La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

4 marzo, 2017

Se fue la mentirosa primavera

Filed under: Por el pueblo — Nicolás Doncel Villegas @ 11:05

 

clip_image002Se fue la mentirosa primavera de hace unos días. Desapareció ayer cuando el cielo mañanero se cubrió de una niebla plomiza y envolvente. Al atardecer, un viento de nervio trajo los primeros chubascos, rivales un sol al que le costaba marcharse, y entre ambos se asomó el multicolor arco iris. Ya entrada la noche el refulgir de relámpagos iluminó Sierra Morena y descargó un corto pero intenso aguacero. De madrugada la lluvia comenzó a caer plácida, con ese ritmo acompasado capaz de producir uno de los sonidos más sugerentes que la naturaleza es capaz de producir. No conozco a nadie que se queje, nadie a quien le moleste escuchar cómo cae la lluvia cuando se está confortablemente acurrucado en la cama, entre duermevelas y despertares sin sobresaltos. Se acopla ese sonido a la vida sin molestar, “como el que oye llover”, dice la expresión popular. Y así sigue mientras esto escribo. He mirado el pluviómetro y ya sobrepasa los quince litros. Me he asomado al balcón y he visto el canalón desaguar por la boca de dragón. El chorro cae y se difumina en un fondo gris en el que destacan los tejados mojados, los enhiestos cipreses y las chimeneas de ladrillo. En la más baja de ellas no distingo las cigüeñas que llegaron hace unos días con la falsa primavera. Estarán, también, acurrucadas en su gran nido. Por un momento la lluvia casi ha cesado. No se oyen las canales, tan solo el ruido amortiguado de algún coche que pasa lento y el sonido metálico de la reja del escaparate de la tienda de chucherías que la vecina acaba de abrir. Han sido tan solo un par de minutos, una transición efímera, como una llamada de atención al que escribe, porque ahora la lluvia vuelve a apretar; es ésa una expresión que me retrotrae a la infancia, cuando los chaparrones parecían más violentos que ahora, como si la edad distorsionase la intensidad de los hechos como parece distorsionar la distancia o el paso del tiempo. Miro la predicción meteorológica; anuncia una mañana de agua. Bienvenida sea.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: