La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

8 abril, 2018

La luz que los guía

Filed under: Diálogos de blog en blog. — Nicolás Doncel Villegas @ 9:28

la luz

Como cada mañana de sábado leo la columna de Savater en El País. En la de ayer, además del texto savateriano, me gustó la fotografía que lo acompañaba; la foto es de Susana Vera. El pie de foto dice: Gente en la calle en Barcelona. Yo la titularía “La luz que los guía”. Y esto es lo que me sugiere:

Entre las sombras de la noche caminan los poseídos. Una mujer mira al suelo por un momento, su fe no debe ser ciega aún y teme caer, golpearse contra la dura realidad. Un hombre mira hacia el lado, trata de afianzar su camino buscando la complicidad de alguien del grupo; debe ser otro iniciado al que todavía le queda alguna pequeña duda de que ese es el camino que le lleva al Paraíso; incluso su indumentaria parece delatar su incompleta ortodoxia. Pero, el resto del grupo es homogéneo, compacto, sólido como roca granítica, caminan con paso firme guiados por la luz de la única estrella que admiten en su universo. No dudan, caminan con la cabeza erguida porque se creen superiores, saben que su Edén, que ellos llaman República, está a la vuelta de esa esquina. Y así, iluminados, piensan en llegar a ese huerto edénico, que labrarán en surcos tan extensos hasta convertirlo en la Gran Huerta, que ellos llaman Països. Y ustedes no lo ven pero ellos sienten caer sobre sus hombros pétalos de rosas que aromatizan sus esfuerzos, sienten ligero su caminar cual si andasen por mullidas alfombras en lugar de por calles estrechas y empedradas a conciencia por quienes somos incapaces de ver esa luz.

En El Ilustre Cenáculo puede encontrarse este texto y los comentarios que suscitó.

Anuncios

23 febrero, 2018

Vírgenes con Niños (y qué niños)

Filed under: Diálogos de blog en blog. — Nicolás Doncel Villegas @ 10:50
Vírgenes

Virgen de la Servilleta (Murillo) – Virgen de Melun (Fouquet)

Hablando en el foro de El Ilustre Cenáculo sobre lo bueno que tiene este país la coforera Carmela aportó que, para Lonely Planet, Sevilla era la mejor ciudad para viajar en 2018. Entre los motivos para esa elección estaba la Exposición “Sevilla/Murillo 400 años”. Y se habló de ello:

Sap: Hay que pensar que Bartolo Murillo fue el pintor español no solo más apreciado, sino el más cotizado en el mercado internacional del arte de su siglo y los siguientes, hasta que la crítica rescató la figura de Velázquez, ante la que todos los demás pintores palidecen (solo, a mi juicio, puede igualársele Rembrandt).
A su favor, tenía Murillo la facilidad de “lectura” de su obra, tan básicamente devocionable y reconocible por eso que se ha dado en llamar, “el pueblo llano”. Pero ese mismo favor, actuó a la vez en su contra: Murillo fue reproducido sin tasa en las más infectas estampas, calendarios y cubiertas de cajas de mantecados de Estepa y de membrillo de Puente Genil.
Con todo, me parece un artista, que fuera de sus Inmaculadas, Sagradas Familias y pícaros callejeros, tiene obras valiosas. Mi favorita es la humilde “Virgen de la Servilleta”, una obra intimista donde, ¡por fin!, aparece en la Historia de la Pintura, un Niño Jesús que parece un niño y se mueve como un niño.

Maese Nicolás: En mi visita murilloniana a tu ciudad ya destaqué esa Virgen de la Servilleta. Después de ver tantos Niños que dan miedo (aviejados, de rostros alienígenos, etc.) uno se embelesa con el de la Servilleta y vuelve a creer en la procreación.

Sap: Dentro del género de las Madonas con Niño Monstruito, una de mis criaturitas favoritas es la que porta la llamada Virgen de Melun (Jean Fouquet, h. 1450), que más debería llamarse Virgen de Melón de Silicona.
El Divino Nene, que ya aparece medio criao, tiene cara como de notario escandinavo, ¿verdad? Seguro que este niño, en vez de jugar al aro o a las canicas, se entretenía leyendo el Código Civil.

Maese Nicolás: De mis tiempos de maestro de Ciencias Sociales en EGB recuerdo que cuando tocaban los temas de arte les ponía a mis alumnos sesiones de diapositivas. Estoy hablando de aquellos tiempos en los que no había ni siquiera vídeos VHS. Cuando alguna diapositiva mostraba una de esas Vírgenes con niños horripilantes las risas eran imparables. ¿Por qué son tan feos, maestro?, preguntaban.
Les explicaba que en el arte medieval y primer Renacimiento había teólogos que pensaban que el Niño había nacido ya formado como si fuese una persona mayor y que luego fue creciendo en estatura. Y que la pintura reflejaba esa idea. Que por eso había Niños Jesuses incluso con calvicie. También les explicaba que ya en el Renacimiento muchos pintores estaban obligados por sus mecenas a tomar como modelo a los hijos de estos o de sus familiares. Y que… niños chicos feos también los hay.

19 febrero, 2018

Marca España (a nuestro pesar)

Filed under: Diálogos de blog en blog. — Nicolás Doncel Villegas @ 11:41

marcaCansado de la matraca independentista, harto de que en mis duermevelas aparezca ese señor con pelamen bruselense, hastiado de las corruptelas de nuestros gobernantes, aburrido de las simplezas de quienes pretenden serlo, fastidiado por tantos agoreros que predicen todos los males para esta vida que nos queda por vivir Aquí, sobrepasado por los derrotistas que solo ven lo peor… me enteré el otro día que un español llamado Regino Hernández, nacido en Ceuta y residente en Mijas (Málaga) ganó la medalla de bronce en snowboard cross en los Juegos Olímpicos de Invierno que se celebran en Corea del Sur. Para los que no entiendan de deportes de invierno les comento que la prueba consiste en una carrera, montaña nevada abajo, en la que seis jóvenes se deslizan sobre una tabla. Repito: montaña nevada, deportes de invierno… Y gana una medalla un chaval  de cuna ceutí y residencia en la Costa del Sol.

Pensé que algo así era todo un ejemplo de esa Marca España que algunos tratan de desprestigiar  últimamente. Esa idea la planteé en el foro de El Ilustre Cenáculo, lugar de encuentro virtual en el que suelo participar. Me surgió la idea viendo Late Motiv de Andreu Buenafuente. En ese programa cada vez que dan una noticia en la que el Estado de Aquí, sus gobernantes o ciudadanos, hacen el ridículo aparece en pantalla una especie de sello con tinta roja y amarilla y las palabras Marca España que se deshace. Por ejemplo, si el AVE que va de estreno  a Castellón, con Rajoy en plan promoción, se estropea… Marca España deshaciéndose.

Llamé a mi idea “Marca España (a nuestro pesar)”, con el objetivo de resaltar lo positivo de nuestro país y sus gentes. Se trataría de destacar que tenemos también motivos para sentirnos orgullosos (a pesar de todo lo negativo que nos rodea), como ciudadanos y como país, de muchas de las cosas que hacemos.  Otro ejemplo:

Entre la degradación del medio ambiente, en medio de la contaminación que sobrevuela Madrid y otras urbes, tenemos el tercer pueblo en el mundo con el aire más limpio, solo superado por Muonio, en Finlandia, y Norman Wells, en Canadá. El lugar se llama Campisábalos y está en la Sierra Norte de Guadalajara. Lo que no he encontrado es el por qué de su nombre. Pensaba en un campo de sábalos, creyendo que esto último era una especie de arbusto propio del lugar o alguna leguminosa que se sembrase en esas tierras. Pero, no. Resulta que un sábalo es una especie de pez. Así que sigo en mi ignorancia toponímica. De cualquier forma, tener un pueblo medalla de bronce en pureza del aire compitiendo con Finalandia y Canadá, es pura ME (anp).

Luego, llegaron más noticias de esta Marca España (anp): sanitarias, ecológicas, artísticas, humorísticas…

Todo ello en: http://ilustrecenaculo.foroactivo.com/t39-marca-espana-a-nuestro-pesar

11 febrero, 2018

Un anuncio muy pictórico

Filed under: Diálogos de blog en blog. — Nicolás Doncel Villegas @ 11:17

anuncioQue la publicidad televisiva se convierte en un tostón cuando uno está viendo algo interesante es algo que me parece indiscutible. Pero, no es menos cierto que a veces uno se siente sorprendido por el fogonazo de brillantez que transmite uno de esos anuncios. Hay algunos que te enganchan, que llaman tu atención por la originalidad de la idea o por las imágenes que utilizan para ese vil objetivo que es llevarnos al más denigrante consumismo que nos quiere imponer el sistema capitalista, que diría un nostálgico de los años setenta o una diputada de la CUP.

Viene esto a cuenta porque en El Ilustre Cenáculo, foro en el que nos hemos refugiado los antiguos visitantes del blog de Antonio Muñoz Molina, se comentaba sobre este asunto de la publicidad televisiva.  Así que…

Maese Nicolás: Aunque en la televisión que veo suelo eliminar la publicidad (es lo bueno de verlo grabado o descargado) siempre se cuelan algunos anuncios. Y siempre hay uno que es mi preferido y otro que detesto. Es como un juego en el que el mejor y el peor anuncio van desapareciendo y otros vienen a ocupar esos lugares.
Como peor tengo varios actualmente y como mejor (que es lo interesante), el que más me gusta de los vistos últimamente, es el de un coche muy relacionado con la pintura.
Como juego propongo hacer una lista con las recreaciones pictóricas que aparecen en el anuncio. Diré uno muy evidente: Los girasoles (Van Gogh).

  1. El anuncio del que hablaba (por si ustedes quieren participar en el juego) era este:

En “El Ilustre Cenáculo”:  http://ilustrecenaculo.foroactivo.com/t33-el-cupido-cotidiano#575

2 febrero, 2018

Ocultarse o esconderse

Filed under: Diálogos de blog en blog. — Nicolás Doncel Villegas @ 12:06

ocultarseMaese Nicolás: El silencio lo encuentro en el ángulo más agudo del parque que hay frente a la casa. A media mañana de cualquier día lectivo, en esa esquina, el ruido del mundo queda lejos. Tan solo el trino de algún pájaro y el sonido apagado de un vehículo rompen tímidamente ese silencio. Y si quiero un silencio absoluto me voy al campo, me siento a la sombra del almendro amargo si el sol aprieta, me pongo en la recacha soleada de la cochera para que el viento que entra por la era como por su casa no me azote… y me oculto del mundo.
Sí, Montaigne decía: “Il faut cacher sa vie” (Hay que ocultarse). Y quién no se ha ocultado alguna vez a lo largo de su vida. Los que no somos de espíritu atrevido, amantes del riesgo y situaciones comprometidas, lo hacemos bastante. Pero, no siempre se puede. Hay veces que hay que mostrarse para que no haya confusión. Porque hay ocasiones en los que ocultarse no es sinónimo de esconderse.

Sap: Ahí le has dao, Maese. Con frecuencia confundimos ocultarse con esconderse. La primera es una acción más sutil; tanto, que incluso podemos ocultarnos y ser visibles. La otra acción en cambio, necesita de la cubrición, del taparse bajo la manta.

Maese Nicolás: Entre la sutileza de las acciones y las sutilezas del lenguaje uno no sabe si ocultarse, si esconderse… Para mí, lo que hace nuestro ex anfitriomm, y lo que hacemos casi todos de cuando en cuando, es aquello que escribió Fray Luis de León:

“¡Qué descansada vida

la del que huye del mundanal ruido,

y sigue la escondida

senda, por donde han ido

los pocos sabios que en el mundo han sido;”

Albertiyele: Todos nos hemos ocultado alguna vez, sí. Algunos hasta parece que hemos vivido más de media vida escondidos abajo de la cama, protegiéndonos de quién sabe qué. Pero hay un momento en que irremediablemente te das cuenta de que lo que te tiene que encontrar te encuentra por mucho que te ocultes y te escondas. Así que mejor vivir, sin ocultarse tanto. Muchas veces en silencio, pero sin dejar de tener los ojos y los oídos bien abiertos. El mundo no se detiene porque nosotros nos ocultemos. Siguen pasando cosas. Y ya tendremos tiempo de estar ocultos, callados, sin enterarnos de nada.

Maese Nicolás: Así es, Alicia. Incluso aquello que tratamos de ocultar “borrándolo” de la memoria, ese mundanal y personal ruido del pasado, acaba encontrándote reapareciendo en forma de tormento nocturno, en forma de esas pesadillas que te devuelven de la peor manera, con añadidos fantásticos incluidos, aquello que creías haber dejado atrás.
Y por lo que veo es algo que se hace más frecuente con el paso de los años. No solo se acumula el colesterol.

En “El Ilustre Cenáculo”: http://ilustrecenaculo.foroactivo.com/t9-hace-falta-ocultarse-babelia-24-enero-2018#205

15 octubre, 2017

Imaginando la realidad

Filed under: Diálogos de blog en blog. — Nicolás Doncel Villegas @ 10:10

 

clip_image002Maese Nicolás:

La lectura evade de este vértigo político en el que vivimos. La escritura también. El problema viene cuando lees o escribes y el peso de la realidad transforma eso que lees o escribes y te lo devuelve, como si fuese un espejo, convertido en más vértigo. Como si los fantasmas de un sueño se hiciesen realidad.

Me gusta escribir micro cuentos. Me gusta releerlos para ver si se pueden aplicar a alguna situación cotidiana de la vida. Estos días escribo y releo algunos, con asuntos muy diferentes, y el espejo me los devuelve transformados en assumptes.

Por ejemplo, los que siguen. Los escribí hace tiempo, los leo ahora y … que cada cual imagine lo que su imaginación le permita.

Asunto: La distopía
Desde la ventana de su hogar, en el vigésimo quinto piso, veía un paisaje bucólico. Pero no había escaleras ni ascensores para bajar.

Asunto: Los vecinos
Como no tenía vecinos le hablaba a un balón. Pero no vivía en una isla desierta. Vivía en una urbanización inacabada.

Asunto: La fiebre
Rechazó el tratamiento médico para combatir la fiebre que le provocaba alucinaciones porque con ellas se sentía libre.

Asunto: Los lápices
Fue dejando un rastro de virutas de sus lápices de colores hasta el borde del precipicio. Justo en el borde le sacó punta al lápiz gris.

En el Blog de Antonio Muñoz Molina: Frente a la música

14 julio, 2017

Otra vez el “torotema”

Filed under: Diálogos de blog en blog. — Nicolás Doncel Villegas @ 10:03

 

clip_image001Maese Nicolás: Si en una de esas encuestas telefónicas que de cuando en cuando le hacen a uno me preguntaran: ¿Está usted a favor de los festejos taurinos en alguna de sus formas?, respondería sin dudar: No. De tal respuesta la empresa sociológica encargada por quien corresponda de conocer los gustos del personal deduciría que uno es antitaurino. Pero, si a la media hora, en otra encuesta de la misma empresa, me preguntaran: ¿Prohibiría usted cualquier tipo de festejo taurino?, respondería sin dudar: No. ¿Contradicción? Puede que sí. O no. Hay tantas razones, tantas veces repetidas, a favor o en contra de los toros que no encuentro las mías para convencer a nadie. Ni al taurino ni al antitaurino.

Tan solo una vez asistí como espectador a uno de esos festejos. Me llevo mi padre siendo yo un chaval adolescente. Novillada en uno de los días de la feria del pueblo. En una plaza portátil toreaba (novilleaba) un paisano que por aquellos años finales de los sesenta quería ser figura del toreo. El Feo, creo recordar que se hacía llamar el aspirante a maestro de la tauromaquia. Con ese nombre no me extraña que no hiciese carrera. Fue mi primera y última vez. Quedé vacunado para siempre de ese “espectáculo”.

Los “sanfermines”. De las grandes fiestas patrias es la que menos me atrae. De siempre. Verdad es que nunca he estado. Tampoco he estado en la Feria de Abril o en Las Fallas. No soy de ferias y fiestas. Pero puestos a elegir (siempre que fuese invitado; no pienso gastar un euro en tales algarabías) prefiero ver arder (y ver antes de arder) una falla valenciana, o ver a una joven sevillana bailando una ídem (música que no llego a aborrecer pero casi) que asistir al desmadre de borracheras, apretujones y gente que corre delante de unos toros a sabiendas que puede ser pisoteada, corneada…

Y después de muchos comentarios por parte de los coblogueros, finalizo:

Bueno, pues ya está casi todo dicho. Otra vez, una vez más. No sé si queda algo por decir, quizás aquello del aporte léxico taurino. Pero, vamos que unas cuantas palabras y expresiones no se pueden canjear por una estocada mortal. Así que… vistos todos los argumentos a favor y en contra del asunto que nos trae uno sigue en su limbo taurino; no ver, ni apoyar, pero no prohibir.

A ver si cuando salga el torotema la próxima vez alguien encuentra una razón que me decante hacia un lado u otro: ganas tengo de comprarme un abono de sombra en Los Califas o embadurnarme con falsa sangre, a pecho descubierto y con unos cuernecillos de plástico sobre las sienes frente a la Puerta del Príncipe.

En el Blog de Antonio Muñoz Molina: Un desconcierto

11 julio, 2017

Hablando de ti, y del futuro

Filed under: Diálogos de blog en blog. — Nicolás Doncel Villegas @ 9:42

 

 

clip_image002Maese Nicolás: Cuando un bebé fija su mirada en la tuya se abre un universo. Mi nieta, que pronto cumplirá cinco meses, me tiene absorto desde que hace unas semanas me observa con atención académica atendiendo a las simplezas que se les suele decir a los bebés, esa retahíla de diminutivos, ñoñerías y remilgos que uno creía no iba a volver a decir nunca más. Esa mirada fija, de azul templado, que observa mis gestos indescifrables acompañados de palabras para ella ininteligibles, se rompe de manera imprevista con una sonrisa angelical (ojo, ¡no es un tópico!), un sonido gutural o un amago de puchero que uno nunca sabe interpretar. Otras veces, ese intercambio de miradas se mantiene durante unos segundos en el silencio reflexivo del abuelo preguntándose de manera interior : “Y tú, ¿qué estás pensando?”.

Aplaudo la frase de Antonio: “Ese bebé es un habitante del futuro”. Lo hago porque define a la perfección otro de los entretenimientos familiares de estos días: ¿Cuál será el futuro de Dunia? Desde profesiones que trabajen por el bien de la humanidad, hasta deportista de élite, pasando por presidenta del gobierno (pobrecita mía), son oficios que el personal le asigna en un mundo futuro que a uno se le escapa. Al final coincidimos en que sea lo que sea, qué sea feliz.

Y hablando de futuro…La próxima vez que intercambiemos esa mirada le paracantaré aquello de Loquillo: “No hables de futuro / es una ilusión / cuando el rocanrol / conquistó mi corazón. / No hables del futuro / es una ilusión / porque tú llegaste / a llenar mi corazón”.

Sap: ¿Habrá algo más enternecedor, más sobrecogedor, más abrazable que un niño chico haciendo pucheros? En esa mueca parece concentrarse toda la desventura de la Humanidad. Ante lo desvalido del gesto Incluso se podría enunciar una ley: “Quien hiciere daño a un niño chico, será ejecutado”.

Que la vida depare a Dunia felicidad y a ti te premie con largos años de abuelidad con ella al lado, Maese.

Maese Nicolás: Gracias por tus buenos deseos, Sap.

Cómo me gusta esa expresión: “niño chico”. Hacía tiempo que no la oía/leía. Antes se usaba más. Esa redundancia que no es tal designaba en mis tiempos infantiles al bebé, palabra esta que en aquella época no era tan usual como ahora, al menos en mi entorno. Pero, también era un niño chico el pequeñajo que formaba parte del grupo de los que ya podíamos salir a jugar solos a la calle, el hermano pequeño al que la madre te encargaba que cuidases mientras ella iba a la tienda de ultramarinos (“cómo le pase algo al niño chico, te dejo señalá la alpargata en el culo”), etc. Y, por supuesto, era una expresión usada como insulto cuando alguno de la pandilla no era capaz de trepar la bardilla de una casa abandonada que había que explorar o cualquier aventura similar.

Albertiyele: Disfrutá de Dunia, Maese Nicolás. Y consentila todo lo que puedas, que tenés el enorme privilegio de ser su abuelo.

Y además: me dejan intrigada con tantas cosas que se les ocurren mirando un bebé. A mí no se me ocurre nada. Sólo me dan unas ganas irresistibles de tenerlos a upa, de besuquearles los cachetes, de olfatearlos. ¿Hay algún perfume en este mundo más embriagador, más perfecto y redondo, que el olor de los bebés? ¿Cuándo dejamos de oler así?…

Maese Nicolás: Alicia, unos ocho metros de calzada y acerado separan la puerta de casa de una tienda de chucherías que está justo enfrente. Dado que soy amante de los productos que en tales comercios se venden, uno de los momentos que más deseo en un futuro cercano es salir de casa con mi nieta de la mano, cruzar la calle, adentrarnos en la susodicha tienda y decirle: “Dunia, este es nuestro reino”. Cuando sus padres se enfurruñen les diré que una amiga me aconsejó: “Consentila todo lo que puedas” . Y que ése es uno de los mandamientos de la doctrina de la abuelidad que todo abuelo debe cumplir.

 

En el Blog de Antonio Muñoz Molina: Un viajero del futuro

1 julio, 2017

Santa semana del Orgullo

Filed under: Diálogos de blog en blog. — Nicolás Doncel Villegas @ 16:33

 

clip_image002Maese Nicolás: Soy respetuoso de cualquier orientación sexual, me parece bien la legislación que sobre este asunto existe en el Estado de Aquí, condeno los ataques homófobos, mientras fui maestro actué de la manera más educativa que supe contra los que calificaban de “mariquitas” o “marimachos” a sus compañeros y compañeras de colegio, etc. Pero, sin haber estado nunca en ninguno, esto del desfile del Orgullo me parece pelín exagerado. Es más, no llego a comprender qué bien le hace a la defensa de sus derechos ese exhibicionismo que algunos califican de lujurioso, blasfemo, pecaminoso, etc. pero que a mí simplemente me parece ridículo. Esa exaltación de lo que sé es, cuando llega a ciertos extremos, me asombra. Me asombran los devotos de la Virgen del Rocío cuando saltan la Verja entre empujones y rostros desencajados, me asombran los penitentes que en una procesión de Semana Santa se flagelan las espaldas hasta sangrar, me asombran los que en la Tomatina encuentran el éxtasis de la felicidad embadurnados en sudores y zumo de tomate, me asombran los que se juegan la vida corriendo delante de un toro… Se me podrá decir que los motivos de unos y otros son diferentes. Claro qué lo son. Pero, el “espectáculo” es similar. Es una afirmación pública y exagerada (a mi entender) de lo que se es: gay, rociero, penitente, tomatinero o sanferminero. Y eso es lo que no me gusta. Me gustan los gays, rocieros, penitentes, tomatineros o sanfermineros que no sienten la necesidad de esa demostración pública y caricaturesca (a mi entender) de su realidad. Los que viven su homosexualidad de manera natural, los rocieros que le rezan a la Virgen sin necesidad de hacer el camino, los penitentes que procesionan con discreción, los tomatineros que ven el barullo desde los balcones o los sanfermineros que le rezan a San Fermín y luego abandonan Pamplona durante esa semana. Qué los hay.

Gaspard: Maese Nicolás, la exaltación ocurre porque muchos se lo afean permanentemente. Nadie afea a un católico que lo sea -bueno, sí, pero el anticatolicismo está menos extendido que la homofobia, y tiene defensores, como la Iglesia, mejor situados en la esfera de poder que los homosexuales-, pero incluso cuando se le afea no se le está criticando su esencia, porque uno no nace católico. En lo que sí estoy de acuerdo es en que moleste que eso se convierta en un evento-monstruo de varios días, excusa para intoxicaciones etílicas y de otras sustancias.

Maese Nicolás: Gaspard, Ese tipo de exaltación pienso que alimentan las actitudes tan negativas de quienes les afean su condición. Es como dar de comer a las fieras. Pero si el colectivo de interminables iniciales cree que de esa manera defienden mejor sus derechos… adelante con ello.
Luego está el despliegue de La Sexta. La poca televisión que veo suele ser en esa cadena. Han adornado el logotipo con la bandera arco iris, en el programa Al rojo vivo también habían decorado la mesa con esos colores… hasta las tazas de los contertulios (incluida la de Marhuenda) lucía de tal guisa; los informativos llevan varios días abriendo con noticias del Orgullo, otros programas dedican gran tiempo de su emisión a lo mismo, van a retransmitir la cabalgata… Me parecía estar viendo Canal Sur durante la Semana Santa.

En el Blog de Antonio Muñoz Molina: Bassani, regresado

28 junio, 2017

Las aristas de la gestación

Filed under: Diálogos de blog en blog. — Nicolás Doncel Villegas @ 10:27

clip_image002

El asunto este de la gestación subrogada tiene tantas aristas afiladas que es difícil no cortarse al tocarlo. Nunca entendí las dificultades legales que se les plantea a los padres que quieren adoptar. Supongo que serán necesarias para preservar abusos; pero, si no existiesen tantos impedimentos para la adopción quizás la gestación por encargo, la gestación por dinero, no hubiese llegado al nivel de demanda que ahora tiene. Hay quien prefiere ese tipo de gestación antes que la adopción, tiene medios para ello, le ampara la legalidad en algunos países del mundo… Si se cumplen todos los requisitos legales, nada que objetar. Pero, ¿y esas aristas morales? Habría que tomarlas y hacer con ellas un cuerpo legal de carácter universal (en lo que se pueda y quienes quieran). Pero como eso es algo tan difícil como improbable que suceda seguiremos teniendo asunto para el debate. Y es tan difícil porque los límites éticos de cada cual en asuntos como éste son muy diferentes, las fronteras entre “pues en ese caso, yo lo veo bien”, y “pues a mí eso me parece una barbaridad” están tan distantes que la tierra de nadie que queda entre ambas es tan amplia que me parece imposible convertirlas en ley. A mí me parece mal que un hombre joven, deportista y rico encargue un par de bebés como quien se compra un par de coches deportivos; me parece bien que una pareja que no pueda tener hijos, o que la madre corra riesgos graves en el embarazo, use la gestación subrogada, etc. ¡Hay tantos casos, hay tantas aristas!

Hablando de gestaciones que no entran dentro de la categoría de “las de toda la vida” (se me entienda antes de que se me mande a la hoguera), gestaciones fuera del matrimonio o pareja heterosexual, esas que siempre hubo y cuyos niños expósitos cargaron con aquel apellido, niños que podrían haber sido hijos del padre Amaro o algún colega, hijos acogidos en adopción sin que casi nadie supiese de ello… En el libro que me entretiene estos días, Tierra de campos (David Trueba), el protagonista es hijo de una de esas historias que sólo pasaban en el siglo pasado: una de esas gestaciones fruto del deseo carnal, adúltero, rayano a lo incestuoso y al pecado mortal contra la castidad. Y tras esa ristra de “inmoralidades” el así gestado acaba convirtiéndose en el hijo que alegra la vida de un matrimonio que no podía tenerlos. ¡Qué complicados somos!

En el Blog de Antonio Muñoz Molina: Devoralibros

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: