La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

12 marzo, 2017

Mágicos líquidos diluidos en agua

Filed under: Media cosecha — Nicolás Doncel Villegas @ 11:35

Los sábados que me pongo la ropa de labriego, mientras me encamino a la tierra cultivada, intento aumentar la afinidad de la persona con la tarea escuchando en la radio del coche el programa Agropopular, de la Cadena COPE. Escuchar un programa sobre asuntos agrarios en la conservadora cadena de radio aumenta esa afinidad pues el mundo agrícola suele ser tradicional y conservador, excepciones aparte como las del sindicalista Diego Cañamero que lleva la revolución en sus ideas y llamativas camisetas.

clip_image002

Vamos a “tratar” el trigo. El uso del verbo tratar para designar la acción por la cual el trigo es rociado con herbicida no sé si será académicamente correcta pero es la que llevo oyendo y usando desde hace muchos años y con la cual nos entendemos por estos parajes. Hay en el diccionario de la RAE algunas acepciones que podrían justificar tal uso:

11. tr. Quím. Someter una sustancia a la acción de otra. Tratar agua con azufre.

12. tr. Tecnol. Someter una sustancia o material a un proceso para purificarlo, analizarlo o darle otras pro-

piedades. Tratar los aceros.

La número once bien podría ser válida puesto que agua y productos químicos (con perdón ecológico) se usan en el proceso. Y en la número doce algo hay también puesto que sometido el trigo a las sustancias anteriores deviene un estado de “purificación” como es la desaparición de las malas hierbas.

La mañana es magnífica. De los diez grados llegaremos a los veintidós. El campo presenta un aspecto de primavera plena. Camino por las rodadas que deja el tractor para ver la fogosidad de la hierba de hoja ancha con la que hoy peleamos. Las lluvias de la semana pasada y los días soleados que han venido después han hecho que descuellen por encima del trigo, sobre todo los vistosos jaramagos de flores amarillas. Le pregunto a P. si “las hemos cogido a tiempo” pues tengo la sensación de que nos hemos descuidado unos días. Me comenta que es el momento oportuno y que el “producto” hará su efecto antes de que sigan apoderándose del valor añadido que en forma de urea le administramos al trigo hace un par de meses. Qué así sea y que dentro de unos días comiencen su afligimiento, la pérdida de su poderío vital causado por esos mágicos líquidos diluidos en el agua de los depósitos del tractor y que se desprenden como una fina lluvia de los alargados y articulados brazos mecánicos encargados de tratar el trigo con esa rociada letal para las hierbas.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: