La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

3 abril, 2017

En El Vergel biberón no has de beber

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 11:20

 

clip_image002En esta capilla que llamé “Menú del día” llevo años dejando comentarios sobre noticias de rabiosa actualidad, que diría el tópico periodista de años ha. El comentario de hoy es cien por cien Menú del día pues está compuesto por una ración vegana y un biberón de leche de vaca.

Resulta que en un restaurante vegano de Tarragona, nombrado con el hermoso topónimo de El Vergel, ese lugar de bellas flores y árboles frutales, tienen prohibido que las madres den a sus criaturas el biberón con leche de vaca. Así lo hacen constar en un cartel que luce en la puerta del establecimiento y así se lo hicieron llegar, mediante discreta nota, a una madre que incumplió la estricta ordenanza vegana del restaurante. La madre se sintió humillada y lo hizo público en una red social de comentarios sobre este tipo de locales.

Mientras leía la noticia más aumentaba mi incredulidad. Hasta qué limites puede llegar la estupidez humana. Me exaspera cada vez más la radicalidad de estos nuevos grupos defensores de una verdad que hacen suya de manera tan absoluta que pueden llegar a hacernos creer a los demás que somos unos asesinos de animales, destructores de la naturaleza, pecadores de sus dogmas, etc.

Y mi exasperación culmina cuando leo la respuesta del local a la madre que tuvo el atrevimiento de dar un biberón a su hijo y sentirse humillada cuando los guardianes de la fe vegetal la llamaron al orden: “Las madres verdaderamente humilladas son aquellas violadas durante toda su vida para tener bebés que son robados y descuartizados para que los humanos les arrebatamos la leche que era para ellos: estas madres son las vacas, ovejas y cabras, víctimas del biberón de su hijo”.

Termino de leer y lo que era exasperación, irritación y enfado, se va transformando en una sensación de incredulidad. No puede ser, me digo a mí mismo porque no tengo nadie cerca en ese momento, que la fuerza de una idea aglutine a grupos de gentes para defender esa idea contra cualquier pensamiento universal, contra el progreso de la humanidad, contra una mínima racionalidad… Luego vuelvo a pensar que quizás el equivocado sea yo, que así comenzaron su andadura ciertos grupos religiosos o políticos y llegaron a ser los dominantes en nuestro mundo de hoy. Quizás dentro de unos años nuestra sociedad se rija por los principios del Orden Vegano, de la Hermandad de la Perrolatría y similares. Afortunadamente, cuando tal suceda, espero no estar Aquí.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: