La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

25 febrero, 2016

La ley del menor – Ian McEwan

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 16:33

clip_image002

Quienes trabajamos cara al público (¿y quién no trabaja cara al público?), o mejor dicho, los funcionarios públicos de cualquier tipo y rango, nos vemos abocado en muchos momentos de nuestro quehacer a tomar decisiones que afectan a las personas que están relacionadas con nuestro trabajo. En mi caso decidir, por ejemplo, si un alumno es conveniente que repita un curso o pase al siguiente. Esas decisiones afectan a la vida de esa persona en mayor o menor grado pero no suele ser un hecho transcendente para el devenir personal. La vida es larga y repetir un curso en la mayor parte de los casos es una mota de polvo que desaparece pronto. Otra relevancia adquieren las decisiones que suelen tomar los jueces. Ahí sí que puede haber transcendencia y la mota de polvo puede convertirse en una mancha imborrable.

En ese mundo, en el de la judicatura inglesa, está ambientada la última novela de Ian McEwan. Y bien ambientada porque se nota que el autor se ha asesorado con precisión. La protagonista, una jueza cercana a la sesentena, debe juzgar el caso de un menor de edad, Testigo de Jehová, dispuesto a morir por negarse a recibir una transfusión sanguínea. Es éste un caso típico que hemos oído en más de una ocasión en personas de esta secta religiosa. Y digo secta sin ánimo de ofender porque es el término que el autor usa en el libro.

Junto al caso del menor a la jueza, Fiona Maye, se le presenta otro caso personal. Su marido, desencantado con la vida matrimonial, le hace una curiosa proposición que no desvelaré. Trabajo y matrimonio, ese dúo con el que tantos convivimos y que suele a veces cruzarse.

Sobre esas dos historias construye el autor esta novela que le lee sin esfuerzo. Dos historias en las que la moral, la justicia, la legalidad, el bienestar del menor, el Estado y la religión sobrevuelan sobre la eterna lucha de la Razón y la Fe. Y en esa lucha la toma de decisiones siempre está condicionada por lo imprevisible del futuro, que puede afectar tanto al que juzga como al que es juzgado.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: