La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

22 mayo, 2017

Sorpresa, no sopresa

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 12:18

Extraño fin de semana en el que todo parece mezclarse cual si fuese un gran pandemónium. Vuelvo el viernes de la costa mediterránea, dejo de caminar por el sendero litoral para caminar por senderos de campiña y me parece caminar bajo dos soles diferentes. Debe ser la primera señal de esa confusión y alboroto que concluiría el domingo por la noche entre petardazos y sonidos estentóreos producidos por los cláxones de los coches.

Ya el sábado llama mi atención que haya quienes se contentan con llenar una plaza cuando no pueden llenar un hemiciclo. Está bien que no se pierdan las tradiciones. Hay quien necesita sentirse arropado por la tribu para no sentir el vacío de no ser nadie; ocurre con los cofrades una semana al año y con los manifestantes-adictos el resto de los fines de semana del año. Lo malo de todo ello es cuando la concentración en la plaza se diluye y la moción de censura sigue esperando inerme en el hemiciclo. Veo por televisión que sube mucho predicador al púlpito; pero, no veo a Errejón: debe estar bailando un chotis.

clip_image002El domingo dos focos de atención ciegan la mirada im/parcial del que observa. Uno de esos focos es una calle de Madrid llamada Ferraz; el otro obliga a una mirada estrábica que recorre el Mediterráneo desde la ciudad Condal a la ciudad capital de la Costa del Sol. Los dos focos, cual si fuesen las luces de un automóvil, se encienden simultáneamente a partir de las ocho de la tarde. Antes, durante la jornada dominical, los fieles de ambos agrupamientos humanos (político uno, futbolístico el otro) han cumplido con todos los preceptos que su pertenencia a esos colectivos requieren: han votado, han viajado a sus lugares de peregrinación, han lanzado gritos y cantos tribales, se han hecho fuertes en su esperanza de victoria, etc. A partir de las ocho de la tarde comienzan ambas funciones: combino goles con porcentajes de participación y abandono desesperanzado los campos de césped (no hubo sorpresa) para ver las caras de los que el voto-compañero ha dejado sorprendidos. Cuando el Renacido se asoma al balcón pienso en aquella mujer que dijo: “La única autoridad en el PSOE soy yo, les guste o no”. Esa es la cara, la de Verónica, que me hubiese gustado ver.

En esos pensamientos andaba cuando el estrépito de la cohetería y los cláxones interrumpe mi quietud. No dudo en si los alborotadores de la nocturnidad son sanchistas o madridistas porque en este país las euforias callejeras políticas del momento suelen ser moradas. Así que cuando los fieles del padre Florentino se alejan y silencian la noche me retiro del mundanal ruido viendo American Crime, una serie de televisión muy recomendable.

2 mayo, 2017

¡Cierra las piernas, machista microagresor!

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 8:49

clip_image002

Si usted, hombre, se sienta en un transporte público con las piernas abiertas, sepa que está ejerciendo una micro-agresión machista. Así lo piensa la CUP de Tarrasa/Terrasa, esa localidad en la que una simple vocal te hace pasar del odiado Estado Opresor a la Gloriosa Patria Catalana.

No es broma, aunque lo parezca; aunque a mí me lo parezca. Ya sé que expresar opinión sobre estos asuntos cada vez es más delicado. Uno puede ser condenado a la hoguera por retrógrado y malvado machista (o micro-machista) si le da la risa al leer noticias como ésta: “La CUP propone acabar con el “despatarre” de los hombres en el transporte público”. Ya sé, también, que comentar titulares como el anterior pudiese parecer banal, con la corrupción que está cayendo, tanto en el Estado Opresor como en la Gloriosa Patria Catalana. Pero, el problema no es mío sino de los que alimentan mi banalidad. Por ejemplo, esos que van de antisistema y reciben en el Parlament al otrora Padre de la Patria Catalana, Señora y Prole extendiéndoles alfombra sobre la cual mienten descaradamente, y ellos, los cuperos, callan por el bien del Procés. Y ahora me vienen con eso de que los hombres son unos machistas porque al sentarse en el autobús con las piernas abiertas “Invaden el espacio vital de las otras personas, habitualmente mujeres, en una muestra de machismo y micro-agresión que puede incomodar a quien lo tiene que sufrir”. Pues ante tal panorama, qué quieren que les diga: sí, me da la risa. Porque he visto tantos hombres despatarrados como mujeres despatarradas, porque he visto tantos hombres que cruzan las piernas como mujeres que lo hacen, porque he visto tantos hombres sentados con las piernas juntas como mujeres que cumplen con aquella vieja exigencia de las madres a las hijas (niña, cuando te sientes… las piernas cerradas) antes de que el pantalón llegase a ser prenda predominante en el vestir de las mujeres, etc. Así que… despatarrado de risa estoy desde que leí la noticia.

28 abril, 2017

Campanadas de coacción

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 10:10

 

clip_image001Tuve una cinta de casete de aquel álbum que sacó Lluís Llach en 1977: Campanades a morts. Como no había comenzado a trabajar no tenía tocadiscos, tan sólo una radio casete Sanyo. Por esa razón el vinilo no había llegado aún a mi vida y me contentaba con aquellas casetes que rebobinábamos con destreza usando el bolígrafo Bic.

Me he acordado de todo esto cuando me he enterado de las declaraciones que el entonces artista catalán, bandera de la lucha antifranquista, y hoy diputado autonómico, ha realizado refiriéndose a los funcionarios catalanes que no sean sumisos a eso que han llamado la “desconexión” de Cataluña con respecto a España: “La Generalitat sancionará a los funcionarios que no acaten la ley de desconexión

Ahí está el cantautor cantándole las cuarenta a los probos funcionarios que no entren por el aro del Procés. No le basta con amenazar con saltarse la legalidad sino que quieren obligar a otros que hagan lo mismo. Y eso cuando la policía de delitos fiscales acaba de enchironar al hijo mayor del otrora Padre de la Patria y anda haciendo registros en el domicilio familiar de la familia Pujol. Cuando la sociedad catalana está dividida en sus sentimientos patrios (aunque las últimas encuestas apuntan a que el independentismo baja) don Lluís de Girona anuncia que algunos de esos funcionarios “sufrirán”. Estos adalides de la libertad, de su libertad mentirosa y rencorosa, cada vez me dan más miedo porque, como él mismo cantaba en aquella vieja cinta de casete, se han transformado en “asesinos de razones”, quieren acabar con las razones de los demás para que sólo la suya prevalezca. Qué pena, qué rabia.

6 abril, 2017

Y para beber póngame dos Coca-Colas

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 15:40

 

clip_image002Otro menú del día completo: verdura, carne, fruta y espumeante refresco. Vamos con él.

Qué sí. Qué ya sé que gentes de los partidos en los gobiernos (en el del Estado de Aquí y en el de la Comunidad de Aquí) se han “bebido” ilegalmente hasta la sangre que corre por nuestra venas; y que se han comido ilegalmente la “pasta” y las mariscadas correspondientes en negocios corruptos y en corruptelas de una sinvergonzonería sin par. Y por ello los maldigo en silencio, para que ningún tribunal me escuche, y los castigo con mi voto cuando me convocan a elecciones. Qué todo ello lo tengo muy sabido, qué no necesito que nadie me lo recuerde ni explique.

Por ello uno está atento a los nuevos, a los que vinieron para subvertir (ese verbo que tanto asusta según los límites que se les pongan a sus acepciones) el orden establecido. Por ello, también, uno se decepciona cuando los recién llegados cometen errores que desvelan maneras preocupantes, hechos que no son de la transcendencia de lo ocurrido en este país en los últimos años pero que dejan entrever una distorsión entre lo que se predica y lo que realiza. Ya saben, aquello de si las apariencias engañan o no; aquello de que la mujer del César no solo debe ser honesta sino también parecerlo, etc.

Viene todo esto a cuenta de los sucedido con el senador Ramón Espinar y la Coca-Cola. El grupo político al que pertenece su señoría senador, Podemos, había pedido la retirada de los productos de tal marca en tan alta institución debido al conflicto que la refrescante marca mantiene con los trabajadores de la misma. La Mesa del Senado había rechazado tal petición porque existía firmado un contrato que no se podía infringir. Poco después, el portavoz de Podemos se saltaba el boicot, la petición y todo el guirigay cocacolero y se pedía dos Coca-Colas, dos, para digerir mejor su almuerzo. Lo dicho, no es lo mismo predicar que dar trigo, no es lo mismo presentar una petición de boicot que beberse un par de Coca-Colas. Sobre todo habiendo Pepsis.

Y vuelvo al principio. Ya sé que el senador Espinar no se ha ido a tomar una Coca-Cola con el delegado de esa empresa, parodiando al juez que investigaba al presidente de Murcia y se tomaba una cerveza con un dirigente del PP de esa región, pero hay que guardar las formas. No se puede ser tan torpe porque la Gente puede llegar a pensar que nuestros dirigentes políticos dicen una cosa y hacen otra. Y eso no es así, ¿o sí?

3 abril, 2017

En El Vergel biberón no has de beber

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 11:20

 

clip_image002En esta capilla que llamé “Menú del día” llevo años dejando comentarios sobre noticias de rabiosa actualidad, que diría el tópico periodista de años ha. El comentario de hoy es cien por cien Menú del día pues está compuesto por una ración vegana y un biberón de leche de vaca.

Resulta que en un restaurante vegano de Tarragona, nombrado con el hermoso topónimo de El Vergel, ese lugar de bellas flores y árboles frutales, tienen prohibido que las madres den a sus criaturas el biberón con leche de vaca. Así lo hacen constar en un cartel que luce en la puerta del establecimiento y así se lo hicieron llegar, mediante discreta nota, a una madre que incumplió la estricta ordenanza vegana del restaurante. La madre se sintió humillada y lo hizo público en una red social de comentarios sobre este tipo de locales.

Mientras leía la noticia más aumentaba mi incredulidad. Hasta qué limites puede llegar la estupidez humana. Me exaspera cada vez más la radicalidad de estos nuevos grupos defensores de una verdad que hacen suya de manera tan absoluta que pueden llegar a hacernos creer a los demás que somos unos asesinos de animales, destructores de la naturaleza, pecadores de sus dogmas, etc.

Y mi exasperación culmina cuando leo la respuesta del local a la madre que tuvo el atrevimiento de dar un biberón a su hijo y sentirse humillada cuando los guardianes de la fe vegetal la llamaron al orden: “Las madres verdaderamente humilladas son aquellas violadas durante toda su vida para tener bebés que son robados y descuartizados para que los humanos les arrebatamos la leche que era para ellos: estas madres son las vacas, ovejas y cabras, víctimas del biberón de su hijo”.

Termino de leer y lo que era exasperación, irritación y enfado, se va transformando en una sensación de incredulidad. No puede ser, me digo a mí mismo porque no tengo nadie cerca en ese momento, que la fuerza de una idea aglutine a grupos de gentes para defender esa idea contra cualquier pensamiento universal, contra el progreso de la humanidad, contra una mínima racionalidad… Luego vuelvo a pensar que quizás el equivocado sea yo, que así comenzaron su andadura ciertos grupos religiosos o políticos y llegaron a ser los dominantes en nuestro mundo de hoy. Quizás dentro de unos años nuestra sociedad se rija por los principios del Orden Vegano, de la Hermandad de la Perrolatría y similares. Afortunadamente, cuando tal suceda, espero no estar Aquí.

5 marzo, 2017

Cuando el yogur está a punto de caducar

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 11:05

 

clip_image002

¿Qué hace usted si al ir a tomar el postre se percata de que un yogur ha quedado arrinconado en la nevera y va a caducar al día siguiente? Esa noche usted tenía previsto comerse esas natillas que tanto le gustan y a las que les queda aún una semana de vida. Pero al darse cuenta de que el solitario yogur está destinado a ser deglutido esa noche, o ser arrojado a la basura porque ha cumplido su ciclo, cambia de opinión y deja las natillas para mejor ocasión. No está la vida para ir malgastando lo que tanto cuesta comprar aunque sea marca blanca.

En Estados Unidos la inyección letal que acaba con la vida de los condenados a muerte está compuesta de tres elementos: el midazolan (duerme), el bromuro de pancuronio (paraliza) y el cloruro de potasio (infarta). Si falla el primero de ellos el reo permanece consciente sufriendo un dolor inmenso y el proceso se convierte en una ejecución con tortura previa.

¿Qué relación guarda la inyección letal con un yogur? Que los dos están fabricados con productos que tienen fecha de caducidad. Por ello deben ser usados en un tiempo determinado, no duran eternamente. En el estado de Arkansas se han percatado de que uno de los tres componentes de la mortífera inyección les caduca el próximo mes de mayo y para evitar que se les eche a perder el producto han decidido ejecutar a ocho presos en diez días. Es como si usted en lugar de percatarse de que le queda un yogur a punto de caducar se da cuenta de que le queda un pack de ocho; decide entonces suprimir no solo las natillas que iba a tomar de postre sino también la tortilla que iba a cenar y acaba dándose un atracón de yogures, corriendo el riesgo de tener que levantarse en plena madrugada para acudir al inodoro. Eso es lo que ha hecho el gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson: firmar del tirón ocho penas de muerte sin que sepamos que ello le haya ocasionado ninguna diarrea mental.

28 febrero, 2017

De la Guarde al Congre

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 11:15

 

clip_image002

Si hay un mundo, un espacio, un escenario (que se diría ahora), en el que el lenguaje ha evolucionado en los últimos tiempos con la llegada de una terminología con intención redentora, ese es el mundo de la enseñanza. Y lo hace constantemente (al menos hasta que hace unos meses dejé tal “escenario”). Nuevas palabras sustituían a las que había llegado hacía muy poco para acabar diciendo lo mismo que se decía desde hace muchos años. Lo importante no era lo que se decía sino cómo se decía. Si uno utilizaba la terminología novedosa parecía un maestro más moderno, más preparado, más inteligente. El profesor Moreno Castillo, que ha tratado estos asuntos, acusaba de ello a lo que él llama Secta Pedagógica, la cual utiliza un “lenguaje vació”, una “jerga pseudocientífica”, hasta tal punto que: “El peligro de un lenguaje tan bien engrasado es que nos puede hacer creer que estamos hablando de algo cuando no estamos hablando de nada.”

He recordado todo esto cuando hace unos días vi a la diputada Montero corregir al diputado Cantó de la siguiente manera: “No se dice guardería, porque en esos espacios no se guardan a los niños y a las niñas, sino que con mucho trabajo se educa y coeduca”.

Desaparecida la lección ahora le toca el turno a la guardería. Habría que decirle a la diputada Montero que el DRAE, en su tercera acepción, dice:

– Guardería infantil: Lugar donde se cuida y atiende a los niños de corta edad.

Nada de guardar: cuidar y atender, dos verbos, cuando hablamos de niños (y niñas, bien sûr) menores de tres años, tan necesarios, o más, como el educar. Además, que la lengua es algo tan vivo, algo tan de la calle y la gente que, Real Academia aparte, hay que respetar ese lenguaje coloquial de los miles y miles de progenitores que cada mañana llevan a su criaturas a la “guardería”; incluso a los que dicen llevarlos a la “guarde”, recorte de letras que el pueblo llano y sabio puede permitirse sin que nadie venga a reñirle cual si fuese la señorita Rottenmeier. Habría que decirle, además, que cuando se educa va implícita la coeducación, no es necesario ese pleonasmo. Y habría que decirle, por último, que su propia formación política lleva en su programa la palabra guardería.

clip_image004

26 febrero, 2017

Vamos a imaginar disfraces

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 10:44

 

clip_image002No son nuestros políticos gentes de disfraz carnavalesco. Me refiero a los primeros espadas, a los líderes indiscutibles. Siempre habrá alguno al que, habiendo sido chirigotero antes que alcalde, no le suponga esfuerzo sino placer echar mano del disfraz. Hay quienes también se ponen túnica y capirote nazareno para Semana Santa, o quienes se embetunan rostro y manos para hacer de rey negro (con perdón) en la Cabalgata; pero tales componendas no las considero equiparables a un verdadero disfraz carnavalesco cuando, además, son hechos religiosos y, por lo tanto, rivales de don Carnal.

Es por ello que viendo estos días tanta careta, máscara y antifaz, tanto vestuario encubridor de la verdadera personalidad, me he imaginado de qué podrían disfrazarse nuestros políticos. Veo a Mariano disfrazado como un niño de los años sesenta, sentado en la escuela en su pupitre de madera, distraído viendo volar las moscas a su alrededor. Veo a Pablo con vestuario árabe de cuento de las mil y una noches, con la coleta saliendo bajo el turbante, acompañado de su corte, con el paje Iñigo, y de su harén en el que destaca la favorita Irene. Veo a Pedro vestido con un traje de piloto de Fórmula I conduciendo su utilitario por una carretera comarcal y siendo detenido por una pareja de la Guardia Civil (Javier y Susana). Veo a Albert disfrazado con un mono naranja de repartidor llegando a Moncloa y descargando bombonas de oxígeno en lugar de butano. También veo a Carmena, disfrazada de abuelita de cuento, Rita de Caperucita y Esperanza de Lobo Feroz. Veo a alguien, que no identifico, vestido como Alí Babá al que persiguen otros con indumentaria persa entre los que sí identifico a Iñaki, Rodrigo… y así hasta cuarenta. Veo a algunos más pero la lista sería larga. Y ustedes, ¿a quiénes ven?

24 febrero, 2017

Llueve barro en los juzgados

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 9:42

 

clip_image002Cosas que pasaron ayer.

No sé si habrá vida en los nuevos planetas que dicen han descubierto en el quinto pino universal.

Lo que sí sé es que AMM (Alfarero Mayor de Marte) debe haberse pasado en las revoluciones del torno o en la cantidad de agua mezclada con la arcilla alfarera y ha salpicado de un barro rojo apocalíptico estas tierras del Sur. Entre la calima gris invernal y esa especie de lluvia goterona de color rojizo el día ha sido extraño.

Estas cosas anómalas (hasta cierto punto) en la meteorología siempre me provocan una desazón espiritual. Ni las extrañas decisiones judiciales son ya capaces de llamar mi atención por encima de lo que nos viene del cielo.

Debe ser la edad.

Mientras el polvo sahariano envolvía mi particular atmósfera me enteraba que el cuñado del rey no pisará suelo carcelario (por ahora; quizás nunca) mientras que los mal usuarios del plástico oscuro eran condenados a varios años de cárcel (que tampoco sabemos si hollarán con sus zapatos de piel endurecida). Iba la mañana de juzgado en juzgado hasta que el polvo se hizo barro depositado en calzadas y vehículos. Parecía que cayesen del cielo lágrimas del polvo producido por la escombrera de aquella burbuja que explotó, polvareda que el albañil con manguera de goma no fue capaz de apaciguar y lo atrapó hasta convertirlo en un parado más con derecho a pataleo judicial (y poco más) mientras hay quien volaba a Suiza. C’est la vie.

23 febrero, 2017

Del amor al escaño

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 11:03

 

clip_image002

Ya lo dijo el ideólogo Monedero. Lo dijo en un mitin tras citar unos versos de don Antonio Machado escritos cuando los también poetas León Felipe y Rafael Alberti intentaban convencerlo para que abandonase la capital de España por el peligro que corría ante el avance de las tropas franquistas durante la Guerra Civil:

“”Madrid, Madrid, ¡qué bien tu nombre suena / rompeolas de todas las Españas! / La tierra se desgarra, el cielo truena, / tú sonríes con plomo en las entrañas”.

Monedero cambió el “plomo en las entrañas” machadiano por las “entrañas llenas de mariposas” podemita, en un arrebato lírico político que se puede ver en este vídeo; y remató con esa declaración tan de lírica industrial: “Somos una fábrica de amor”.

Es delicado y difícil separar vida pública y vida privada, es complicado romper el tabú que manda guardar silencio cuando se salta de la cama al escaño y puedes acabar convirtiéndote en un objetivo de lo políticamente correcto si transformas la fábrica de amor en una designación de cargos y distribución del personal en la gradería escañil del Congreso de los Diputados. Cualquier pensamiento, cualquier reflexión que se haga sobre lo evidente, sobre lo que se ve en la foto, sobre los amores pasados y presentes, cualquier consecuencia que se deduzca si mezclas eros y poder puede llevarte a ser considerado un trasnochado machista y rancio conservador. Pero, es todo tan evidente que hasta el pueblo llano, ése que también necesita algo de amor además de un trabajo y unos buenos servicios sociales, ya comenta por bares y mentideros las andanzas sentimentales de quien no quiere ser macho alfa pero encumbra a su novia (con perdón de tan atávica expresión) hasta el nivel de lideresa morada. Alguien dijo que la política crea extraños compañeros de cama y el genial Groucho Marx lo corrigió diciendo que “No es la política la que crea extraños compañeros de cama, sino el matrimonio.” Si consideramos matrimonio cualquier tipo de relación de pareja, independientemente de la existencia o no de certificación legal, sexo o cargo político, nada de lo que vemos o veamos debe extrañarnos.

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: