La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

22 julio, 2016

Crónicas vikingas 4 – De Hellesylt al glaciar Briksdal: naturaleza plena

Filed under: En otro lugar — Nicolás Doncel Villegas @ 9:54

                                                                  11 de julio de 2016

clip_image002 clip_image004

Me he despertado temprano debido a un ruido extraño en el camarote. Hemos quedado en desayunar a las siete porque toca excursión al glaciar Briskdal. Subimos a cubierta y comprendo el por qué del ruido que me ha despertado antes de que suene la alarma del móvil. Ha sido la maniobra de atraque en el fiordo de la pequeña localidad de Hellesylt. La vista, desde la cubierta, es espectacular, de una extraordinaria belleza. Desayunamos observando el paisaje que nos rodea. El desayuno alimenta el cuerpo, las vistas nutren el espíritu con una satisfacción de enorme placidez.

Dejamos el barco y subimos en el autobús que nos llevará hasta los pies del glaciar. Nada más iniciar el camino un enorme torrente de aguas turbulentas desciende desde la cumbre hasta el fiordo. La ruta discurre por valles y paredes rocosas escarpadas entre las que reposan lagos de agua verde esmeralda que se dan la mano con las aguas azuladas del fiordo del Norte. El contraste colorista entre esas masas de aguas tranquilas se complementa con las innumerables cascadas que caen sobre ellas desde las masas pétreas que se levantan de manera vertical. Algunas cascadas son tenues cortinas de agua que se precipitan desde alturas vertiginosas; otras, por el contrario, son cataratas estruendosas que levantan crestas de aguas transparentes. Unas y otras forman arroyos y ríos que buscan la paz del fiordo. Aguas, montañas y vegetación, de verdes tan diversos como intensos, componen un paisaje difícil de escribir porque tal naturaleza abruma y cohíbe la capacidad de contar lo que los sentidos perciben.

El guía nos cuenta leyendas y tradiciones de la tierra, nos habla del carácter tranquilo y solitario de las gentes de la región, de los caballos fiorines que pastan ajenos al paso de los viajeros, de las labores agrícolas cuando a las granjas no había llegado la mecanización, etc. Llegamos al lugar en el que la carretera acaba. Comenzamos la caminata hacia el glaciar, unos cuarenta y cinco minutos de subida por un sendero con tramos de cuestas empinadas y otros de camino llano en los que mi santa y yo aprovechamos para tomar un respiro. El sendero se adorna con una vegetación frondosa en la que se mezclan abundantes helechos con una arboleda de fresnos, arces y tilos. Entre las paredes rocosas asoman vistosas campanillas de diversos colores, destacando las de un rosado intenso. El torrente que desagua el glaciar se precipita formando cortinas de agua espolvoreada que el viento arrastra hasta el sendero refrescando el cuerpo sobrecalentado de quienes ascendemos la pendiente. En el último tramo hay carteles que informan del retroceso del glaciar desde hace casi doscientos años. Culminado el ascenso observamos como la lengua glaciar parece colgada de la ladera montañosa a pocos metros de los visitantes. Admiramos esa enorme masa de hielo azulado que se funde formando una pequeña laguna de aguas tan frías que sobre ellas flotan pequeños trozos de hielo glaciar. Rodeado de montañas en las que la nieve sigue generando cataratas el conjunto natural empequeñece aún más a los que hemos subido hasta allí. La grandeza de la orografía y de la naturaleza le hace a uno sentirse un ser insignificante.

Comienzo a descender junto a mi santa. Los niños y las niñas, más jóvenes y en mejor forma física, siguen haciéndose fotos. Hemos decidido adelantarnos para hacer algunas compras en una tienda de recuerdos que hay en la zona de aparcamientos. La bajada, más cómoda y relajada, permite disfrutar aún más de la extraordinaria belleza del lugar. Nunca había visto unos paisajes naturales de tal grandiosidad y hermosura.

clip_image006

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: