La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

19 noviembre, 2017

Misericordia – Benito Pérez Galdós

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 10:29

nisericordiaVolver a Galdós siempre es agradable. Se asegura uno lectura clásica y contemporánea al mismo tiempo. Escribió Muñoz Molina en un artículo sobre don Benito que “Galdós es tan contemporáneo nuestro en su ciudadanía como en su literatura”. Y razón no le falta.

En Misericordia conocemos la vida de los pobres del Madrid de finales del siglo XIX. Lo hacemos a través de un personaje admirable, Benina, una mujer de sesenta años que mendiga para sacar adelante la casa de una señora de la burguesía venida a menos, tan a menos que en su pobreza de solemnidad depende para sobrevivir de las artes y la generosidad de la humilde Benina. Junto a ella aparece todo un mundo de pordioseros, tullidos, pedigüeños y menesterosos (destacando el casi ciego Almudena) que viven su pobreza de una manera tan natural que sus vidas sirven como ejemplo de la marginación social en cualquier tiempo. Los más desfavorecidos conviven con los que antes fueron alguien (la señora Francisca o Frasquito Ponte) y ahora no son nada, tan solo supervivientes de una época mejor de la que tan solamente guardan recuerdos e imaginan milagros que les devuelva a su grandeza, milagros que a veces ocurren. Sobreviene el “milagro” cuando la imaginación pone en marcha el deseo de una mejor vida. Se mezcla lo ilusorio con la granítica realidad convirtiendo en personaje real un personaje que tan solo es fruto de la imaginación de Benina, y acaba la historia de una manera que pareciese precipitada.

Anuncios

17 noviembre, 2017

Alatriste y el Velázquez desaparecido

Filed under: De libros — Nicolás Doncel Villegas @ 10:06

Velázquez desaparecidoEn “Velázquez desaparecido”, de Laura Cumming, se cuenta la historia de un retrato que el pintor sevillano hizo al entonces príncipe de Gales, Carlos. El joven príncipe, junto al duque de Buckingham, “concibieron un plan secreto para poner fin a siglos de hostilidad entre Gran Bretaña y España y cruzaron toda Europa con nombres falsos —John y Thomas Smith— hasta llegar a Madrid, donde el protestante Carlos de alguna manera obtendría la mano de la hermana pequeña del rey, la católica María Ana.” Se conocen detalles de aquel viaje y su llegada imprevista a la corte madrileña de Felipe IV.

Bien, situémonos en ese momento y enlacemos la historia con la ficción novelesca. Del libro de Cumming (¿ensayo, obra de investigación…?) pasamos a la novela histórica: “Al día siguiente, Madrid despertó con la noticia increíble. Carlos Estuardo, cachorro del leopardo inglés, impaciente por la lentitud de las negociaciones matrimoniales con la infanta doña María, hermana de nuestro Rey Don Felipe Cuarto, había concebido con su amigo Buckingham ese proyecto extraordinario y descabellado: viajar a Madrid de incógnito para conocer a su novia, transformando en novela de amor caballeresco la fría combinación

diplomática que llevaba meses dilatándose en las cancillerías.”

Esa noche el príncipe inglés y su valido el duque de Buckingham tuvieron una escaramuza de espadachines con quienes habían sido pagados y engañados para que eliminasen a los falsos Smith. Uno de esos ejecutores era el capitán Alatriste, a cuya novela pertenece el párrafo copiado anteriormente, y el que sigue: “Y que,

aunque por razones de Estado resulte imposible publicar lo ocurrido esta noche, él, Carlos, príncipe de Gales, futuro Rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda, no olvidará nunca que un hombre llamado Diego Alatriste pudo asesinarlo, y no quiso.”

Otra de esas relaciones que uno va encontrado en sus lecturas, unas más serias, otras más entretenidas, pero siempre enriquecedoras. Lo triste es que, dejándonos llevar por la ficción, el pintor no le contase nada al espadachín sobre aquel cuadro que pintó al príncipe inglés. Según imagina Pérez-Reverte llegaron a ser, junto a Francisco de Quevedo, buenos amigos. Así lo cuenta Iñigo Balboa, el escudero del capitán: “Aunque la verdad es que muy pronto Don Francisco y el joven sevillano se hicieron asiduos, y el mejor retrato que se conserva del poeta es, precisamente, el que hizo después aquel mismo joven. Que con el tiempo también fue muy amigo de Diego Alatriste y mío, cuando ya era más conocido por el apellido de su madre: Velázquez.”

2 noviembre, 2017

Velázquez desaparecido – Laura Cumming

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 15:16

 

clip_image002Velázquez desaparecido es la historia de una obsesión, casi podríamos decir que es la historia de una doble obsesión. “He mirado el retrato hasta que mi vista ha quedado cegada. He pensado en él hasta que mi mente ha quedado confundida. He pasado mi vida intentado descubrir las pruebas de su originalidad hasta el punto de dejar de lado cualquier otra ocupación”. Esas palabras escritas por Snare son el origen de este libro.

A mediados del siglo XIX un librero inglés, John Snare, adquiere en una subasta el retrato ennegrecido del príncipe Carlos. Ahí comienza la historia de la primera obsesión: la del librero inglés que cree haber comprado un Velázquez y que condicionará toda su vida a ese empeño, que vivirá momentos de angustia y ruina económica a causa de un cuadro del que no se separará en toda su vida aunque ello le lleve a separarse de su familia y a tener que abandonar su país. La segunda obsesión, no tan drástica, tan sólo en el campo de la investigación, es la de la autora del libro siguiendo la huella del librero inglés y su pintura.

Esas dos historias caminan paralelas en Velázquez desaparecido convirtiendo esta obra en una ingeniosa historia detectivesca, al mismo tiempo que en una reconstrucción del mundo del arte en el siglo XIX y en el reconocimiento que la autora siente por la obra y la figura del pintor sevillano. Hay momentos que uno está leyendo un ensayo sobre la creación artística y otros en los que parece estar leyendo una novela de aventuras. Hay veces que uno conoce al Velázquez misterioso que camina por los pasillos del Alcázar madrileño del penúltimo Austria y otras veces en las que camina junto al pintor que ya ha alcanzado toda la gloria en la corte madrileña. Todo ello hace que la lectura de este libro sea muy recomendable.

20 octubre, 2017

Sin noticias de Gurb – Eduardo Mendoza

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 12:01

 

clip_image002Recién terminado el desayuno me limpio los dedos aún aceitosos del último churro para releer éste que su autor califica como su libro más excéntrico. Y tengo que hacerlo así, tras haber desayunado churros, porque ese alimento tan de aquí es como la madalena proustiana que me retrotrae a aquella primera lectura de hace ya muchos años. Vuelvo a él por echar unas risas en estos tiempos turbulentos.

Leer Sin noticias de Gurb es darse un baño en aceite hirviendo sin quemarse, es embadurnarse en la harina justa para reír sin atragantarse, es sentirse enrollado en aquellas varillas de juncias en las que la churrera de mi pueblo ensartaba lo que entonces llamábamos jeringos. Lo siento, pero todo este rollo churrero me es imprescindible para comentar la vida y milagros de ese extraterrestre que se da una vuelta por la Barcelona preolímpica, vive decenas de peripecias singulares, sobrevive a experiencias inolvidables y nos marca el tiempo de la sonrisa y el esperpento en cada una de las jornadas que está entre nosotros. Quizás los años han desgastado algunos chispazos, quizás el paso del tiempo propicie que el lector nuevo se pierda en algunos de los elementos que Eduardo Mendoza utiliza para contarnos la obra y milagros de éste cuyo nombre desconocemos y que anda buscando a su compañero de viaje interplanetario. Ello es inevitable cuando se hace referencia a la actualidad, a aquella actualidad. Pero la esencia de la historia permanece, el estilo instantáneo, vivo y eficaz con el cual el autor escribe esta excentricidad sigue siendo idóneo para el entretenimiento propuesto, para la lectura fácil y el humor continuo que desprende un libro que nació sin serlo.

18 octubre, 2017

Pla, el obispo, el filósofo y el seny

Filed under: De libros,Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 8:15

 

clip_image002Cuando se entremezcla la lectura con la realidad:

“Según el obispo Torras i Bages, que vivió en la época más bien plácida de la Restauración, el catalán es práctico, moderado, tenaz y de pocas fantasías.”

No lo digo yo, cito a Josep Pla cuando escribe del seny en su libro “El cuaderno gris”. A renglón seguido dice Pla:

“Balmes, que vivió en una época de incesantes revueltas, me parece que hubiera discrepado. A través de la lectura de La Sociedad y de otros escritos políticos, se ve que Balmes desconfiaba un poco del seny catalán.”

Busco información sobre este Balmes y resulta ser un sacerdote nacido en Vich, filósofo, teólogo, tratadista político… de la primera mitad del siglo XIX de cuyo pensamiento dice Wikipedia: “Generalmente la filosofía de Balmes es entendida meramente como «filosofía del sentido común», cuando en realidad se trata de algo bastante más complejo. Tanto en Filosofía fundamental como en Filosofía elemental (siendo ésta segunda obra de carácter más divulgativo) se trata el tema de la certeza.

No me extraña que Pla pensase que Balmes desconfiaba un poco del seny catalán. Un siglo después de que muriese el obispo Torras, defensor del catalán práctico, moderado, etc. y casi un par de siglos después de que viviese el teólogo de Vich, el filósofo del sentido común y la certeza, andamos en esta cuitas, en estos desasosiegos, en este sí pero no, no pero sí, en este 155 que ni siquiera es número primo…

17 octubre, 2017

Cartas iban y venían

Filed under: De libros,Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 9:57

 

clip_image002Cartas iban y venían desde Londres a Madrid / desde Londres a Madrid cartas iban y venían… dice la copla.

Me ha gustado que Carles haya escrito una carta a Mariano, y que éste le haya contestado de igual manera. Esto de la correspondencia epistolar, tan en desuso que parece de otros siglos, tiene el encanto de lo más cercano: el tacto del papel que ambos han tocado, la tinta trasformada en palabras y oraciones que expresan ideas y sentimientos, la caligrafía que traslada tu personalidad a lo que fue un albo papel, la firma que te identifica como único …

Sí, ya sé que las cartas que van y vienen de Barcelona a Madrid, de Madrid a Barcelona, nada tienen que ver con lo escrito en el párrafo anterior. Pero qué le vamos a hacer, a uno siempre le queda un rescoldo de nostalgia por las viejas costumbres de la escribanía.

En cuanto al poder persuasivo de las misivas citadas dudo mucho que tenga efecto. La carta de Puigdemont me ha recordado en parte algo que cuenta Luis Carandell en su libro “Anécdotas de la política”. Resulta que el escritor y político Benjamin Constant trabajó a favor de la Revolución Francesa pero se opuso a Napoleón siendo condenado a destierro por éste último. Cuando llegó la Restauración creyó estar a salvo por haber estado en contra de Bonaparte pero le avisaron de que figuraba en una de las listas de personas que había que deportar por haber sido favorable a la Revolución. Entonces, y aquí viene el asunto postal, escribió una carta a Luis XVIII para evitar la deportación. Parece ser que fue tan convincente que el mismo rey tachó su nombre de la lista de los proscritos:

– Tu carta era una maravilla -le dijo un amigo-. ha convencido al rey.

– Creo que sí -respondió Benjamin Constant-. Estaba bien escrita, casi me convenció a mí también.

7 octubre, 2017

Tierra de campos – David Trueba

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 11:31

 

clip_image002Leo que esta novela trata de un hijo que manda exhumar el cadáver de su padre para trasladar sus restos y enterrarlos en su pueblo de origen, Garrafal de Campos. Me atrae el asunto y me imagino una historia de carretera en la que todo puede pasar. Una historia de rutas solitarias entre pueblos castellanos, un paisaje árido con gentes del agro, algo parecido a esas historias de carreteras de la América profunda (del Norte) pero con gentes de aquí.

Pero, no. Algo de ese viaje sí que hay pero la novela cuenta la vida y andanzas de un músico de rock de aquellos años ochenta y noventa que lidera una banda llamada Los Moscas, porque vienen de la mierda, que arranca en el instituto y acaba con ese viaje de coche funerario con chófer ecuatoriano. La vida de ese músico, Dani Campos, Dani Mosca, es la vida de aquellos que vivieron peligrosamente entre el alcohol y la droga, la del superviviente que ve morir al amigo que intenta escapar de la sociedad rancia de una ciudad pequeña y acaba estrellándose entre las luces falsas de esa nueva vida que tantos ansiaron. Es la historia de esa época que uno conoció de observador lejano en la que los cantantes se volvían vulgares cuando se bajaban del escenario, como se decía en aquella canción de Enrique Urquijo.

Esa historia, la del protagonista, no acababa de engancharme a la lectura. Pero cuando los personajes secundarios iban entrando en escena la novela tomaba cuerpo. Quizás sean personajes demasiado tópicos, demasiados definidos y esperables; pero es que deben ser así. Ese Gus que vive la vida loca y tiene respuesta para todo, ese Animal que hace honor a su nombre, ese padre sacado de las entretelas del franquismo, esas mujeres amantes y esposa que llegan y se van de la vida del músico… hasta ese Joan Manuel Serrat que aparece como invitado en la novela y que es tal como que es

Y luego está el viaje funerario y, sobre todo, la llegada al pueblo de los Campos tras cruzar Tierra de Campos (perdonen la redundancia pero es obligada). Ese agasajar al cantante famosete, ese Garrafal de Campos rendido a los pies de su hijo predilecto, que no es tal sino hijo de… (secreto no desvelado para posibles lectores), ese alcalde como debe de ser un alcalde agasajador… En fin, momentos de risas que recuerdan al mejor cine español. Momentos creados por una realidad que nunca se desvanece, la de tiempos pasados, y una realidad del siglo XXI que nada tiene que ver con la anterior pero se alimenta de ella.

La novela tiene que ver mucho con la amistad, con la que se pierde y con la que se recupera. Es una historia en la que se viaja de la alegría a la tristeza pero siempre con un punto de melancolía. No entusiasma pero se lee con agilidad y reconforta por momentos.

26 septiembre, 2017

Los detectives salvajes – Roberto Bolaño

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 9:35

 

clip_image002El título de ésta, en su momento, vanguardista novela (lo del vanguardismo siempre es un ismo peligroso en lectura) corresponde a la segunda parte (la más extensa y … vanguardista) de las tres en las que está dividida esta obra del chileno Roberto Bolaño.

En la primera parte se nos cuenta la vida de un joven poeta mexicano de diecisiete años, bohemio como corresponde a este tipo de personaje, viviendo su existencia junto a un grupo de poetas perteneciente al realismo visceral. Conocemos una serie de personajes entre los que destacan los líderes de ese movimiento poético (Arturo Belano y Ulises Lima), personajes de vida singular, con relaciones de todo tipo… Esa presentación se ve interrumpida un fin de año bruscamente cuando el joven poeta (García Madero) y los antes citados (acompañados de Lupe) deben abandonar México DF.

Así concluye “Mexicanos perdidos en México” para dar comienzo a la segunda parte. “Los detectives salvajes”, en la que se nos cuentan la vida y andanzas de los dos poetas realvisceralistas a lo largo y ancho de veinte años (1976-1996) y su estancia por varios países del mundo, incluida España. Son tantas las historias contadas que a veces la lectura pareciese deshilvanarse. Pero llega entonces un punto en el que todo se reordena y el lector siente la necesidad de seguir sabiendo que fue de Belano y Ulises. Y en ese maremágnum de historia aparece un nuevo personaje, la maestra y poeta Cesárea Tinajero (cómo me gustan estos nombres, tan de novela) que será parte importante para la tercera y última parte del libro: “Los desiertos de Sonora”.

La más corta, pero no menos intensa, etapa de este discurrir mexicano enlaza con aquella huida del DF hasta adentrarse en los paisajes desérticos de Sonora. Topónimos de renombre sonoro, escapada y búsqueda de la poeta Tinajero, aventuras y desventuras, personajes e historias de ese México profundo nos arrastran hasta el final sorprendente y violento de esos poetas.

Una lectura audaz de historias que se saltan lo reglado, cuentos de desmesura mezclados con dosis de humor y ternura, situaciones que parecen tan absurdas que acaban convirtiéndose en perfectamente creíbles, poetas malviviendo en la calle, prostitutas, padrotes y policías corruptos, metaliteratura y fascinación por lo imprevisto, anécdotas sin transcendencia y otras que son claves para la narración, etc. Todo eso y más en esta novela diferente.

15 septiembre, 2017

El maestro de almas – Irène Némirovsky

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 11:37

clip_image002

El maestro de almas es en realidad un médico de almas. El doctor Darío Asfar, emigrante llegado a Francia en 1920 huyendo de su destino, huyendo de la pobreza y el hambre. El doctor Asfar es un meteco, un extranjero que busca mejor vida en aquella Europa de entreguerras, una persona que quiere esquivar lo que vivió siendo niño, una vida de supervivencia. Pero cuando llega a Niza siente que puede acabar siendo presa de aquello de lo que huye, siente que puede acabar perdiendo no sólo los sueños que le trajeron hasta allí sino también lo que en ese momento más quiere, la vida de su propio hijo recién nacido.

Y cómo escapar de ese precipicio. Pues con un poco de suerte y ascendiendo por la escalera del éxito en la que cada escalón que se sube supone la pérdida de unos valores, de unos principios morales que van quedando atrás mientras se asciende agarrado a la barandilla que proporciona dinero y consideraciones sociales entre la clase de la que se aspira formar parte. De esa forma el médico desconocido y harapiento, sin clientela segura, al borde del hambre, el médico de rasgos físicos que generan desconfianza entre la burguesía francesa, llega a convertirse en el maestro de sus almas, el sanador de las mentes que pasa a codearse con lo mejor de la sociedad, a enriquecerse y cambiar de vida hasta el límite de correr el riesgo de volver a la pobreza. Y para que tal cosa no suceda, para no volver a sus orígenes, es capaz de vender su propia alma a los intereses que le aseguren a él y a su familia una vida acomodada, una vida de plena integración social entre esa clase de la que ya ha llegado a formar parte.

El maestro de almas es una novela que la autora escribió como novela por entregas. Y ello se aprecia en su desarrollo poco complicado, en el número escaso de personajes, en la repetición de ciertos esquemas que ayudan al lector a recordar lo ya contado, etc. Una novela que se lee recordando ese tema tantas veces tratado en la literatura o en el cine: la búsqueda del reconocimiento social y el éxito económico.

7 septiembre, 2017

Los almajos – Juan Villa Díaz

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 9:51

clip_image002

He leído esta novela corta, este breve relato que completa la trilogía marismeña, de una sentada. La primera curiosidad: el título. ¿Qué son los almajos? Decido no investigar y dejar que la novela me lo enseñe:

Almajos. Fabián jamás había escuchado esa palabra, como tantas otras del Nano, que se gastaba un argot marismeño peculiarísimo. El Nano, en su jerga, le vino a explicar más o menos lo que eran.

—Unas yerbas que se comen las yeguas para malparir en los años secos. Ellas saben que si paren a su tiempo, los potros no van a tener comida para criarse bien, así que los matan ellas mismas para que no los mate la miseria, que es lo último.

Estamos en 1951 y los personajes de esta historia viven de su victoria en la pasada guerra. De una victoria engañosa porque dentro de alguno de ellos pervive la inquietud de las decisiones que se tomaron en aquél pasado. Viven en el poblado de colonización del Patrimonio Forestal del Estado, en el Majadal, ese lugar por el que pasaron otros que también tenían pasados que esconder y futuros inciertos, esas gentes cuyas madres no pudieron comer almajos que evitasen vidas de penurias y sinsabores.

En tan escasas páginas hay lugar para varias historias de interés que se enlazan bien con el paisaje y la climatología invernal del poblado. Todo ello da como resultado un librito de agradable lectura, páginas de esa literatura que anda escondida entre baldas de olvido, alejadas de las grandes obras y los grandes autores pero que merecen un ratito de dedicación lectora.

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: