La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

29 noviembre, 2016

El mendicante hombre de palo

Filed under: De libros — Nicolás Doncel Villegas @ 15:54

clip_image001Hacía ya tiempo que no encontraba una de esas curiosidades que la lectura proporciona y que se enlazan con el quehacer diario, con la rutina de la vida o con alguna charla intrascendente. La última de esas relaciones es la que ahora cuento.

Sea por hache o por be, expresión esta que me parece muy absurda, pero que de cuando en cuando no puedo obviar, en los últimos tiempos he hablado, o escrito en esta Girola, del asunto de la mendicidad. Pues bien, nada más comenzar a leer la novela de Manuel Mujica Laínez titulada “El laberinto”, que cuenta la supuesta vida de Ginés de Silva, el mozalbete que aparece en el cuadro de El Greco llamado “El entierro del señor de Orgaz”, aunque en realidad quien aparece en el cuadro es el hijo del pintor, el autor nos dice que Ginés nació en la calle toledana “El hombre de palo”, y que “la calle adeuda su nombre a un monstruo mecánico al cual dicen que albergó…”. Tal autómata parece ser que fue ingeniado por Juanelo Turriano, arquitecto y relojero del emperador Carlos, el cual “ideó un muñeco de traza y estatura humanas, movido por relojerías sutiles, que iba y venía de su casa a la arzobispal, en busca de la merienda.”.

Poco más se sabe de ese “robot” de madera por la novela. Incluso el protagonista dice no haberlo visto, aunque sí haber sentido su presencia en la oscuridad de una noche invernal. Así que intrigado por la construcción del hombre de palo, aunque el que fuese “de su casa a la arzobispal, buscando la merienda” ya da una pista del porqué de su existencia, busco información sobre él. Y ahí está la relación: el autómata, según cuenta la leyenda, fue ideado por el ingenioso Turriano con el fin de recolectar limosnas cuando éste quedó en la miseria. Un limosnero, un pedigüeño más que añadir a los numerosos mendicantes que en aquellos siglos había en los reinos españoles. En este caso, no uno de carne y hueso sino de madera, que no de acero, toledana.

                                                                               ************************

PS. Vi “El entierro del señor de Orgaz” en una de mis visitas a Toledo. Llegué temprano a la iglesia de Santo Tomé sabiendo que era lugar muy visitado. Ahora, con motivo de la lectura de “El laberinto”, he visto un par de vídeos en You Tube sobre el cuadro. En uno de ellos se cuenta que la famosa pintura de el Greco está situada sobre la tumba del señor de Orgaz y que en el año 2001 se realizaron excavaciones para que el enterramiento fuese visible a los visitantes. Pues bien, tales excavaciones se llevaron a cabo siendo párroco de la iglesia de Santo Tomé don Demetrio Fernández López, actual obispo de Córdoba, al que vi llegar un día de visita a mi colegio cuando fue nombrado en tal cargo hace varios años. No tuve ocasión de saludarlo pero si tal cosa ocurriese hoy le hubiese preguntado qué sabía del mendicante hombre de palo toledano y qué se siente al ser custodio de una de las, para mí, grandes obras de la pintura española. Nada, curiosidades de la vida.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: