La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

18 mayo, 2017

En recuerdo de “La Desbandá”

Filed under: Desde mi sombrilla — Nicolás Doncel Villegas @ 9:16

clip_image002Es una simple placa de cerámica enmarcada en gris. En la misma se lee: “Monumento en Homenaje a las Víctimas del Genocidio de la Carretera Málaga-Almería”. Junto al texto un adorno sencillo, una ramita de almendro florecido; y debajo una flecha que señala hacia la carretera N340 que transcurre a unos pocos metros de la placa. No hay más, ninguna fecha de lo que allí se conmemora ni de la colocación de la misma; tampoco se cita quien la ha colocado ni si el motivo ha sido algún aniversario destacado.

Cruzo delante de ella cada vez que camino por el paseo marítimo tras pasar ese puente que aparece en la fotografía. Ese puente salva el río Seco, río que hace honor a su nombre todos los días del año excepto aquellos en los que el cielo descarga de forma abrupta las lluvias torrenciales. Creo recordar que la estaban colocando unos operarios municipales un día soleado a finales del pasado mes de enero. Esa placa recuerda lo que popularmente se conoce como la Desbandá. La Desbandá fue la huida masiva de miles de malagueños republicanos hacia Almería por la carretera que une ambas capitales de provincia. Tuvo lugar el 8 de febrero de 1937 (así que colocaron la placa para el octogésimo aniversario) cuando las tropas franquistas se disponían a entrar en Málaga. Decenas de miles de personas fueron bombardeadas por tierra, mar y aire mientras huían por esa carretera. Se calcula que unas cinco mil perdieron la vida.

He circulado varias veces por esa carretera. Tan solo una vez hice el trayecto hasta el final, pasando por la capital almeriense camino del Cabo de Gata. Es un recorrido hermoso que atraviesa tierras feraces y lugares en los que la cordillera abraza las aguas del Mediterráneo formando espectaculares acantilados. El mar nunca se aleja demasiado de quien por allí circula. Por eso imagino el terror de esas decenas de miles de personas, expectantes mirando al cielo para ver si los aviones franquistas los ametrallaban y temerosos de ser bombardeados desde los buques que navegaban paralelos a ellos a lo largo de toda la costa. Es fácil imaginarlos porque hemos visto películas en las que la población civil, que huye del terror de la guerra, es ametrallada o bombardeada impunemente. Lo hemos visto en carreteras francesas de la II Guerra Mundial o en carreteras coreanas o vietnamitas. Lo seguimos viendo en carreteras iraquíes o sirias. Se ve que aquella guerra tan española fue el escenario de múltiples experimentos para las que vendrían después.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: