La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

13 septiembre, 2016

La tierra que pisamos – Jesús Carrasco

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 16:53

 

clip_image002

Desde que leí “Intemperie”, la primera novela del autor, me hice carrasquista. Cuando he leído ésta segunda me reafirmo en esa afiliación. No voy a comparar ambas obras. Pero tanto una como otra han sido de mi agrado.

“La tierra que pisamos” es una ucronía. No en el sentido estricto del término, pero sí es una reconstrucción histórica en la que el lector cree adivinar un tiempo y unos hechos que pudieron haber sucedido en esta España nuestra, en la Extremadura del autor, escenario ahora bien definido y citado a diferencia de lo que sucedía en Intemperie.

Basándose en una triple trama, con dos personajes que dan cohesión al argumento, Carrasco escribe una historia de rebeldía y dolor. Cierto que en esa historia no hay lugar para grandes descubrimientos, para virajes extremos que despierten al lector con un sobresalto. Tampoco son necesarios; uno va conociendo el presente y el pasado de manera perfectamente entrelazada. Uno va descubriendo la miseria de los que viven colonizados y la podredumbre moral de los colonizadores, las glorías del Imperio ganadas con la muerte de los hijos y la sorpresa violenta de los hijos de ese imperio cuando llegan a la tierra que pisamos.

En ese último aspecto, el de la violencia ejercida por los vencedores de gentes que vivían en un mundo rural ajeno al devenir de los grandes hechos históricos (la guerra), esta novela me recuerda a otra leída no hace mucho tiempo. En ambas, la otra es “El informe de Brodeck”, un hombre es sacado de ese mundo en el que el paisaje, la tierra, es un elemento esencial de su vida para convertirse en un ser pisoteado física y moralmente por el torbellino de los campos de concentración. Pero esa violencia está también latente para el personaje femenino, esa mujer que sin saber por qué (aunque ella lo sabe y el lector también) asume el riesgo de convertirse en nadie, siendo como es parte de la clase dirigente, al saltarse las normas de lo establecido por los “suyos”. Todo ello se podría resumir en el siguiente párrafo: “Jamás pensé entonces que tendría que vivir un momento como éste. Asistir a la voladura de mis propias certezas, que no eran muchas, pero sí firmes. Con la muerte de Thomas, también cayó Dios. De nada me sirvió en aquel momento, el más triste de mi vida. No vino en mi auxilio, ni me reconfortó. Sencillamente, no pude encontrarlo entre las fumarolas que sucedieron a la batalla. Y la patria, aquel sustento, con sus mitos y sus heroicos próceres. Pura morfina para separarnos de los otros, que también son hombres, cuyo sometimiento ahora me resquebraja. Me dejo caer cuando entiendo que solo el dolor nos hermana. El peso de mi conciencia, mi humanidad, me invitan a retorcerme junto a ellos sobre la fresca hierba.”

Dicen que la segunda novela es la más difícil para un autor que tuvo enorme éxito con la primera. He leído críticas negativas (por parte de críticos profesionales) de esta novela. Mi opinión, como ya quedó dicho, es más que favorable. Tanto por la historia contada como por la manera de hacerlo.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: