La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

17 abril, 2017

Del azahar y el jazmín

Filed under: Por el pueblo,Retales de recuerdos — Nicolás Doncel Villegas @ 10:56

 

clip_image002Si hay dos olores de flores (fragancias florales iba a escribir, pero me ha resultado demasiado… ¿cursi?) que me resultan agradables son las del azahar primaveral y la del jazmín estival. No sé si el ser flores blancas tendrá algo que ver en esa común preferencia. Lo que sí sé es que esos aromas limpios, blancos, de una suavidad que nunca empalaga el olfato (como la abrumadora dama de noche) son una delicia para las mañanas de abril o los atardeceres de julio. Quizás ese gusto por ambos olores venga determinado en parte por el recuerdo de la niñez. En el patio de la infancia uno se daba el relevo con el otro. El cerco de flores de azahar que circundaba el naranjo cubriendo el suelo era seguido en el tiempo por las flores de jazmín que se abrían al atardecer; éstas eran cogidas con delicadeza para hacer con ellas un “manojito”, utilizando un alfiler que se pinchaba sobre el vestido femenino, o eran colocadas sobre las mesitas de noche para espantar a los fastidiosos mosquitos que al anochecer salían del pozo del mismo patio.

Viene todo este asunto de aromas florales y recuerdos con ellos relacionados a cuento de una observación y una duda que en este tiempo de naranjos en flor me vengo haciendo. Un parque y dos calles contiguas a la que vivo se adornan con naranjos. Unos fueron podados hace unos meses de manera artística dándoles una forma redondeada mientras que otros no fueron sometidos a tal poda. Observo que aquellos que lucen su redondeada forma esconden sus flores entre la apretura del corte que el jardinero realizó; el azahar debe andar escondido entre el verdor de la vieja hojarasca porque en el suelo hay testigos de ello. Por el contrario, los que no fueron podados lucen abiertamente sus flores en los nuevos tallos y entre las hojas recientes de un verde casi transparente. Como no soy experto en botánica ni en jardinería desconozco si la acción de esa poda determinará una mayor o menor floración; lo que sí es evidente es que los que no fueron tocados por la mano del hombre se muestran más amables en su exhibición floral.

A %d blogueros les gusta esto: