La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

4 junio, 2017

Antigüedad clásica y espiritualidad festiva

Filed under: En otro lugar — Nicolás Doncel Villegas @ 10:07

 

clip_image002

En mi vida laboral fui a muchas excursiones con alumnos: parajes naturales, museos, edificios centenarios, teatros y auditorios, lugares históricos, instalaciones deportivas, etc. Uno de esos posibles destinos de viajes lectivos podría haber sido Itálica.

Como nunca había pasado por la antigua ciudad romana ubicada en Santiponce pido a mi chófer girar una visita (neologismo este que tenía ganas de usar; no sé por qué) turística a las famosas ruinas.

Se está bien caminando por la galería que recorre el interior de las gradas. Hace calor en la arena del anfiteatro. Junto al foso me fotografío con mi hijo bajo un efecto luminoso que no sé si atribuir a Helios, dios del Sol (aunque éste creo recordar que era griego), o al anuncio del la hora del ángelus que ya se aproximaba. Hace bochorno por los caminos de tierra que rodean el anfiteatro y por las calles de la que hubo de ser hermosa ciudad. Una numerosa y jaleosa excursión de escolares discurre por el lugar realizando una especie de gincana. Rememoro tiempos no lejanos en situaciones similares. Buscamos caminar entre sombras para ver los suelos de mármol y los mosaicos que aún se conservan; sobre todo el más hermoso de ellos, el que llaman de Neptuno. Un espacio arbolado que rodea un estanque natural nos da un respiro mientras, desde una caseta de observación, vemos a los patos deslizarse sobre el agua, alguna garceta volar de una orilla a otra, una tranquila tortuga nadar hasta perderse en la profundidad…

Cuando bajamos la pequeña colina una familia entra en el recinto con dos hijos de unos siete – ocho años vestidos de romanos. Supongo que serán la envidia de los escolares más pequeños que estaban de excursión y objeto de alguna chanza entre los más mayores. Salimos del conjunto arqueológico y debemos esperar unos minutos para que pase otra caravana, similar a las que he visto en días anteriores, con esas carrozas blancas tiradas por tractores que se encaminan hacia la Aldea del Rocío. La espiritualidad festiva de esta tierra se da la mano con la antigüedad clásica: el espíritu de Trajano debe andar asomado entre las piedras milenarias viendo pasar a los devotos de la Virgen.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: