La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

29 julio, 2016

Crónicas vikingas 9 – Kristiansand: el sueño del museo

Filed under: En otro lugar — Nicolás Doncel Villegas @ 8:42

                                                                                                                              13 de julio de 2016

clip_image002En nuestro andorretear por las calles de Kristiansand nos encontramos con el Kunsthall, un museo de arte contemporáneo. Tiene tres plantas dedicadas al arte moderno noruego: esculturas y pinturas en las plantas 2ª y 3º, y salas de vídeos experimentales en la 1ª planta. En una sala se proyecta un vídeo sobre dos paredes que forma un ángulo recto. Hay que entrar descalzos o cubriendo el calzado con esas protecciones que usan en hospitales. Grandes cojines en el suelo invitan a tenderse para ver la proyección. Lo hacemos y la combinación de imagen y música aumenta la capacidad reflexiva, relaja el cuerpo y el alma hasta el punto de correr el riesgo de quedar dormido.

Regresamos al barco, no sin antes detenernos en un hermoso rincón portuario con terrazas calentadas por esas estufas que en España se usan en pleno invierno. Pedimos cerveza noruega. Un vaso de medio litro (no hay riesgo de que se caliente) por cabeza y noventa coronas noruegas por vaso (unos doce euros). Demasiada cerveza y demasiadas coronas. Al lado hay un local en el que se venden los productos típicos de la zona y recuerdos. Tras algunas compras nos embarcamos.

Por la noche, en el restaurante, hay fiesta italiana. Mientras cenamos ponen por la megafonía “O sole mio”, se agitan las servilletas blancas, la gente hace la conga, los camareros sacan a bailar a los comensales de las mesas a las que atienden, otros camareros se marcan un número de baile desde el piso superior del comedor… El camarero que atiende nuestra mesa (la 177) se llama Alexánder. Me comunica que hoy es cena italiana y mañana cena de gala. Entablo una conversación con él y le comento que no lo he visto bailar con sus compañeros. Sonríe y señala sus pies mientras comento algo sobre el cansancio. Asiento y me cuenta que tiene jornadas de once horas de trabajo y que sólo descansa un día a la semana. Cuando la cena ha terminado le pido que se haga una foto con nosotros.

clip_image004

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: