La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

4 octubre, 2015

De la evaluación al chequeo

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 9:02

1. Cuenta la leyenda que cada curso un grupo de inspectores evalúa diferentes centros escolares de la provincia. Dicen que este año le tocará a nuestro colegio. Eso llevan anunciando no sé cuantos años. Y, claro, como en el cuento de Pedro y el lobo, alguna vez lo anunciado se hará realidad. El lunes volví a escuchar tal predicción. El motivo por el cual nos tocará la este curso la lotería inspectoral es el ser un centro bilingüe. Otra razón más para pensar que en esto de la enseñanza se vive el momento, la moda efímera. Así nos va. Uno, con su carga de trienios a las espaldas, más que una evaluación lo que necesita es un chequeo.

2. Trabajamos los diálogos en lengua coloquial y en lengua formal. Ordeno que lo hagan por parejas. A una alumna le falta ese día su compañera de mesa. Me siento con ella para hacer el diálogo que le ha correspondido. Rejuvenece abandonar el sillón magisterial y ocupar silla de alumno.

clip_image0023. Este curso han vuelto más habladores que nunca. Se siente el constante bullir. La mayoría no paran de mirar a un lado y otro, de comentar con el compañero, de charlar mientras el maestro recibe la visita de otro maestro, del conserje, etc. Les aviso que así no podemos continuar todo el curso, que hace falta más calma y silencio. Oídos sordos. Consecuencias: el jueves nos quedamos todos sin recreo y cambio de sitio a la mayoría. Se acabó sentarse al lado del amigo o la amiga del alma. Si a todo eso unimos que algunos siguen sin poner empeño en el trabajo escolar y que otros muestran desgana cuando el curso está recién comenzado la situación es bastante desalentadora. Intentaremos poner medidas y remedios para cambiar la deriva y que la nave vuelva a navegar con viento favorable.

4. El curso también ha comenzado con algún dedo entablillado, alguna mano escayolada, virus provocadores de vómitos y diarreas, alguna muela que sacar, varios esguinces de pies… Así que hay días que el aula parece una consulta de ambulatorio, con idas y venidas, ausencias y retornos. El maestro se convierte entonces en un médico sin titulación, en un psicólogo eventual, en aquel que escucha el padecimiento físico, consuela en lo posible y alienta en la recuperación.

5. —A mí lo que me gustaría sería irme a Madrid a hacer Magisterio.

Sus padres la miraron con condescendencia. Mercedes trató de parecer razonable.

—Pero, hija, tú nunca has sido muy de estudiar.

—Digo yo que Magisterio no será tan difícil. Total, para enseñar sumas y restas…

La buena reputación – Ignacio Martínez de Pisón

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: