La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

13 enero, 2018

4 3 2 1 – Paul Auster

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 9:18

4 3 2 1El libro puente que ha unido el año lector 2017 con el 2018 ha sido esta novela de Paul Auster. Era lógico que así sucediese pues se trata de una obra con muchas páginas, la excepción a la norma austeriana, necesitada de muchas horas de lectura y capaz de enlazar los sones de los niños de san Ildefonso con el bullicio infantil de los regalos de Reyes.

El numérico título tiene su explicación en que esta historia de Archie Ferguson son en realidad cuatro historias. Todo se inicia, y acaba, con la historia del abuelo del protagonista, un judío ruso que a la isla de Ellis para iniciar una nueva vida en los Estados Unidos. En la oficina de inmigración un agente le cambia el nombre y el apellido. A partir de ahí, Ferguson se pregunta cómo habría sido su vida si hubiese tenido otros apellidos. Y de esa pregunta nace el libro que escribiría el propio Ferguson: “…inventaría otras tres versiones de sí mismo, narraría las tres historias en paralelo a la suya propia (más o menos su propia historia, porque él también se convertiría en una versión novelada de sí mismo), y escribiría un libro sobre cuatro personas idénticas pero diferentes que tuvieran el mismo nombre: Ferguson.”

Los cuatro Archie son cuatro personajes diferentes que comparten el mismo nombre, los mismo padres y el mismo lugar y fecha de nacimiento. Viven la mayor parte del tiempo en Nueva York, con incursiones a París y California, tienen la intención de ser escritor y alguna menor coincidencia más. Pero hay diferencia importantes; por ejemplo, en el asunto sexual. Sobre esas bases los Archie nos cuentan multitud de historias personales que de cuando en cuando conectan con la realidad social y política de mediados del siglo XX en Estados Unidos. Todo ello constituye una gran reflexión por parte del autor de la vida de aquellos años y aquellas gentes. El lector, acostumbrado a obras de menos volumen, a historias  austerianas más cortas, hay momentos, cuando el libro avanza, que ha sentido un cierto cansancio porque detecta pasajes muy parecidos en la vida de los Archie. Aun así sigue adelante hasta llegar al final.

Anuncios

17 diciembre, 2017

El crimen del padre Amaro – José María Eça de Queiroz

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 10:28

AmaroMe gusta  el comienzo de esta historia antes de que comience la verdadera historia. Me gusta esa manera en la que el autor me ambienta en el lugar y el tiempo en el que se van a desarrollar los acontecimientos: “Desde el puente poco se ve de la ciudad; apenas una esquina de los sillares pesados y jesuíticos de la catedral, un trozo del muro del cementerio cubierto de parietarias…”. Me gusta la prosa con la que Eça de Queiroz me va presentando a los personajes secundarios que acompañarán las vivencias del padre Amaro: “El canónigo Dias era muy conocido en Leiría. Últimamente había engordado, el vientre sobrante le llenaba la sotana; y su cabecita agrisada, las ojeras carnosas, el labio espeso hacían recordar viejas anécdotas de frailes lascivos y glotones.”  Me gustan los prolegómenos de esta historia en esa localidad portuguesa decimonónica, en esa Leiría de tan sonoro y agradable nombre, en esa Leiría que bien pudiera ser una ciudad norteña española del siglo XIX español.

Luego llegará el protagonista: “Se decía que era un hombre muy joven recién salido del seminario. Se llamaba Amaro Vieira.”. Y con él los enredos del alma cuando el voto de castidad sacerdotal choca de frente con las apetencias carnales que despierta la belleza de la mujer. Llega también el tormento y los celos, el despertar de las malas lenguas, el ajustarse a las conveniencias sociales de aquella época, el rencor y la venganza, etc.

Se puede leer esta novela como una trama de folletín decimonónico, una historieta de amor entre un joven cura y una bella dama, una historia de amor y pasión pecaminosa. Pero se puede leer también como una crítica al poder eclesiástico, a la corrupción de la iglesia católica, al control moral que ejercía sobre sus feligreses y al control ideológico que sobre esos mismos parroquianos ejercía, también, para favorecer la situación social y política de aquel Portugal del siglo XIX, tan parecido a la España de la misma época. Y se puede leer, por último, como una gran crónica de la vida de una ciudad, una crónica realista de cómo vivía la gente de Leiría en aquel momento.

7 diciembre, 2017

Cáscara de nuez – Ian McEwan

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 11:32

cáscara de nuezLa última novela de McEwan es otra muestra más de ese mundo de conflictos morales en los que gusta moverse el autor inglés. Pero esta “Cascara de nuez” tiene un punto de originalidad: el narrador. Me explico. Esta cáscara de nuez es la que cita Shakespeare en Hamlet, es el útero materno desde el que el feto se convierte en el narrador de esta historia de falsedad, intriga, asesinato, etc. Algo de hamletiana tiene esta novela, pues no sólo tenemos el título sino también el asunto del asesinato fratricida. Y, sobre todo, a este lector le parece que el desarrollo argumental, contado por ése que tiene que nacer, le da a la historia un aire de tragedia teatral.

Me gusta ese feto que aprende oyendo lo que dice ese triángulo amoroso intrigante; pero que también aprende escuchando las noticias de la radio y los podcasts que comparte con su madre. Me gusta ese feto que habla sobre el mundo que le espera y el que hace consideraciones morales sobre los que viven a su alrededor. Me gustan sus afirmaciones y sus dudas éticas, las que tiene al alinearse con su padre o con su madre, las vacilaciones sobre el amor que debe a su progenitora, los planteamientos casi filosóficos entre la ley y su vida venidera que de alguna manera recuerdan a los dilemas entre justicia y fe que McEwan planteaba en su novela La ley del menor.

La historia no decae en ningún momento porque sobre un planteamiento previo deviene un cambio que establece un nuevo escenario en el que los protagonistas tendrán que replantearse sus acciones. Y ese escenario se derrumba cuando un nuevo hecho le da la vuelta a los planteamientos que los personajes ya se habían hecho. Y cada giro argumental aviva el deseo del lector por continuar leyendo hasta que llega el final de la historia en la que el feto protagonista se vuelve más protagonista aún.

30 noviembre, 2017

La Revolución Rusa contada para escépticos – Juan Eslava Galán

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 9:46

RREn este año del centenario era obligado leer algo sobre aquella revolución que marcó el siglo XX y de la que tan poco queda en el siglo XXI. Como no está uno ya para lecturas densas en las que algún intelectual revenido, o algún nostálgico de la proletaria revolución, venga a glosar las hazañas de quienes derrocaron el tiránico régimen zarista para implantar la “gloriosa dictadura del proletariado”, me decidí por la siempre amena prosa de Eslava Galán para rendir el homenaje debido a aquel acontecimiento que fue luz y acabó en oscuridad.

Este nuevo libro para escépticos, ya leí La Historia de España… y La Primera Guerra Mundial…, tiene el mismo tono divulgativo que los anteriores. Ese tono se impregna, como es habitual en la prosa de Eslava, de unos oportunos toques de humor que alivian la cruel historia que padecieron los siervos rusos, los asesinatos de la familia Romanov o las purgas post revolucionarias. Ese alivio se completa con el uso de palabras y expresiones tan de Aquí que uno siente algo menos el frío moscovita con el chubesqui y recuerda cuando los aceituneros trabajaban a “estajo” en honor al loado trabajador revolucionario Stajánov.

Junto a lo anterior hay dos añadidos que le sientan muy bien a este ensayo sobre la RR que dio lugar a la URSS. Ambas tienen como protagonista al escritor y periodista Chaves Nogales. La primera la cuenta así el autor: “Entre las atracciones que triunfan en la capital de los zares nos llama la atención una pareja andaluza de baile flamenco. Él se llama Juan Martínez y es natural de Burgos; ella, Sole. La revolución los ha sorprendido en Rusia cuando se ganaban la vida como pareja de baile español en los cabarets. Años después él se encontró con el escritor y periodista Chaves Nogales, que en sucesivas entrevistas anotó sus vivos recuerdos de aquella época y con ellos compuso un libro reportaje en primera persona: El maestro Juan Martínez que estaba allí.” Algunos de esos recuerdos adornan el relato de esa Revolución de Octubre, según el calendario juliano, o de noviembre según el calendario gregoriano.  Chaves Nogales vuelve a aparecer para contar también lo que a él le contó Kérenski, el líder de la Revolución de Febrero que no pudo frenar la Revolución de Octubre.

Con todo ello el libro se lee de manera agradable, desmontando los mitos heroicos que siempre crean los que hacen la historia tras haber ganado sus guerras y revoluciones hasta que los vientos cambian y se conocen las barbaridades que todos esos momentos históricos llevan consigo.

19 noviembre, 2017

Misericordia – Benito Pérez Galdós

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 10:29

nisericordiaVolver a Galdós siempre es agradable. Se asegura uno lectura clásica y contemporánea al mismo tiempo. Escribió Muñoz Molina en un artículo sobre don Benito que “Galdós es tan contemporáneo nuestro en su ciudadanía como en su literatura”. Y razón no le falta.

En Misericordia conocemos la vida de los pobres del Madrid de finales del siglo XIX. Lo hacemos a través de un personaje admirable, Benina, una mujer de sesenta años que mendiga para sacar adelante la casa de una señora de la burguesía venida a menos, tan a menos que en su pobreza de solemnidad depende para sobrevivir de las artes y la generosidad de la humilde Benina. Junto a ella aparece todo un mundo de pordioseros, tullidos, pedigüeños y menesterosos (destacando el casi ciego Almudena) que viven su pobreza de una manera tan natural que sus vidas sirven como ejemplo de la marginación social en cualquier tiempo. Los más desfavorecidos conviven con los que antes fueron alguien (la señora Francisca o Frasquito Ponte) y ahora no son nada, tan solo supervivientes de una época mejor de la que tan solamente guardan recuerdos e imaginan milagros que les devuelva a su grandeza, milagros que a veces ocurren. Sobreviene el “milagro” cuando la imaginación pone en marcha el deseo de una mejor vida. Se mezcla lo ilusorio con la granítica realidad convirtiendo en personaje real un personaje que tan solo es fruto de la imaginación de Benina, y acaba la historia de una manera que pareciese precipitada.

17 noviembre, 2017

Alatriste y el Velázquez desaparecido

Filed under: De libros — Nicolás Doncel Villegas @ 10:06

Velázquez desaparecidoEn “Velázquez desaparecido”, de Laura Cumming, se cuenta la historia de un retrato que el pintor sevillano hizo al entonces príncipe de Gales, Carlos. El joven príncipe, junto al duque de Buckingham, “concibieron un plan secreto para poner fin a siglos de hostilidad entre Gran Bretaña y España y cruzaron toda Europa con nombres falsos —John y Thomas Smith— hasta llegar a Madrid, donde el protestante Carlos de alguna manera obtendría la mano de la hermana pequeña del rey, la católica María Ana.” Se conocen detalles de aquel viaje y su llegada imprevista a la corte madrileña de Felipe IV.

Bien, situémonos en ese momento y enlacemos la historia con la ficción novelesca. Del libro de Cumming (¿ensayo, obra de investigación…?) pasamos a la novela histórica: “Al día siguiente, Madrid despertó con la noticia increíble. Carlos Estuardo, cachorro del leopardo inglés, impaciente por la lentitud de las negociaciones matrimoniales con la infanta doña María, hermana de nuestro Rey Don Felipe Cuarto, había concebido con su amigo Buckingham ese proyecto extraordinario y descabellado: viajar a Madrid de incógnito para conocer a su novia, transformando en novela de amor caballeresco la fría combinación

diplomática que llevaba meses dilatándose en las cancillerías.”

Esa noche el príncipe inglés y su valido el duque de Buckingham tuvieron una escaramuza de espadachines con quienes habían sido pagados y engañados para que eliminasen a los falsos Smith. Uno de esos ejecutores era el capitán Alatriste, a cuya novela pertenece el párrafo copiado anteriormente, y el que sigue: “Y que,

aunque por razones de Estado resulte imposible publicar lo ocurrido esta noche, él, Carlos, príncipe de Gales, futuro Rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda, no olvidará nunca que un hombre llamado Diego Alatriste pudo asesinarlo, y no quiso.”

Otra de esas relaciones que uno va encontrado en sus lecturas, unas más serias, otras más entretenidas, pero siempre enriquecedoras. Lo triste es que, dejándonos llevar por la ficción, el pintor no le contase nada al espadachín sobre aquel cuadro que pintó al príncipe inglés. Según imagina Pérez-Reverte llegaron a ser, junto a Francisco de Quevedo, buenos amigos. Así lo cuenta Iñigo Balboa, el escudero del capitán: “Aunque la verdad es que muy pronto Don Francisco y el joven sevillano se hicieron asiduos, y el mejor retrato que se conserva del poeta es, precisamente, el que hizo después aquel mismo joven. Que con el tiempo también fue muy amigo de Diego Alatriste y mío, cuando ya era más conocido por el apellido de su madre: Velázquez.”

2 noviembre, 2017

Velázquez desaparecido – Laura Cumming

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 15:16

 

clip_image002Velázquez desaparecido es la historia de una obsesión, casi podríamos decir que es la historia de una doble obsesión. “He mirado el retrato hasta que mi vista ha quedado cegada. He pensado en él hasta que mi mente ha quedado confundida. He pasado mi vida intentado descubrir las pruebas de su originalidad hasta el punto de dejar de lado cualquier otra ocupación”. Esas palabras escritas por Snare son el origen de este libro.

A mediados del siglo XIX un librero inglés, John Snare, adquiere en una subasta el retrato ennegrecido del príncipe Carlos. Ahí comienza la historia de la primera obsesión: la del librero inglés que cree haber comprado un Velázquez y que condicionará toda su vida a ese empeño, que vivirá momentos de angustia y ruina económica a causa de un cuadro del que no se separará en toda su vida aunque ello le lleve a separarse de su familia y a tener que abandonar su país. La segunda obsesión, no tan drástica, tan sólo en el campo de la investigación, es la de la autora del libro siguiendo la huella del librero inglés y su pintura.

Esas dos historias caminan paralelas en Velázquez desaparecido convirtiendo esta obra en una ingeniosa historia detectivesca, al mismo tiempo que en una reconstrucción del mundo del arte en el siglo XIX y en el reconocimiento que la autora siente por la obra y la figura del pintor sevillano. Hay momentos que uno está leyendo un ensayo sobre la creación artística y otros en los que parece estar leyendo una novela de aventuras. Hay veces que uno conoce al Velázquez misterioso que camina por los pasillos del Alcázar madrileño del penúltimo Austria y otras veces en las que camina junto al pintor que ya ha alcanzado toda la gloria en la corte madrileña. Todo ello hace que la lectura de este libro sea muy recomendable.

20 octubre, 2017

Sin noticias de Gurb – Eduardo Mendoza

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 12:01

 

clip_image002Recién terminado el desayuno me limpio los dedos aún aceitosos del último churro para releer éste que su autor califica como su libro más excéntrico. Y tengo que hacerlo así, tras haber desayunado churros, porque ese alimento tan de aquí es como la madalena proustiana que me retrotrae a aquella primera lectura de hace ya muchos años. Vuelvo a él por echar unas risas en estos tiempos turbulentos.

Leer Sin noticias de Gurb es darse un baño en aceite hirviendo sin quemarse, es embadurnarse en la harina justa para reír sin atragantarse, es sentirse enrollado en aquellas varillas de juncias en las que la churrera de mi pueblo ensartaba lo que entonces llamábamos jeringos. Lo siento, pero todo este rollo churrero me es imprescindible para comentar la vida y milagros de ese extraterrestre que se da una vuelta por la Barcelona preolímpica, vive decenas de peripecias singulares, sobrevive a experiencias inolvidables y nos marca el tiempo de la sonrisa y el esperpento en cada una de las jornadas que está entre nosotros. Quizás los años han desgastado algunos chispazos, quizás el paso del tiempo propicie que el lector nuevo se pierda en algunos de los elementos que Eduardo Mendoza utiliza para contarnos la obra y milagros de éste cuyo nombre desconocemos y que anda buscando a su compañero de viaje interplanetario. Ello es inevitable cuando se hace referencia a la actualidad, a aquella actualidad. Pero la esencia de la historia permanece, el estilo instantáneo, vivo y eficaz con el cual el autor escribe esta excentricidad sigue siendo idóneo para el entretenimiento propuesto, para la lectura fácil y el humor continuo que desprende un libro que nació sin serlo.

18 octubre, 2017

Pla, el obispo, el filósofo y el seny

Filed under: De libros,Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 8:15

 

clip_image002Cuando se entremezcla la lectura con la realidad:

“Según el obispo Torras i Bages, que vivió en la época más bien plácida de la Restauración, el catalán es práctico, moderado, tenaz y de pocas fantasías.”

No lo digo yo, cito a Josep Pla cuando escribe del seny en su libro “El cuaderno gris”. A renglón seguido dice Pla:

“Balmes, que vivió en una época de incesantes revueltas, me parece que hubiera discrepado. A través de la lectura de La Sociedad y de otros escritos políticos, se ve que Balmes desconfiaba un poco del seny catalán.”

Busco información sobre este Balmes y resulta ser un sacerdote nacido en Vich, filósofo, teólogo, tratadista político… de la primera mitad del siglo XIX de cuyo pensamiento dice Wikipedia: “Generalmente la filosofía de Balmes es entendida meramente como «filosofía del sentido común», cuando en realidad se trata de algo bastante más complejo. Tanto en Filosofía fundamental como en Filosofía elemental (siendo ésta segunda obra de carácter más divulgativo) se trata el tema de la certeza.

No me extraña que Pla pensase que Balmes desconfiaba un poco del seny catalán. Un siglo después de que muriese el obispo Torras, defensor del catalán práctico, moderado, etc. y casi un par de siglos después de que viviese el teólogo de Vich, el filósofo del sentido común y la certeza, andamos en esta cuitas, en estos desasosiegos, en este sí pero no, no pero sí, en este 155 que ni siquiera es número primo…

17 octubre, 2017

Cartas iban y venían

Filed under: De libros,Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 9:57

 

clip_image002Cartas iban y venían desde Londres a Madrid / desde Londres a Madrid cartas iban y venían… dice la copla.

Me ha gustado que Carles haya escrito una carta a Mariano, y que éste le haya contestado de igual manera. Esto de la correspondencia epistolar, tan en desuso que parece de otros siglos, tiene el encanto de lo más cercano: el tacto del papel que ambos han tocado, la tinta trasformada en palabras y oraciones que expresan ideas y sentimientos, la caligrafía que traslada tu personalidad a lo que fue un albo papel, la firma que te identifica como único …

Sí, ya sé que las cartas que van y vienen de Barcelona a Madrid, de Madrid a Barcelona, nada tienen que ver con lo escrito en el párrafo anterior. Pero qué le vamos a hacer, a uno siempre le queda un rescoldo de nostalgia por las viejas costumbres de la escribanía.

En cuanto al poder persuasivo de las misivas citadas dudo mucho que tenga efecto. La carta de Puigdemont me ha recordado en parte algo que cuenta Luis Carandell en su libro “Anécdotas de la política”. Resulta que el escritor y político Benjamin Constant trabajó a favor de la Revolución Francesa pero se opuso a Napoleón siendo condenado a destierro por éste último. Cuando llegó la Restauración creyó estar a salvo por haber estado en contra de Bonaparte pero le avisaron de que figuraba en una de las listas de personas que había que deportar por haber sido favorable a la Revolución. Entonces, y aquí viene el asunto postal, escribió una carta a Luis XVIII para evitar la deportación. Parece ser que fue tan convincente que el mismo rey tachó su nombre de la lista de los proscritos:

– Tu carta era una maravilla -le dijo un amigo-. ha convencido al rey.

– Creo que sí -respondió Benjamin Constant-. Estaba bien escrita, casi me convenció a mí también.

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: