La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

26 marzo, 2016

Crónica de Semana Santa (4): Llueve en Omnium Sanctorum pero no en Ikea

Filed under: En otro lugar — Nicolás Doncel Villegas @ 12:17

clip_image002

Cuando una hermandad no sale por motivos meteorológicos (entiéndase: “la jodia lluvia, mi arma”, tal como escuché a un señor que esperaba un desfile procesional) los hermanos de la agrupación sufren tal decepción que algunos bañan en lágrimas el cubrerrostro. Algo de ello debió suceder el martes por la tarde dentro de la iglesia de Omnium Sanctorum. La advocación latina no debe confundirnos pues es éste un templo de características similares a los que vi por la mañana en la caminata por el barrio de la Macarena: templos medievales de construcción gótico-mudéjar que presentan fachadas con arcos apuntados y torres de ladrillos. Esta iglesia de Todos los Santos tiene un campanario con oquedades enrejadas que sobresalen al exterior como escudos protectores. Podría pensarse que un posible repique de campanas pudiese despedir a tan católico elemento de sus fijaciones y hacerlas caer sobre los fieles congregados en la calle.

El cielo se nubla de manera repentina y comienza a llover con delicadeza. La luz de la ciudad cambia y los colores de las fachadas se intensifican; el rojo almagre y el pajizo albero contrastan con el brillo húmedo del ladrillo y la cerámica. El granito de los adoquines se vuelve más resbaladizo. La gente se dispersa con parsimonia y las calles vuelven a tener esquinas. Los nazarenos agarran el cirio con firmeza y, sin romper la disciplina de las filas, tiran del cubrerrostro hacia abajo y aceleran el caminar de vuelta al templo. No veo el paso por ningún lado, luego debe haber desandado el camino penitencial o haber encontrado refugio en alguna iglesia que estuviese en su itinerario. Sigue cayendo fina la lluvia cuando bajamos por una Alameda grisácea en la que Hércules y Julio César contemplan desde sus romanas columnas como muchos abandonamos el callejeo para buscar refugio. Mientras me dirijo al Puente de la Barqueta pienso en otra Alameda, la de Málaga, tan diferente a la sevillana, de vegetación tan exuberante frente a la desnudez vegetal que presenta ésta.

Hay Semana Santa de todas las tipologías: para laicos y creyentes, para penitentes cofrades y penitentes de bulla y callejeo, para vendedores de almendras fritas y capillitas que conocen al dedillo las características de todas las cofradías. Así que llegada la lluvia e interrumpido el proceso cada cual elige caminos diferentes. El nuestro se diversificó en dos: mi santa, con mi hijo y su pareja, marcharon hacia otro de los templos de la vida actual (Ikea), mientras yo preferí quedarme en casa escribiendo sobre lo acontecido en el martes santo.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: