La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

9 mayo, 2017

Recursos inhumanos – Pierre Lemaitre

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 9:42

clip_image001

Ésta es una novela muy actual, una historia salida de la crisis económica que nos azota desde hace ya tantos años. Es la historia de un hombre, Alain Delambre, cercano ya a la sesentena , directivo de una empresa, en paro desde hace unos años y que no encuentra salida al estado de angustia que vive debido a esa situación laboral. Cuando es despedido de un trabajo “no adecuado a su capacidad laboral” encuentra la oportunidad de volver a su rango profesional si acepta la peculiar oferta que le ofrece una empresa de alto nivel. Tan solo hay un problema: para acceder a ese trabajo nuestro protagonista tendrá que aceptar participar en un juego de rol. Esa manera de acceder al ansiado puesto de trabajo presenta unos problemas de moralidad que Delambre está dispuesto a olvidar, pero no así su esposa. A partir de ahí la novela , con alto contenido social, se reviste de un tinte familiar y de una serie de condicionamientos éticos entre los miembros de la familia que elevan el nivel de la historia. Así sigue sucediendo cuando el protagonista decide quemar las naves, tirar la casa por la ventana, echarse p’alante, y otras expresiones similares que sirven para indicar que alguien se lo juega todo a una carta dejando detrás un rastro de confusión y pesadumbre en quienes forman parte de su mundo. Esa actitud que se resume en un verso de Shakespeare, que Lemaitre utiliza, y que además es el título de un libro de Javier Marías: “Mañana en la batalla piensa en mí”. Delaimbre ha decidido participar en ese juego y lo va a hacer con todas las consecuencias. Así lo hace, desatando una situación imprevista con la que acaba la primera parte de esta historia.

Hasta entonces el libro me estaba gustando, mantenía el ritmo, incorporaba elementos nuevos, acompasaba la historia personal del protagonista con la de otros secundarios (ese amigo Charles…). Cuando estalla la situación la novela se convierte en una historia más de acción que de suspense, el ritmo se acelera en demasía, la repetición de situaciones se sucede y, para mi gusto, la novela pierde parte de la calidad y el atractivo que había tenido en la primera parte. Pero ya se sabe que en cuestión de gustos no hay nada escrito.

A %d blogueros les gusta esto: