de hierro incapaces de mover ni el más liviano clip.

Lo experimentamos y pasamos un buen rato, pero cuando dejé “cortada” la corriente eléctrica ya no les pareció tan buena la idea de ser electroimanes. Lo que no hice fue asignarles polos positivo y negativo para que las fuerzas de atracción y repulsión, al ser cualidades tan humanas como magnéticas, fluyeran libremente y sin condicionantes.

2. Hay una expresión que cada vez usan más. Ya les he dicho que tienen que evitarla. La expresión, un auténtico latiguillo que me fustiga y molesta, sobreviene cuando recrimino a algunos su movilidad innecesaria, su despiste, la incorrección al sentarse, etc. Entonces responden de manera casi automática: “Es que…” Y a continuación exponen el motivo, causa o razón, por el cual están haciendo lo que no deberían hacer. Algunos son especialistas en el uso del “es que” y la consiguiente explicación, que la mayoría de las veces no tiene ninguna validez, para justificar su actitud incorrecta. A esos que abusan del “es que” les he aplicado mi propio latiguillo: “No hay más es ques…”. Y a continuación ni siquiera me molesto en dar la consiguiente explicación. ¿Poco pedagógico? Puede ser; pero muy efectivo para la buena marcha del negocio.

3. Desde hace ya muchos años las opiniones de los maestros han ido perdiendo valor. No es una generalización, pero se aproxima. Antes, muchos años antes, cuando tanto de negativo había en la enseñanza, las opiniones de los maestros eran motivo de influencia para los padres de los alumnos, eran respetadas y consideradas. Un ejemplo de ello se encuentra en esta carta que el escritor Antonio Muñoz Molina escribe a su maestro: Querido Luis

10 abril, 2016

Del canibalismo al rap en un chispazo

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 8:54

clip_image0021. En Lengua, después de leer un texto sobre el yacimiento de Atapuerca en el que se informa de las diferentes especies de homínidos allí encontrados, se les pide que imaginen y escriban un relato contando lo que sucedería si estando de visita en Atapuerca se encontrasen con un Homo Antecessor. Bien. En uno de esos textos al Homo Antecessor se le somete a un proceso de congelación y descongelación para actualizar su modus vivendi con el fin de que, junto al autor del relato, acabe formando una pareja rapera.

Del canibalismo al rap hay un solo paso de la imaginación.

 

2. El tema de Naturales (La electricidad) está dando numerosa información que a veces cuesta asimilar.

– Maestro, mi abuelo le quitó la energía eléctrica a una lavadora. Enganchó el tambor de la lavadora a la rueda trasera de una bicicleta que no tenía rueda delantera, que estaba fija, ¿entiendes? Con la energía mecánica de mi abuela, que le daba a los pedales, el tambor de la lavadora se movía. Así se ahorraba la electricidad y mi abuela hacía ejercicio. Cuando yo iba me daba un dinero si le lavaba la ropa con ese invento.

3. En el examen del mismo tema saltan algunas “chispas” y una relación con la actualidad político social:

– ¿Qué son materiales conductores y materiales aislantes de la electricidad?

– Material conductor es un objeto de plástico con un paño de lana.

– Material aislante es el que no permite pasar. Por nuestra seguridad.

 

-¿Cuáles son los componentes de un circuito eléctrico?

– Generador, interruptor, receptor y corruptor.

clip_image004

4. La tabla que ven forma parte del Manual de Lenguaje Administrativo. El II Plan de Igualdad de Género de la Junta de Andalucía (desconocía que hubiese un Primer Plan) será de obligado cumplimiento con visitas de los inspectores durante una hora a las aulas, aunque: “Los inspectores, afirma, «deben corregir, no penalizar, y se les debe dotar de medios para poder trabajar de una manera transversal, sin que afecte a la libertad de cátedra o contenidos curriculares». Bien. Todavía no seremos castigados, ni económicamente ni con el exilio a una escuela unitaria en una pedanía de la Sierra de los Filabres, si decimos “los profesores y alumnos” en lugar de “la comunidad educativa”. O lo que sería aún más correcto: “Los profesores y alumnos, y las profesoras o alumnas, o viceversa…”.

5. Los niños y las niñas jaredíes se educaban por separado para preservar su pureza. Tenían prohibidas la ropa de moda, la televisión e Internet, así como relacionarse con niños a los que se les permitían estas distracciones.

La ley del menor – Ian McEwan

3 abril, 2016

San Juan no toca el timbre

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 9:58

1. Comenzamos el último trimestre como es habitual, contando las andanzas de Semana Santa. Hay quien se explaya en contarlo todo: “Maestro, el primer día de vacaciones fui al Eroski en bicicleta a comprar chorizo y…”. Hay que poner freno a la expresividad oral de unos para que otros puedan contar sus andanzas como músicos o cofrades en los desfiles procesionales, para que algunos puedan contar sus salidas a otros lugares…

clip_image002

2. Resulta que todavía se practica la travesura infantil de llamar a los timbres de las casas y darse a la fuga. Pero ahora, por lo que cuentan con toda naturalidad, usan palillos para dejar fijo el timbre y que el sonido se convierta en continuo. Y resulta también que en Naturales hemos comenzado con el tema de la electricidad. Les recrimino sobre la citada travesura haciéndoles saber que si dejamos presionado el pulsador de un timbre se produce un sobrecalentamiento de algunas piezas que lleva el mecanismo del timbre y que ese sobrecalentamiento puede provocar un incendio. Quedamos en que es mejor llamar y correr, sin dejar presionado el timbre eléctrico. O llamar en casas que conserven los clásicos llamadores de hierro.

clip_image004

3. Vigilando el recreo se me acerca un alumno con el que suelo conversar sobre fútbol puesto que ambos compartimos sentimiento culé. Como tiene problemas de movilidad se ayuda de un andador con ruedas para desplazarse. Llegado al lugar en el que me encuentro espero que me hable del clásico Barça-Madrid (esto que cuento sucedió el martes). Pero no:

– Hola, maestro. ¿Sabes quién soy?

– Claro. No se me ha olvidado tu nombre en estas vacaciones. Eres fulanito.

– No. Soy san Juan.

– ¿Me lo explicas?

– Qué soy san Juan. ¡No ves que voy “a ruedas”!

Nota aclaratoria para lectores no villarrenses, o villarrenses desconocedores de la Semana Santa local: según mi contertulio la imagen de san Juan no sale en procesión llevada por costaleros sino a ruedas.

Reconforta que personas (en este caso un niño que no llega a diez años) con dificultades físicas tengan ese grado de positividad vital

4. “Había hablado con Marina Greene y había sabido que él estaba progresando, que había salido del hospital, que se ponía al día con los deberes escolares en su casa y esperaba volver a clase dentro de unas semanas.”

La ley del menor – Ian McEwan

20 marzo, 2016

De la verdiblanca al multicolor procesional

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 10:07

clip_image002

1. En este marzo que no acaba, en este mes con rescoldos de patria andaluza, evaluamos el lunes entre imaginarios sonidos de marchas procesionales y azahares que se abren a la primavera. No, en realidad evaluamos en una tarde de lunes en la que se mezclan calificaciones y comentarios, de carácter pedagógico, claro está, en una tarde en la que se dicta sentencia trimestral.

Puede que sea la penúltima sesión de evaluación a la que asista. Cada vez son más numerosas. El actual sistema de enseñanza propicia que para evaluar a un grupo de primaria hayan de juntarse casi una multitud de docentes: el tutor, las maestras especialistas, el maestro de bilingüismo, la psicóloga, las maestras de compensatoria y refuerzo, la logopeda… ¿Llegará el momento en el que en una junta de evaluación haya más docentes que alumnos tenga el grupo?

2. Dedicamos esta semana de repasos a leer y escribir cuentos. La imaginación es un bien escaso para muchos. Da igual el tema propuesto. Si hay que escribir sobre un pingüino terrorífico o sobre una familia saharaui hay quien siempre escribe sobre la muerte de la mayoría de los personajes (maldita tragedia clásica); hay quien siempre los hace viajar en camiones; y también hay para quien todo debe ser una fiesta de comida y bebida. Esos mundos reducidos de algunos son amplios universos para otros. Para aquellos que son más lectores o para quienes la naturaleza ha dotado de esos bienes que son la imaginación, la observación y la capacidad de contar lo imaginado y lo observado.

3. En mi clase los churros de san José se han convertido ya en una tradición. Juntamos las mesas formando dos grandes grupos. Hay quien dice que pareciese estar en una boda. Por el jolgorio y alborozo, que conllevan la llegada de los churros y el chocolate, a mí también me lo parece. Este curso la “Churrada” (así podría ser llamada, tal como si fuese una fiesta de ésas que se ponen de moda) ha coincidido con la llegada vacacional semanasantera, lo cual aumenta el ambiente festivo.

4. Felices vacaciones de Semana Santa. Que ustedes procesionen lo mejor que puedan durante estos días y la penitencia sea lo más llevadera posible.

13 marzo, 2016

El tresillo de Mozart

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 10:53

 

clip_image002

1. A Lope de Vega un soneto le mandó hacer Violante y entró en el primer terceto con pie derecho. Como andamos aprendiendo las estrofas más conocidas les pongo en el examen un terceto y les pido que expliquen qué clase de estrofa es y por qué.

-Es un “tresillo” porque son tres versos…
Hay alguno que entró con el pie izquierdo.

 

2. El C.E. El Granaíllo ha instalado nuevos contenedores para la recogida de aceite usado doméstico en diversos lugares de la localidad. Uno de ellos delante del colegio. Aplaudo cualquier iniciativa que cuide el medio ambiente. Lo que no entiendo (aunque me lo han explicado) es por qué el contenedor de reciclaje de papel esté en un calle adyacente al colegio y no junto al del aceite usado.

clip_image004

3. Escriben una entrevista con un personaje que les interese. Actrices juveniles, futbolistas, cantantes de tirada adolescente… incluso Belén Esteban. ¡Horreur!

Satisface que una alumna imagine y escriba una entrevista con Mozart.

4. Notas semanales, o polvo de tizas de colores:

– Estamos intentando que algunos no descarrilen antes de llegar a la estación “Junio Fin de Primaria”.

– Llevo más de cincuenta años, de una u otra forma, en la enseñanza pública. Y tan feliz.

– El catarro es un enemigo de la docencia.

– Un día de estos tengo que conseguirlo: que mi fila sea la última en dejar el patio para entrar en el aula.

– Un día de estos tengo que conseguirlo: que mi fila sea la primera en dejar el patio para entrar en el aula.

– El viernes se van contento con las notas de los últimos exámenes. Veremos el próximo viernes con las notas de la evaluación trimestral.

5. Necesitaban una traducción al latín para su lema: «Cada niño es un genio». Un máximo de tres palabras, lo bastante cortas para poder coserlas en la chaqueta escolar, debajo de un fénix heráldico que se alzaba de las cenizas.

La ley del menor – Ian McEwan

6 marzo, 2016

La cerveza y la Fanta desatan la locuacidad

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 9:17

 

 

clip_image002Volvemos del puente del Día de Andalucía el miércoles, Día de la Locuacidad. Cuentan, y no paran, de sus actividades puentales: competiciones deportivas (incluida natación), viajes (incluida Sierra Nevada), comidas familiares, etc. Mando detener esa desaforada verbosidad (no será la primera vez durante la mañana) y nos ponemos a trabajar.

Casualidad: en una de la actividades de Lengua tienen que usar el adjetivo locuaz (que habla mucho o demasiado). Minutos después se produce el siguiente diálogo:

– Fulanito, has elegido un deporte inadecuado para ti.

– ¿Por qué, maestro? A mí la natación me encanta.

– Pero como eres tan locuaz, y no callas ni debajo de agua, cualquier día vas a tener un problema.

Son tres cursos y medio los que llevamos juntos. Este tipo de comentarios jocosos provocan risas pero no conllevan ningún desprestigio moral. Así lo entendemos todos.

Pasada más de una hora, y ya en horario de Matemáticas, hay otro momento en el que varios alumnos charlan más de la cuenta. Decido aplicar los contenidos de Lengua a la realidad del momento:

– A ver, detened ya vuestra exagerada locuacidad.

– Ehhh, ¿qué dices, maestro? – inquiere un alumno que no debió de estar muy atento en Lengua.

– Fulanito –le pido a otro alumno- traduce a tu compañero lo que he dicho.

– El maestro dice que hablamos demasiado, que nos callemos ya.

Casi todos lo entienden.

clip_image004

2. Trabajando el tanto por ciento hay varios problemas cuya solución, tras hacer las correspondientes operaciones, es del tipo 135, 00 ó 120,0. Les insisto que borren los ceros de la parte decimal, que esos ceros solo sirven para la cerveza sin alcohol.

Cuando llamo para que salgan a la pizarra algunos alumnos suelen preguntar: ¿Con cuaderno o sin cuaderno? Se produce entonces otro momento cervecero:

Fulanito, a la pizarra.

¿Con o sin, maestro? -Se refiere, lógicamente, al cuaderno.

A lo cual otro alumno apunta:

Sin; como la cero-cero.

Lo dicho: momentos de jocosa relajación, distensión, relax… Aunque la cerveza sea sin alcohol.

clip_image006

3. El viernes convocamos a los padres/madres para comunicarles que sus hijos, acabada la Educación Primaria, quedan adscritos al IES Ntra. Sra. de la Estrella. Es como el primer acto de despedida que llegará en junio. Se les entrega un documento en el que quedan enterados de tal situación. Todo ello se debe a que marzo es el mes de la escolarización, tal como puede verse en la foto adjunta. En Córdoba ha sido la delegada la encargada de presentar la campaña de excolarización. Así, con falta de ortografía.

4. Terminamos la semana leyendo las entrevistas que han escrito. La anécdota leída en una de ellas desata de nuevo las risas y la locuacidad. Y no se trataba de cerveza sino de Fanta.

28 febrero, 2016

Filófosos, futboleros y tijuanáticos

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 9:21

1. No me gusta calificar, ni clasificar, a mis alumnos en altos y bajos, listos y torpes, atentos y distraídos, niños y niñas … Todos estos agrupamientos conllevan una discriminación: la de la generalización. Alto, ¿con respecto a quién?; listo, ¿en qué aspecto de la vida?; atento, según qué asunto; niño-niña, bueno… está clasificación suele estar más clara. En lo que sí los clasifico es en dos grupos que no son cerrados: filósofos y futboleros. Estos últimos desarrollan una actividad física constante que comienza en no permanecer sentado en la silla que ocupan en el aula y concluye en el partido de fútbol del recreo. Los filósofos suelen ser alumnos que desarrollan una actividad más mental que física; la inician buscando mundos exteriores al aula en la que están y la culminan en paseos y charlas en el recreo. No son grupos cerrados pues hay alumnos que pasan de uno a otro, o poseen temporalmente características de ambos grupos.

2. Si mis alumnos son filósofos o futboleros su maestro bien podría ser tijuanático. Tal denominación proviene de un anuncio de pipas en el que un joven se declara tal que así. Un tijuanático es aquel que prefiere por encima de todo las pipas de esa marca (pipas Tijuana). No es que prefiera esas pipas por delante de otras pipas. No. Es que prefiere dedicar tiempo a comer esas pipas antes que dedicarlo al fútbol o a las chicas. Es toda una declaración de intenciones, una fijación de su escala de valores, una meta a la que llegar en su vida. Bien. Pues hay veces que me siento un tijuanático. A continuación pienso que estoy en un colegio. Y entonces dudo: ¿Y si el tijuanático no soy yo?

3. Resulta que a veces he usado un koan sin saber que estaba haciéndolo. Me encontré tal término en la lectura de “Pureza” (Jonathan Franzen). Me voy a la Wikipedia: Un kōan es un problema que el maestro plantea al alumno para comprobar sus progresos. Muchas veces el kōan parece un problema absurdo, ilógico o banal. Para resolverlo el novicio debe desligarse del pensamiento racional común para así entrar en un sentido racional más elevado y así aumentar su nivel de conciencia para intuir lo que en realidad le está preguntando el maestro, que trasciende al sentido literal de las palabras.

4. – Maestro, estoy contento. Hoy entre la charla de técnicas de estudio y que luego tenemos Educación Física vamos a estar sólo hora y media contigo.

– Vaya, gracias. Ya veo el aprecio que me tienes.

– No te enfades, maestro, seguro que cuando yo falto tú también te pones contento.

5. Termina la semana con la conmoración del Día de Andalucía. Nos despedimos con poesía y música.

clip_image002

21 febrero, 2016

Litros de cerveza corren por las venas

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 9:18

1. El lunes pasé la mayor parte del recreo con la mayoría de mis alumnos en clase. Les había avisado el viernes anterior: si no estudiáis en casa estudiaremos en el recreo. Otro motivo del recreo-estudio fue las informaciones que de otras asignaturas me habían llegado: material y tareas olvidadas, poca atención en clase, etc. De vez en cuando hay que recurrir a los viejos recursos, aun corriendo el riesgo de ser condenado a la hoguera de la incorrección por los psicopedagogos de la modernidad.

Por la tarde, en tutoría con algunas madres les comento la situación. Desconocen lo sucedido por la mañana porque “eso no me lo ha contado”. La mayoría nunca cuentan lo que perjudica sus intereses. En eso la infancia y la edad adulta coinciden. La información en un bien preciado. No solo la que se conoce y se puede contar sino también la que interesa no contar.

clip_image002

2. Algunas veces recurro a ejemplos cercanos, metafóricos o rayanos al disparate para atraer su atención en asuntos de árida explicación. Uno de estos últimos recursos lo usé para explicar la circulación pulmonar y la general de la sangre. El aula sería el corazón, el edificio de secretaría y dirección los pulmones y el resto de aulas, pistas, etc. los demás órganos del cuerpo humano. Dividí la clase en aurículas y ventrículos, los pasillos eran venas y arterias… Creo que lo entendieron. Pero luego temí que alguno, si en el examen le tocaba explicar tal contenido, contara que la sangre va a secretaría a recoger unas fotocopias y dejar el dióxido de carbono. Les avisé para que eso no ocurriese y las risas fueron generalizadas. Les recordé que en otras ocasiones había sucedido algo parecido. Y se atrevieron, como siempre, a pedir los nombres de los “ingeniosos”. Como siempre, di la callada por respuesta.

3. Hay veces que los hechos se encadenan. Poco después del asunto sanguíneo sucedió lo que sigue. Trabajando en Lengua los campos semánticos…

– Os voy a dar una palabra y vais añadiendo otras para formar un campo semántico. Después dais nombre a ese campo. Por ejemplo: peral… Continuad.

– Naranjo, limonero, etc. Campo semántico de los árboles frutales.

– Muy bien. Ahora, como estamos cerca del Día de Andalucía: Alhambra…

– Mezquita, alcazaba, catedral, etc. Campo semántico de los monumentos de Andalucía.

– Maestro, yo sé otro campo semántico con Alhambra. Cruzcampo, Mahou, San Miguel… Campo semántico de la marcas de cervezas.

Fue acabar el asunto cervercero y pensar en la sangre. Consecuencia, la mente relaciona ambos líquidos y rescata del baúl de la memoria aquella canción que decía: “Litros de alcohol corren por mis venas…”. Juegos del subconsciente.

4. No había sitio en el pabellón pediátrico: un autocar de escolares había vuelto de España con un virus estomacal no identificado.

La ley del menor – Ian McEwan

Página siguiente »

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 128 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: