La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

4 noviembre, 2016

Pureza – Jonathan Franzen

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 15:49

 

clip_image002Es Pureza una novela extensa, de las que hay que encarar con calma, tomándose un tiempo en la lectura de cada una de las partes que la componen, incluso intercalando otras lecturas más breves entre cada una de esas partes. Tanto es así que cuando acabé de leer el primero de esos capítulos (por llamarlo de alguna manera), el titulado “Purity en Oakland”, aparqué la pureza de Purity para leer “La ley del menor” (Ian McEwan). Y cuando concluí con el segundo capítulo, “La República del Mal Gusto”, dirigí mi vista lectora hacia “Blitz” (David Trueba). No es algo que haga normalmente pero, en este caso, ese entremezclar lecturas no te distrae del seguimiento de la obra. Porque esas dos primeras partes de “Pureza” son como dos novelas breves en sí mismas. Dos historias que se engarzan con un personaje, Andreas Wolfe, que conocemos de pasada en el tiempo californiano actual, y del cual nos empapamos siendo él un joven alemán, hijo de la aristocracia comunista de la Alemania del Este. En esa segunda parte Pi desaparece para volver a aparecer en la tercera, “Demasiada información”, como personaje secundario en un entramado de matrimonios rotos, controversia periodismo-internet, historias cercanas al disparate donde se mezclan amor y seguridad nacional… y un final de sospecha y misterio familiar que te invita a seguir leyendo sin pulsar pausa como sucedió en los dos primeros capítulos.

A partir de ahí la historia se engarza con unas miradas al pasado de esos personajes, unas certeras analepsis que nos muestran esa galería de personalidades tejida con esmero dentro del argumento de la obra, un escenario colectivo en el que son las individualidades quienes cargan con la trama, con sus dramas y sus aventuras, sean en Bolivia o en Denver. En esas vivencias, tras la pureza de lo que se hace o se piensa, siempre hay una parte oscura, un lado impuro que todo ser humano esconde. Y como la novela es larga en número de páginas hay que dar un tiempo para que la historia tome un cuerpo único, para que uno engarce los primeros capítulos, esos que pareciesen obritas dentro de la gran obra, hasta hacer una lectura continuada basada en un solo eje. Sobre ese eje girarán el exceso de poder de los medios informativos, la dificultad de la coherencia en el mundo actual, el choque de los egos, la sociedad de internet y del capitalismo salvaje, los gurús tipo Assange, la sociedad global confrontada con la policía política de un antiguo país comunista, etc.

Personalmente, cada vez me cuesta más concluir estas lecturas maratonianas, estas historias que quieren ser la gran novela americana, la gran novela francesa…Debe ser, también, la influencia de lo breve e instantáneo que esta sociedad de twits y wasaps transmite continuamente. Es por ello que uno se lo plantea como un reto cuando agarra un libro tan voluminoso como este Pureza. Y una vez acabado uno siente la satisfacción de haber leído una gran obra literaria.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: