La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

27 noviembre, 2015

Fines de semana: Paseando por Sevilla (1/2)

Filed under: En otro lugar — Nicolás Doncel Villegas @ 17:21

El pasado fin de semana viajé a Sevilla. Había visitado anteriormente esa ciudad en cuatro o cinco ocasiones. Esta vez mi santa y servidor no llevábamos a hijos ni padres, tampoco había visitas obligadas que cumplir; tan solo dejarte llevar por los anfitriones. Nos invitaban uno de los hijos y su pareja. No hay itinerarios que planificar, ni pensar qué medio de transporte utilizar, uno se deja llevar y disfruta de lo que ve y lo que se encuentra.

El sábado, la mañana se debate entre nubes imprevistas y un sol tímido que aparece y se esconde. Pasamos por delante de la fachada del Parlamento Andaluz que luce las banderas oficiales y otra, en un mástil aparte, que llama la atención de mis acompañantes. Les explico que es la bandera gitana. Lo qué desconozco es el por qué ondea en tal lugar. Imagino que debe ser por la conmemoración de uno de esos “días de” que tanto abundan. Y si uno anda por esas calles hay que cruzar el famoso arco de la Macarena y visitar la basílica de la titular. Incluso subir al camarín de la Virgen, ese lugar trasero que ofrece una visión diferente de los que asistían a una ceremonia nupcial, una de esas bodas de plata o platino que llevan a algunos a convertirse en reincidentes nupciales.

clip_image002Hay bullicio por las calles del centro ciudadano. Me agobia pensar cómo estarán esas calles en Semana Santa. Comentamos sobre rejas y colores. Esos tonos amarillos de fachadas, ese amarillo calamocha que no llega a ser pajizo y que tan natural se me hace en esta ciudad, pero que tan extraño me resulta cuando lo veo en algún edificio cordobés. Y de bandera a bandera. En el Ayuntamiento ondea una que no reconozco. San Google nos hace saber que es la bandera de los transexuales. Hay ocasiones en las que pienso que no hay tantos días al año para conmemorar esos “días de” que antes comentaba.

Plaza Nueva, Plaza de San Francisco, Plaza del Salvador… Las dejamos atrás repletas de gente que disfruta de la mañana sabatina. Vamos buscando el convento de las clarisas. ¿Cuestión de fe? No, con la visita macarena ya estaba cumplido el cupón de las creencias superiores. Si algo bueno tiene la iglesia católica, además del arte y la música sacra, son los dulces de convento. Frente a la reja conventual nos atiende una joven religiosa de origen italiano y dulce parlar. Mientras elegimos cortadillos, bollitos de Santa Inés y mantecados, la hermana nos habla de sus hermanas en la fe y de su hermano de sangre, al que le recuerda el parecido físico con mi hijo. Pienso que la vida conventual se le debe hacer algo monótona y la sor se explaya con los visitantes en charlas y parabienes.

Comemos junto al Arco del Postigo, otra de las antiguas puertas de la muralla (también lo es la de la Macarena) y tomamos aliento para caminar por la dársena en una tarde de otoño cálido en la que luce el Puente de Triana, que no llegamos a cruzar. La calle Betis y el barrio en el que dicen habitar los auténticos sevillanos desde que la ciudad fue conquistada por el rey santo, el tercero de los Fernandos, tendrán que esperar a otra visita. Nos recogemos para ver el clásico Madrid-Barça, que no todo no va a ser turismo, pues hay que ser fieles a las costumbres.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: