La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

28 mayo, 2016

El mar–John Banville

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 10:41

 

clip_image002 Gran parte de esta novela la leí frente al mar. Y aunque había gente a mi alrededor, ruidos de conversaciones, sonidos de olas batiendo en la playa, la lectura me aislaba de mi presente hasta llevarme junto al personaje y podía seguir los pasos en busca de su propio pasado.

El narrador de esta novela es Max Morden, historiador de arte y mezcla de anacoreta y ermitaño actual que nos cuenta de sí mismo algo que define esta historia: “El pasado supone para mí un refugio. Allí voy de buena gana, me froto las manos y me sacudo el frío presente y el frío futuro.”

Esa búsqueda del pasado como refugio tiene dos caminos, dos tiempos. El más lejano es el de la evocación de un verano de su infancia, aquél en el que conoció a la familia Grace. Y con ellos conoció el deseo, el sexo y la muerte. El otro camino, el otro tiempo, es mucho más cercano. Es aquél en el que recuerda la larga enfermedad de su esposa Anna y su manera de enfrentarse a una muerte cierta y próxima. El retiro a ese pueblo costero que permanece en su memoria tiene como finalidad el escribir esa historia que le acompaña. Escribir para saber por qué lo que ha vivido le sigue atormentando con preguntas para las que no encuentra respuestas.

En esa búsqueda de respuestas Banville utiliza una prosa en la que se combina con maestría el uso de la nostalgia y la ironía. Porque si hay un lugar en el que podemos encontrar siempre algo irónico ése es la nostalgia. Y junto a esos dos elementos el autor sumerge a su narrador en dos emociones eternas: el amor y la muerte. La muerte de su esposa, ya comentada, y las de otros dos personajes que conmocionan al lector cuando ocurren de manera tan imprevista. El amor de aquel que se inicia y el amor que se apaga. Y por muy viejos que sean Eros y Tánatos, Banville encuentra algo nuevo que contar. Como lo hace también con los sentidos, sobre todo con el olfato. Los olores están presentes en este relato de evocación, de recuperación de la memoria, como un homenaje proustiano.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: