La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

12 mayo, 2017

Cómo viajar sin ver – Andrés Neuman

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 10:55

clip_image002

¿Es éste un libro de viajes? ¿O es el diario de un escritor que anda viajando? No sé. Es un libro en el que Neuman, escritor argentino afincado en Granada (tampoco sé el por qué eso me parece una mezcla extraña), nos cuenta un viaje por Latinoamérica, un viaje en tránsito por diecinueve países de ese continente. Lo escribe en breves párrafos, en un visto y no visto, notas tomadas al vuelo (nunca mejor dicho) escritas en un instante. Escribe, también, sobre lo que no ve, o sobre lo que ve en la televisión y lee en las revistas de cada país visitado. Se convierte así el libro en una mezcla de micro narrativa, aforismos bien traídos, impresiones a vuelo de pájaro (otra vez el viaje continuo) y crónicas exprés de la situación que se vive en cada lugar visitado. Y lo hace observando el entorno, asimilando los matices de las gentes que allí habitan para dar fe de la diversidad de la naturaleza humana aun cuando no pareciese que esas diferencias existiesen. Por ejemplo, escribe Neuman, el chileno “habla a solas” mientras que el argentino “habla para sí mismo”.

El primer destino, tras pasar por los aeropuertos de Málaga y Madrid, es Buenos Aires. La capital porteña, situada allá en el culo del mundo, que diría una amiga cobloguera de allá, recibe al escritor viajero en plena crisis de la gripe A (estamos en 2009) y jornada de reflexión electoral (mezcla ésta que no me resulta nada extraña tratándose de Argentina). Y de Buenos Aires a Montevideo, Santiago, Asunción…Bogotá, hasta completar el mapa de Sudamérica y dar el salto a México DF. Y luego Centroamérica, tan estrecha y tan compleja (“Costa Rica es lo más sueco del Caribe”), para completar esta suma de miradas que sin ver tanto ven.

Es éste un “libro petaca”, ya saben…esa botella de metal ancha y plana que puedes guardar en cualquier bolsillo y de la que puedes echar un trago en cualquier momento. Son de esos libros que están abiertos para momentos breves o entre lecturas más densas que al finalizar necesitan un respiro (un trago de la petaca) por parte del lector. Éste ha cumplido su función muy dignamente.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: