La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

28 diciembre, 2017

El trapicheo de dulces navideños será ilegal

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 10:07

trapicheoEn los últimos años hemos comprado los dulces navideños en localidades andaluzas famosas por sus obradores: los Doña Jimena, de Alcaudete (provincia de Jaén), La Estepeña y Don Juan, de Estepa (provincia de Sevilla), La Flor de Rute y Galleros, de Rute (provincia de Córdoba), alfajores y yemas de Santa Clara en algún convento de Sevilla… De esa forma nos abastecíamos de tan tradicional vitualla dulcera y echábamos un día de esparcimiento.

Este año, no. Estas pre Navidades mi santa los encargó a un grupo de antiguos alumnos que los vendían para recaudar fondos y poder así sufragar los gastos de su viaje de fin de curso. Pues bien, esa relación comercial que tantos años lleva practicándose, esa venta que tantas promociones estudiantiles de bachilleres han realizado a lo largo de los años, esa dulce manera de financiarse, ya no será posible el próximo año. Lo primero que pensé al saber de ello es que Montoro habría metido mano en las cajas de mantecados, en el surtido especial o en las bolsas de bombones con licor, que el Ministro de Hacienda prohibía ese trapicheo de alfajores y mazapanes porque los jóvenes vendedores obtenían una plusvalía que no era declarada en ningún modelo de tributación. Pero, no. Lean el titular de la noticia: “Los escolares no podrán vender polvorones por la Ley contra la obesidad”: “También recoge multas de hasta 300.000 euros por la «promoción comercial y el patrocinio de alimentos y bebidas que excedan de los criterios nutricionales en los centros docentes». Según fuentes cercanas a la redacción de esta norma, eso incluye la tradicional venta de polvorones y dulces que hacen los alumnos para irse de viaje de estudios.” Eso dice la noticia.

No creo que nuestros gobernantes autonómicos lleguen a tal radicalidad pues la venta de esos productos por parte de los estudiantes no les lleva al engorde sino todo lo contrario. Les supone a nuestros jóvenes un ejercicio físico notable: numerosas caminatas hasta las casas de los potenciales clientes para hacer los pedidos, la distribución de la mercancía en lotes, el consecuente traslado de los mismos hasta los hogares de quienes encargaron los dulces, etc. Toda esa actividad física desaparecerá si se impone ley tan restrictiva. Quienes sí pueden pasar del sobrepeso a la obesidad son los compradores, pero estos iban a cometer el pecado de una forma o de otra.

Mi deseo es que ese apartado de la Ley para la Promoción de una Vida Saludable y una Alimentación Equilibrada en Andalucía, a la que veo aspectos muy positivos, elimine esa consideración y nuestros bachilleres, y sus familias, puedan aliviar el gasto del viaje fin de curso. Si no ocurriese así uno no vería mal que los afectados se saltasen la ley (algo que parece estar de moda) y aceptaría el comercio clandestino de mantecados, bolitas de coco, hojaldradas, roscos de vino, etc. que con tan loable fin se ha realizado legalmente durante tantos años.

PS. Esto no es una inocentada: Los escolares no podrán vender polvorones por la Ley contra la obesidad

Anuncios

22 diciembre, 2017

Entre Castro y Caracas hay algo más que un océano

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 10:23

castro

– ¿Te has enterado lo que ha dicho el alcalde de tu pueblo? – me preguntan.

¿De qué pueblo? Soy, al menos, de dos pueblos: de aquel en el que nací y de aquel en el que resido.

El alcalde de tu pueblo de nacimiento, el de Castro del Río.

A ver, ¿qué ha dicho?

Pues mira (y me llega un enlace; este enlace: http://sevilla.abc.es/andalucia/cordoba/sevi-alcalde-castro-alaba-chavismo-frente-fraude-electoral-espana-desde-tele-maduro-201712192147_noticia.html)

Uno, que no es ni patriota desaforado ni localista excluyente, siente con cariño su tierra de origen, ese pueblo que hace arte con la madera de olivo, que sin ser islandés trabaja el bacalao, que se endulza con castillos de caramelo y cuece el mejor marisco, por poner algunos ejemplos que se escapan de los no menos importantes como el ser tierra de trigo y aceite, villa cervantina, etc. Uno, que lleva más de la mitad de su vida residiendo fuera de Castro del Río sigue comprando alfajores en la confitería de la calle Alta, chorizos y morcillas en el Callejón del Lobo, verduras en algunas de las huertas ribereñas del Guadajoz, etc. Uno, sigue manteniendo casa y hacienda en el pueblo y rara es la semana que no se da un paseo por sus calles, entra en alguna de las entidades bancarias, se acerca a la gestoría que le lleva los papeles o charla con quienes le suministran semillas de trigo y girasol o abono para el agro.

En fin, que no presumo de ser el más castreño de los castreños pero no me siento un desarraigado de mi pueblo. Es por ello que tras leer la noticia del enlace anterior siento una gran decepción. Respeto que el señor alcalde alabe el sistema electoral venezolano pero me entristece que para ello tenga que hablar de fraude electoral en España: «Hay datos muy concretos donde ha habido, digamos, que cuestionamiento claros y momentos claros donde ha habido fraude electoral en determinadas convocatorias en España». No salgo de mi asombro cuando leo tal cosa. Que yo sepa, y las he vivido todas con plena conciencia, nadie había denunciado fraude en ninguna de las elecciones celebradas en España desde las primeras generales de 1977.

14 diciembre, 2017

Inés Arrimadas es Sassenach

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 10:09

sassenachEn este asunto de l’Assumpte, ya lo he escrito otras veces, hay algo que me interesa más que lo estrictamente político (que también). Es lo que aflora detrás de las grandes declaraciones, de las grandes mentiras, lo que hay alrededor de los “días históricos”, lo que se esconde tras las multitudinarias manifestaciones y concentraciones… Busco el detalle personal, el hecho de apariencia intranscendente, lo que puede parecer superfluo dentro del gran barullo, y trato de hallarle un sentido en mi vida diaria buscando algo que los conecte entre sí. Por ejemplo…

Inés Arrimadas, la líder de Ciudadanos en Cataluña, es objeto de insultos, una veces diáfanos, otras veces enmascarados, por parte de personas que pertenecen al llamado mundo independentista. Aquí les dejo algunos ejemplos: “Que la violen en grupo”, “La mala puta”. Estos insultos, violentos y machistas, son detestables. Tanto como lo pueden ser los de otra clase que también ha padecido la política nacida en Jerez de la Frontera. Por su lugar de nacimiento, la ex Presidenta del Parlament, Nuria de Gispert, ante una declaración de Arrimadas diciendo que Cataluña no podía soportar cuatro años más de procés, le preguntó en Twitter: “Entonces, por qué no te vuelves a Cádiz?” . Ahí, en ese insulto excluyente y xenófobo, es donde aparece la relación entre l’Assumpte y mi vida ordinaria. Me explico…

A mi santa le gusta una serie de televisión que se titula Outlander. La protagonista de la serie, la inglesa Claire Beauchamp, llega a Escocia (también es casualidad) y es llamada de manera despectiva por un tabernero “sassenach”. Su marido le explica a Claire que esa palabra escocesa significa “inglés o no escocés”, y en el peor de los casos “forastero o extranjero”, y que así es como ella es vista por  los escoceses.  Si establecemos un paralelismo temporal y televisivo podríamos decir que Escocia es Cataluña, que Inglaterra es España y que, sobre todo, Nuria de Gispert es el tabernero escocés e Inés Arrimadas es Claire Beauchamp. Por cierto, a lo largo de toda la serie, el amor de Claire, un escocés de las Highlands, la llamará Sassenach de manera cariñosa. ¿Cuántos catalanes llamarán Sassenach de manera cariñosa a Inés Arrimadas votándola el día 21? Habrá que esperar al comienzo de la siguiente temporada de esta serie llamada  L’Assumpte/Outlander.

8 diciembre, 2017

Elogio del cocido

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 10:05

cocidoEl cocido es un plato plurinacional: hay cocido madrileño, andaluz, montañés, extremeño, lebaniego… Es plato de cuchareo, apropiado para días de fríos invernales, comida de considerable aporte nutricional, muy aconsejable cuando vamos a realizar tareas físicas, alimento de tradición y raigambre en estas tierras hispanas, con gran variedad en las carnes y vegetales que los cocineros usan en su elaboración. Defiendo el cocido como uno de los platos de Aquí frente a esa comida venida de fuera, tan peligrosa para la salud, como podría ser, por poner un ejemplo, la hamburguesa.

Cocido y hamburguesa son dos alimentos que aparecen en la noticia que componen este Menú del día: la experiencia carcelaria de Josep Rull, ex titular de Territori de la Generalitat, al que ya dediqué otro Menú. Cuenta Rull que un día las hamburguesas estaban tan quemadas que se le rompió el tenedor (nunca he comido hamburguesa con tenedor; mi parecer no debe ser tenido en cuenta pues no soy un experto en esa masa de carne). Me olvido de la hamburguesa porque lo que realmente me interesa es lo que dice del cocido carcelario: “ El comer era un comer muy flatulento, para entendernos, un cocido de aquellos intensos.” Ahí está: el cocido hispano (en este caso… catalán) del que he glosado sus virtudes en la entrada de este comentario. Pero, qué decepción. El ex Conseller usa tan tradicional guiso en una analogía que me resulta casi ofensiva. Se ve que el señor Rull es de mantel más ligero, amante de manducas más livianas, aficionado, quizás, a condumios modernos en los que los nombres son tan amplios como escasas son las cantidades servidas. No sé, prefiero dejar aquí el asunto y no destapar el tarro de las comparaciones flatulentas. Tan solo añadir algunas referencias que un paisano de Rull, Josep Pla, escribe sobre el cocido catalán (o ampurdanés, vaya usted a saber), y que parecen desprender un olor a guiso de siempre capaz de hacernos pensar en el presente:

La partida se desarrolla —como en casi todos los juegos— en medio de un mal humor persistente. A veces se producen discusiones violentas. Todos han comido el mismo cocido, pero no hay manera de entenderse. La igualdad de alimentación no crea unidad de pensamiento.

El cuaderno gris

Es el cocido sencillo, con la festoneada ensalada de apio, tan fresca, y el vaso de agua clara y limpia. Esto es lo que al parecer conserva más la mirada lúcida y fría ante el espectáculo de la vida y frente a la muerte.

La huida del tiempo

Corre, en estos momentos, por el mundo, un viento de revolución, un viento contrario a la monotonía y el cocido es considerado monótono, desprovisto de variación, repetido. El plato es, por otra parte, muy caro y las mujeres andan un poco cortas de dinero. Es natural que, en las casas de convicciones poco sólidas, el cocido peligre.

El cuaderno gris

29 noviembre, 2017

Cataluña necesita un VAR

Filed under: A bote pronto,Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 10:17

VAREl pasado domingo, en el partido Valencia CF – FC Barcelona, se produjo una evidencia: el balón con el que se jugaba ese partido traspasó la línea de gol. Todo el mundo lo vio, todo el mundo que estaba atento al juego lo vio. Quienes deberían estar más atentos no lo vieron. La evidencia de que el balón había traspasado la línea de gol no fue así para el árbitro y su ayudante (el clásico linier). Para hacer evidente lo que al final no fue hubiese sido necesario el VAR (el vídeo arbitraje que ya se utiliza en muchas Ligas), o el llamado “ojo de halcón” que se utiliza en otros deportes como el tenis. Si tales prodigios técnicos hubiesen existido en ese partido lo evidente se hubiese hecho realidad y el Barça hubiese ganado por 1-2.

Que nadie piense que me quejo por ser culé. En el partido que el Barça jugó contra el Málaga no hace mucho mi equipo consiguió marcar después de haber traspasado el balón la línea de fondo. Ese gol no era legal: el VAR o el “ojo de halcón” lo hubiesen anulado. No me puede el forofismo en lo que escribo, tan solo reclamo que se pongan todos los medios para que la realidad no sea desvirtuada por quienes deben ser garantes de ella. Y si es así, si hay quienes desvirtúan la realidad por ineptitud, deben ser “castigados” por ello. Esos árbitros que dirigían ese partido deben ser “mandados a la nevera”, deben dejar de arbitrar durante un tiempo. Y si quienes han desvirtuado la realidad lo han hecho intencionadamente deberían reconocer su error, si son personas honorables, y dejar de arbitrar para siempre.

27 noviembre, 2017

Destrucción de pruebas: fuego y agua

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 11:20

papeleraTodo delincuente tiene una primera preocupación: no ser detenido. El que delinque sabe que puede acabar en prisión y por ello toma medidas para que eso no le suceda. Pero, también tiene una segunda preocupación: en caso de ser detenido el delincuente intenta que exista el menor número de pruebas que le incriminen en el delito. La destrucción de pruebas, ese sintagma que tanto aparece en las informaciones judiciales, tan de moda en los últimos tiempos. A ello vamos. En esta semana he visto dos informaciones sobre destrucción de pruebas que han llamado mi intención.

La primera es del famoso caso Gürtel: el ex Consejero de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, le dijo a David Marjaliza que quemase documentos, nada menos que tres carros del Carrefour, en un día de niebla para que el helicóptero de la Guardia Civil no lo detectase.

La segunda destrucción u ocultación de pruebas llega a través de las escuchas telefónicas que la Guardia Civil tiene del ex segundo de Oriol Junqueras, Lluís Salvadó, y su secretaria. Ésta le avisa de la presencia de los “civiles” en el despacho y el político le pide que oculte los papeles de su mesa. La secretaria le responde que los ha puesto debajo de una caja de aguas (el fuego y el agua, elementos antagónicos aparecen aquí como aliados). El político le ordena que los tire por el patio.

Aquellos que son conocedores de sus acciones, que son conscientes de estar bordeando o saltándose  la ley, tratan de poner a buen recaudo, con fuego, agua o patio salvador, las pruebas de sus actos. Ojalá que éstas no desaparezcan y los implicados acaben donde se merecen. Si no fuese porque estos mangantes, y muchos otros, han saqueado las arcas públicas y han intentado romper el estado de derecho constitucional, estas gentes se merecen que sus historias, con esos matices chapuceros, sean contadas en una película de risas.

20 noviembre, 2017

Reírse estando en un velatorio

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 9:46

Menos uno

Ya estaban tardando. En el inmenso mar de mentiras que han generado estos políticos de ínfima calidad democrática, la lista es tan larga que ya es imposible enumerarlas, faltaba la gráfica. La mentira visual, tan habitual en los medios modernos, en las redes sociales de enormes coladeros, por muy esperada que sea, no deja de asombrar al que observa.

Es tradición histórica hacer desaparecer de las fotos a los rivales políticos, a los que se consideran desertores de la causa, a los traidores camuflados en la tribu… Es tradición en regímenes políticos autoritarios, en dictaduras en las que el Líder o el Partido no admiten discusión ni discrepancia. La más famosa es la “desaparición” de Trotsky en aquella foto en la que Lenin arengaba a las masas proletarias desde una especie de  púlpito de madera en cuyo exterior estaba el rival al que Stalin hizo desaparecer de la vida a golpe de piolet. Además del internacionalista revolucionario hay otras “desapariciones fotográficas” conocidas, pero, insisto, siempre llevadas a cabo por gentes poco recomendables.

Ya lo dijo en su tiempo el que fue Vicepresidente del Gobierno socialista, Alfonso Guerra: “El que se mueve no sale en la foto”. Quería de esa forma tan gráfica imponer el orden en su partido. Pero, una cosa es no salir y otra que te borren.  El último de los borrados ha sido Santi Vila, el Consejero del cesado Gobierno catalán. Vila dimitió antes de que el Parlamento de Cataluña proclamará la República de Allí y desde entonces pasó a ser un indeseable para los suyos, esos que hablan siempre derrochando democracia y superioridad moral. Acostumbrado ya a la creación de ese mundo paralelo que estos personajes han construido uno esperaba algo así. Y ahí está, ahí están: Los miembros del Gobierno Legítimo (menos uno). Si ya esto es un esperpento, uno más, el asunto de la desaparición del Consejero tuvo un plus. Lo cuenta La Vanguardia: “Inicialmente el proceso de borrado de Vila ha sido defectuoso, ya que, todavía se podían apreciar sus piernas en la imagen. Ese error, subsanado posteriormente, ha sido objeto de numerosas mofas en las redes sociales.Aquí puede verse. Todo esto me da risa, no puedo evitarlo; y la sensación que tengo es la de reírse estando en un velatorio.

18 noviembre, 2017

Por veinticinco pesetas, nombres de parejas de payasos y de políticos

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 9:31

payasos y políticos

“Tardá y Rufián”, dicho en pareja nominal, tienen nombre de payasos de circo antiguo, del circo de siempre, el que se remonta al siglo XIX; como ese Nouveau Cirque parisino en el que actuaban Footit y Chocolat. Éste último fue el primer payaso negro que llegó a ser famoso en la Belle Époque; hay una película sobre ellos que se titula Monsieur Chocolat. Si, como se hacía en aquel concurso de televisión llamado “Un, dos, tres”,  a ustedes le piden: “por veinticinco pesetas, nombres de parejas de payasos y de políticos”, podrían decir: “Footit y Chocolat”, y  a continuación, “Tardá y Rufián”. Si lo hacen observarán incluso la sonora rima que destilan los nombres de ambas parejas.

Salvando la distancia y las diferencias que hay entre la noble profesión de payaso circense y la no menos noble profesión de político, siempre que veo actuar a Tardá y Rufián no puedo evitar pensar en la comparación anterior. Y más en estos últimos tiempos. Junto al veterano Tardá, de prosa académica, de oratoria más clásica, aparece el joven Rufián. Suele expresarse el zagal Gaby, que también es nombre de famoso payaso (Gaby, Fofó, Fofito y Milikito), con una entonación que recuerda a un mal actor en su primera actuación sobre el escenario de un teatro que le queda grande. En sus actuaciones parlamentarias, mientras lanza las diatribas contra sus rivales políticos, su compañero Tardá aparece en una pose de pensador casi místico, con la mirada generalmente perdida en el techo del famoso hemiciclo o mirando de refilón como su joven pareja política lanza esos mensajes twitteros de los que es un auténtico especialista. En los últimos meses, con esto de l’Assumpte, Rufián acompaña sus intervenciones con algún objeto de su mercadería parlamentaria, además de la recurrente camiseta-anuncio-denuncio, que le sirve para dar testimonio material de aquello que brota de su imaginación.

Mientras Rufián se aplica en la dialéctica, y en exponer su muestrario de artilugios, yo observo la pose de Tardá y me preguntó en qué estará pensando. Me lo imagino diciéndose a sí mismo: “¿Qué sacará hoy el niño?: impresora, esposas… ¿una figurita de la República como esas sevillanas que estos españoles ponían antes encima del televisor? ¿Un mapa de la República de Cataluña que se ilumina o se apaga mientras se escucha la voz de Puigdemont, y Forcadell, diciendo: ahora sí, ahora no?…

16 noviembre, 2017

Petates estelados

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 9:09

petatesHace treinta y siete años que hice el servicio militar obligatorio, la mili. No se preocupen, el abuelito no viene a contarles sus batallitas; ya lo hice ampliamente en esta Girola hace un tiempo. Hace dieciséis años se suprimió la mili obligatoria, y desde entonces España tiene un ejército totalmente profesional; lo hizo un gobierno del Partido Popular presidido por Aznar (nunca pensé que llegaría a ver eso) y mi primogénito formaba parte del primer reemplazo que se salvó de tal servicio obligatorio. Me alegré mucho por ello pues nunca he pensado que fuese algo bueno dedicar unos meses de la vida al servicio patrio utilizando armas, sobre todo si las circunstancias no son extremas.

Mi sorpresa ha sido considerable cuando me entero de que la República Feliz de Cataluña, ese territorio de leche y miel, esa tierra prometida en la que la felicidad impregnaría el aire que se respira, ese Shangri-La enmarcado por los Pirineos y el Ebro… planeaba resucitar la “mili”. Dice la noticia que en los documentos incautados se habla de un ejército de 18.000 a 22.000 soldados, y que como eso cuesta una pela sería conveniente llamar a filas a la muchachada catalana. Pero, aclarando que: “Hay que considerar que el servicio militar obligatorio tiene una imagen muy negativa entre los catalanes debido a la asociación mental que se hace con el Ejército español.” Ya estaba viendo a los jóvenes de la Esquerra Republicana y de las CUP deshacer los nudos de la estelada que siempre llevan al cuello y pedir a gritos el petate militar. Pero esa imagen negativa que la alargada sombra del Ejército español proyecta entre los catalanes lo estropea todo. Se ve que es imposible hacer desaparecer los fantasmas que uno mismo crea. Y, como siempre, esa indecorosa sensación de superioridad, ese sin pudor que siempre manifiestan y que uno tiene que soportar cada vez que escucha o lee a estos independentistas de ínfulas desorbitadas. Por ejemplo, cuando para formar su ejército eligen a “Austria, Dinamarca o Suiza como países comparables”. Puestos a compararse mejor con Suiza que con Kosovo, claro. Qué hartazgo (y lo que nos queda).

10 noviembre, 2017

La Caja de Ingenieros ha entrado en mi vida

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 13:47

Sin títuloEl pasado fin de semana, viajando en un autobús urbano sevillano, cuando éste se detiene debido al tráfico, mi santa me avisa sobre la existencia en ese lugar (que no recuerdo exactamente ) de la oficina de una entidad bancaria desconocida para ambos: Caja de Ingenieros. Como viajábamos con uno de nuestros hijos y su pareja, y dada la titulación académica de ingeniería que posee nuestro primogénito, la madre bromea sobre la idoneidad de esa entidad bancaria para guardar sus ahorros.

Casualidades de la vida… Hace unos minutos, viendo en la televisión las últimas noticias sobre el asunto catalán, la Caja de Ingenieros vuelve a aparecer en mi vida. La imagen que acompaña este post lo explica todo: el cheque bancario que posibilita la salida de prisión de Carme Forcadell ha sido tramitado en la citada caja. La fianza de la Presidenta del Parlament  llega al Tribunal Supremo a través de esa Caja que, de ser desconocida, se ha asomado a mi existencia dos veces en cinco días en circunstancias tan diferentes. Casualidades de la vida.

Y como una cosa lleva a la otra… Ya que ha salido, vía Caja de Ingenieros, la señora Forcadell (alias “la que nunca daría un paso atrás”) es inevitable volver a l’Assumpte. Artur Mas, alias “con el que todo empezó”, también quiere su “cheque”. Como todavía debe pagar 2,8 millones de euros de la fianza impuesta por el Tribunal de Cuentas por organizar el otro “referéndum” (no el de las urnas tupperware sino el de las cajas de cartón), el Honorable que sigue por aquí aprovecha para pasar la gorra: “Lo arriesgamos todo, desde el punto de vista de los ahorros, cuando con un poco de generosidad de todos los que fueron a votar aquel noviembre del 2014 el problema podría quedar resuelto”. Pues ya saben sus acólitos: pasen por la Caja de Ingenieros y contribuyan con la Causa.

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: