La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

5 agosto, 2016

La realidad me inventa

Filed under: Diálogos de blog en blog. — Nicolás Doncel Villegas @ 9:11

clip_image002Nicolás: El aumento de la realidad es tan antiguo como la Humanidad. Y, a veces, muchas veces, ese aumento distorsiona tanto esa realidad que crea una magnífica ficción. En la literatura sucede a menudo. Y en otras artes también. Qué son si no las magníficas pinturas rupestres de Altamira o las esculturas de muchos pórticos de las iglesias románicas. Los fuegos artificiales son un aumento colorista y festivo de la realidad sonora de otros fuegos y disparos. El constante fotografiar lo que tenemos a la vista (ésa que cada vez utilizamos menos), la visión de la vida y los actos de Alonso Quijano, el contar de manera tan breve como ortográficamente disparatada (con dibujitos que exageran emociones) lo que estamos viviendo en cualquier momento del día, aunque sea una simple intrascendencia, el Jardín de las Delicias de Jheronimus Bosch, etc. son aumentos de esa realidad.

El asunto de la búsqueda de los Pokemon más que un aumento de la realidad me parece un entretenimiento simple, un pasatiempo para mentes distraídas, como esas noticias insulsas que aparecían en verano cuando en verano no estábamos liado con la formación de gobierno (aunque quizás eso también sea un aumento de la realidad).

*****************************

Sobre este asunto de la realidad y el tiempo (el presente y el que está por venir) leyendo el libro de Fernando Savater, Las preguntas de la vida, hay un capítulo titulado Perdidos en el tiempo que el autor cierra con unos versos de Jorge Guillén:
Soy, más, estoy. Respiro.
Lo profundo es el aire.
La realidad me inventa.
Soy su leyenda. ¡Salve!

Pues vaya con las preguntas de la vida; desde siempre creyendo que inventamos la realidad, que la aumentamos o la disminuimos para nuestra satisfacción o para acallar nuestra conciencia, que la distorsionamos por gusto estético, etc. Y ahora… “La realidad me inventa.”. Toca pensar si soy la consecuencia de la realidad que me rodea. Y la temperatura subiendo.

Sap: Nicolás, no creo que ni el más recalcitrante enemigo de Savater –a no ser que provenga de los estratos del dogma– pueda poner una pega a este libro: “Las preguntas de la vida”. Creo que sería un magnífico ejercicio releerlo, pero esta vez libreta y boli en mano, para contestar las cuestiones que plantea al final de cada capítulo, ¿no te parece?

Nicolás: Querido Sap, los más recalcitrantes enemigos de… quien quiera que fuese, siempre se han cocido en algún caldo dogmático. Y si lo son de Savater, mucho más.
Es por ello que desde unos año acá decidí no tener enemigos, sólo conocidos indiferentes.

En cuanto a lo de coger boli y libreta para la relectura de Las preguntas de la vida, no te lo recomiendo. Puede comenzar siendo gratificante pero resulta agotador. Y además, demasiadas preguntas quedan sin respuestas.

Sap: ¡Hombre, Maese! Es que como bien sabes, parece que está en la genética de la filosofía el no ofrecer respuestas –labor de la que se encargan la ciencia y la religión– sino antes al contrario, plantear nuevas preguntas a una pregunta inicial, tal una hidra de siete cabezas que se multiplicase en cada contestación.

Mi propósito con el libro de FS era por tanto, muy modesto; pero como bien dices, seguramente arduo dada la ingente cantidad de preguntas que plantea en cada capítulo.

En Blog de Antonio Muñoz Molina: Realidad aumentada

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: