La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

9 junio, 2016

Un catálogo de extrañezas

Filed under: Por el pueblo — Nicolás Doncel Villegas @ 16:31

clip_image002Salgo de casa, temeroso porque los meteorólogos anuncian calorina, y me encamino al trabajo.

A pocos metros, en una esquina, dos hombres mayores se encuentran y se besan en la mejilla. ¿Hermanos? ¿Primos? Han llamado mi atención porque los varones de esa edad no recurren al beso sino hay entre ellos una relación familiar. Deben de llevar un tiempo que no se ven, aunque vivan en el mismo pueblo. El paseo matutino, uno de ellos se acompaña de un perro, les debe haber llevado a ese encuentro imprevisto.

Les dejo con su diálogo atropellado y en la siguiente calle un gato de pelaje gris galena, metálicamente brillante, me observa con su mirada inmóvil. Hay algo en el felino que llama mi atención; lleva un collar con un cordel que se adentra por la ranura de la puerta entreabierta de la casa en la que debe vivir su dueño. ¿A quién se le ocurre atar un gato como si fuese un vulgar cánido perruno? “Cosas veredes, amigo Sancho, que farán fablar las piedras.”, dicen que escribió don Miguel. Que no lo hizo, dicho sea de paso.

Ante tales casos de extrañezas (subjetivas, bien sûr) sigo mis pasos con el temor no sólo a la calorina sino a que otros fenómenos de tal naturaleza me esperen en el trabajo. Y así es. Más que en el trabajo es en el exterior del mismo. Concretamente la acera y calzada de las afueras del colegio que se adornan con espléndidas y frondosas moreras en plena producción de moras. No sé por qué ley de la botánica, u ordenanza municipal, el suelo de la zona izquierda de la fachada se encuentra cada mañana limpio de frutos. En cambio, el de la zona derecha (según se mira el colegio) se ha convertido en un fangal de moras pisoteadas que se adhieren al calzado como si tuviesen la intención de atraparte y no dejarte entrar al recinto escolar.

Hechos extraños, que sin ser sobrenaturales, llevan a la reflexión. Hombres mayores que se besan castamente, gato con collarín y cordel, moras que parecen no respetar la ley de la gravedad y el espacio físico – temporal, la imagen que acompaña este comentario, etc. Ya saben: cosas veredes…

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: