La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

10 enero, 2016

Los últimos reyes en el colegio

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 9:24

image1. Volvemos el jueves después de las vacaciones navideñas. Para mí será la última de este tipo. Camino bajo un cielo grisáceo y sobre un adoquinado en el que aún quedan los restos de la cabalgata mágica: papelillos de colores y caramelos espachurrados. Me acerco al colegio y me topo con un pequeño embotellamiento producido por la salida de los coches y un tractor de los aceituneros, y la llegada de otros coches que traen a futuros aceituneros, abogados o poetas a la guardería. Más allá de ese batiburrillo de gentes y vehículos aparece el diáfano y solitario espacio del colegio. La calle vacía es el reflejo más evidente de que los cuerpos de los colegiales se han adaptado al ritmo vacacional y que a la mayoría de ellos la levantada les ha supuesto una auténtica tortura.

Subo las escaleras hacia mi aula. Numerosas pisadas blancas delatan que durante las vacaciones ha habido trajín de albañilería. Dos vallas siguen cortando el acceso a los aseos y a la última clase de la galería. Ésta sigue guardando entre sus paredes el silencio vacacional de los últimos reyes que tanto ellos como yo pasaremos en el colegio.

2. Siguen empeñados en contar lo que les han traído los reyes. Sobre todo por retrasar el momento de volver al trabajo lectivo. Algunas alumnas prefieren no comentar en voz alta sus reyes. En el recreo, en esos momentos de confidencias, algunas me explican el motivo de ese silencio: a ellas los reyes les siguen trayendo algunas muñecas y sus compañeros se ríen “porque nos consideran niñas chicas”. Ya tengo tema para Acción Tutorial. Los reyes han traído pocos libros y mucha tecnología, algo que se repite en los últimos años.

3. Esta afición por la lectura le obligaba a hacer novillos durante semanas, de modo que siempre acababan expulsándole del colegio por unos días, lo que, por cierto, no constituía un gran problema para él, habida cuenta de que en la escuela no hacía más que perder el tiempo.

Sigfrido – Harry Mulisch

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: