La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

24 diciembre, 2015

Árbol o portal

Filed under: Personal — Nicolás Doncel Villegas @ 11:50

Este, que es un país de dicotomías ancestrales (toros o fútbol, Frascuelo o Lagaritjo, Cristiano o Messi, playa o montaña, Ortega o Gasset…), tiene una por estas fechas que, aun yendo a menos, reaparece en conversaciones familiares y en tertulias televisivas: árbol o belén. Este, que es país de tradición católica y belenística también lo es de introducir en nuestra vida cotidiana modas y costumbres de allende la fronteras. Y lo del árbol navideño debió ser una de ellas. Dice la Wikipedia que “parece ser que la primera vez que se colocó un árbol navideño en España fue en Madrid, durante las navidades del año 1870…”. Está bien saberlo porque cualquiera hubiese pensado que tal adorno navideño llegó con la invasión sueca de los años sesenta, y que si para el verano nos dejaron el bikini para navidad… Pues no.

Uno nunca ha sido de abeto navideño, “¡Perdone! Aquí no hay abetos más que en los jardines ridículos. Aquí tenemos el pino piñonero y el pino marítimo…”, escribe Pla sobre el asunto. Y lleva razón. Él habla de su país, del Ampurdán, pero igual se podría extender (todavía) al resto de España. Este sur de Europa no es país de abetos. En mi juventud, cuando se puso de moda adornar los abetos de plástico, mi madre, austera y ahorradora, adornaba un ficus. En mi casa es mi esposa la que se encarga de los adornos navideños y el belén, o el portal, es la estrella. Esta Navidad es el que aparece en la foto. Los ha habido a lo largo del tiempo de diferentes tamaños (acorde con la edad de los hijos) y de más o menos figuritas y elementos belenísticos (río, molino, castillo…). Este año la novedad es uno de esas colgaduras que se ponen en los balcones. No, no me refiero a esos repetitivos Reyes Magos que escalan por un cordel o al gordinflón de Papá Noel con saco incluido. Se trata de una colgadura, que representa el portal con la Familia y el lema Feliz Navidad, adquirido en reciente visita a Sevilla, ciudad que en estos asuntos religiosos y ornamentales es de fiar.

Al igual que los adornos navideños son típicas por estas fiestas las felicitaciones. Todos nos felicitamos de una u otra manera. Antes las tarjetas navideñas viajaban por doquier. Ahora la tecnología las ha suplantado. Las hay por todas las redes sociales con toda clase de mensajes. Yo me he fabricado varias, personalizadas para los distintos tipos de familiares, amigos o conocidos. La dos primeras son imágenes de ornamentación navideña casera, de la que ya he comentado se encarga mi santa; una para los amantes de la tradición católica; la segunda para los que no lo son y prefieren una decoración menos religiosa. La tercera felicitación está basada en una experiencia de escuela y les llegará a los que viven estas fiestas no dejándose deslumbrar por los destellos de las luces navideñas. Quienes lean esto pueden elegir la que prefieran. ¡Felices fiestas!

NAVIDAD     FELICES FIESTAS    2016

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: