La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

29 marzo, 2016

Crónica de Semana Santa (6): Carpintería de lo blanco en pleno barroco

Filed under: En otro lugar — Nicolás Doncel Villegas @ 16:30

Me contaba mi padre que los años posteriores a la Guerra Civil, cuando estuvo cumpliendo servicio militar, que Sevilla era una ciudad empobrecida en la que la penuria y el hambre eran señas de identidad. Pero al mismo tiempo hablaba con admiración de lugares como la calle Sierpes, la Campana, la calle Tetuán, los Jardines de Murillo, la Plaza del Salvador… Ahora paseo por esos lugares, setenta años después de que él los anduviese. En la Plaza del Salvador se encuentra la iglesia homónima, una pequeña catedral que acoge a diversas hermandades cuyos pasos lucen hoy en sus naves ante las miradas de una gran cantidad de turistas y devotos que entran y salen del templo. Magníficos retablos barrocos y tallas, obras de los imagineros Martínez Montañés y Juan de Mesa, entre otros. Un señor trajeado de gris y con medalla de hermandad al cuello explica, con voz algo cascada ya, a una familia catalana la diferencia entre un paso de Cristo y un paso de Misterio. Pienso en el particular vocabulario que se usa en la Semana Santa sevillana (y andaluza en general) y que haría necesario a veces llevar un diccionario temático. De tal forma se podría decir que “al capillita de voz cascada le haría falta la ayuda del aguaó para soportar otra chicotá oral, mientras hace una revirá por el paso hasta llegar al llamador.”

Salimos del Salvador y en Campana ayudo a una señora vestida de negro, pelo cano y longilínea figura que, tras un traspiés debido a uno de los complementos metálicos que se acoplan a las aceras en estos días, ha dado con sus huesos en el pavimento encerado. Si Cristo tuvo Tres Caídas camino del Calvario la señora ha salvado la primera sin consecuencias.

clip_image002Para completar la mañana barroca, paseando por calle Sierpes, encontramos de manera imprevista, en una callejita lateral, la Capilla de san José. Entramos y me encuentro con la exageración del barroco en pleno esplendor. Leo un cartel sobre la restauración que necesita la Capilla e información histórica de la misma. Llama mi atención que “fue construida por el gremio de carpinteros de lo blanco…”. ¿Qué son los carpinteros de lo blanco? Como nunca supe de tal expresión busco información: “Cuando se quería aludir en general a las labores carpinteras en el ámbito de la construcción, se usaba el término carpintería de lo blanco. ¿Por qué “de lo blanco”? Pues porque para la fabricación de vigas, pilares y en general cualquier pieza usada en edificación, se requerían maderas de árboles que se pudiesen escuadrar en piezas relativamente largas y con las fibras lo más paralelas posible al sentido longitudinal, y los árboles más adecuados para ello eran las coníferas, destacando especialmente los pinos. De ahí “lo blanco”, puesto que la madera de conífera, al ser cortada, presenta un color blancuzco, o por lo menos más claro que la de los árboles frondosos o de hoja caduca.”.

Terminamos la mañana caminando por la calle Cuna, repleta de tiendas de ropa y vistosos escaparates que alivian el cansancio de mi santa.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: