La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

16 octubre, 2016

Sin control

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 9:26

clip_image0011. Al ser maestro sustituto (me sigue sonando mal ese calificativo; debe ser por la cacofonía de la repetitiva t) estoy entrando en muchas de las aulas del colegio. Es curioso observar las diferencias en las distintas mesas de las maestras, la disposición del material escolar, los cachivaches que “adornan” esas mesas y las pequeñas mesas auxiliares, etc. Al haber estado en cursos anteriores en esas aulas comparo la distribución actual con la que tenía yo entonces y me entretengo haciendo un ejercicio de ficción sobre lo que veo y lo que somos.

2. Estando de apoyo me cuenta un alumno sus experiencias en el colegio concertado en el que estuvo antes de trasladarse a éste. Nunca he creído a pie juntillas (qué apropiada me parece esta locución adverbial) todo lo que cuentan los alumnos (sobre todo, algunos). Pero siempre hay algo de verdad en lo que cuentan. Éste me contó también que de mayor quiere ser controlador aéreo. Le dije que me avisara en qué torre de control trabajaba para no tomar ningún avión en ese aeropuerto. Ambos nos reímos y dimos por concluida la jornada lectiva.

3. El jueves estuve en la Delegación de Educación. Fui a entregar los papeles de mi jubilación. En realidad eran los terceros papeles (primero fue la solicitud, luego hube de mandar un fax confirmando que me daba por enterado de que el proceso estaba abierto) relacionados con el asunto. Recordé aquellos años en los que tenía que echar otros papeles: solicitudes para participar en concursos de traslados, hojas de servicios que había que adjuntar… Tiempos lejanos en los que todo se hacía con papel pues no había medios informáticos (sí, no existía Internet) y había que comprobar los destinos en los incontables folios pinchados con chinchetas en los tablones de esos pasillos que el jueves pisé, seguramente, por última vez.

4. En estos tiempos educativos tan problemáticos por el acoso escolar (desterremos el bullying, como hecho y como extranjerismo), con esa niña golpeada en un colegio de Palma, recuerdo la “violencia” permitida, asumida, en aquellos años escolares de mi infancia. Y leyendo me encuentro con el párrafo que viene en el siguiente punto de estas Tizas. Casualidades de la vida y la lectura.

5. Conduje hasta la escuela primaria y estacioné el coche frente a la entrada principal, al otro lado de la calle. Veinte minutos después comenzaron a salir: un torrente de trescientos críos alegremente enloquecidos, parloteando con regocijo, intercambiando fantásticos insultos, obscenidades ilustradas y espaciosas, atacándose mutuamente con mochilas de libros y gorras de punto.

Ruido de fondo – Don DeLillo

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: