La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

31 enero, 2017

Disco que en el fango su vida acaba

Filed under: Por el pueblo — Nicolás Doncel Villegas @ 10:12

clip_image002

La cuneta se adorna con incontables botellas de agua, bolsas de plástico, latas de refresco y cerveza … Predominan las marcas blancas en latas ya descoloridas por el paso del tiempo, las botellas de agua se muestran arrugadas y retorcidas, las bolsas se engurruñan resistiéndose a desaparecer. Son los elementos que reflejan la capacidad humana para emporcar el ambiente en el que vive, los testigos de que el hombre es capaz de llenar de mierda (con perdón) su propio hábitat más cercano. Porque estoy hablando de una cuneta que se adentra casi en el pueblo, arrastrando todo esa inmundicia, como queriendo devolverla al lugar del que salió y a las gentes que a ella la llevaron.

Bien, dejemos el discurso de ecologista y pasemos a lo que venía a contar. Hace pocos días, paseando junto a esa cuneta de la que antes hablaba, con el sol ya escondido tras el Cerro Morrión, entre la vieja porquería plástica antes citada, más algún envase de yogur y alguna cajetilla de tabaco, observo la presencia plateada, casi refulgente, de un disco compacto. Es un elemento extraño en ese escenario y por ello llama mi atención.

Los CDs son para mí el eslabón perdido de la evolución en almacenamiento musical. Fui un joven de cinta de casete y disco de vinilo. Alargué el uso de ambos todo lo que pude hasta que la técnica y la modernidad me impusieron el disco compacto. Pero nunca me encontré a gusto con él. Por ello, en cuanto pude, en cuanto la técnica y la modernidad (ésas que vuelan más que corren) me lo permitieron, sustituí al CD como base de almacenamiento de música, imágenes, etc. por otros formatos; físicos, como el pendrive, o virtuales como la nube o el podcast. Dada mi escasa querencia por esos discos no me extrañó verlos colgados en balcones, cual vulgares espantapájaros de policarbonato plástico, tratando de ahuyentar a las plumíferas aves con el refulgir de su brillante capa de aluminio. Lo que no esperaba era verlo en una cuneta, entre el barro y la maleza.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: