La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

12 septiembre, 2015

Un año con Pla (o el paso del tiempo) – 37. Cada fruta en su tiempo

Filed under: Un año con Pla — Nicolás Doncel Villegas @ 8:02

clip_image002

Escribe Pla sobre el esplendor de la fruta en este mes que pone fin al verano. Y lo hace planteando la diversidad de gustos que al elegir una fruta preferida tenemos. Hay quien disfruta con un melocotón mientras hay quien prefiere la uva moscatel, quien encuentra el placer con una ciruela y quien lo hace con el melón. A mí me gusta la mayoría de la fruta, excepto los higos y algunas de esas frutas tropicales que tan de moda se pusieron hace unos años. Pero me gusta, sobre todo, que la elegida esté en su punto exacto de maduración; ni que haya sido recolectada con premura ni que su madurez haya pasado de tiempo. No quiero fruta prematura ni envejecida. ¿Y cuál es su punto de maduración? Pues el que sacia mi sentido gustativo. En esto, como en otras muchas cosas de la vida, no hay medida que sirva para todos.

Además de la variedad de gustos en elegir la fruta preferida, Pla escribe también sobre la belleza: ¿cuál sería para usted la fruta más hermosa? Y ante la vista ocurre lo que sucedía con el gusto. La disparidad de opiniones es tan amplia como la variedad de frutas existentes. A mi parecer algunas quedarían fuera de concurso: ¿es bello un melón? Diría que no, mientras pienso en los tonos verdes, anaranjados o carmesís de otras especies, mientras acaricio mentalmente las pieles sedosas y mullidas de algunas frutas y observo la perfecta relación entre las unidades y el conjunto de un racimo de uvas.

Un último apunte sobre este asunto frutal. Mi coincidencia con el autor ampurdanés en lo siguiente: “La fruta es buena en su tiempo, y cuando no la hay, en invierno, es excelente en confituras y delicadezas. Aunque esto de las confituras y aun las compotas pasó ya bastante a la historia desde que se produjo la fascinación que ejerce el cine y la vida exterior en muchas señoras de su casa y en tantas señoritas. ¡Es una lástima que en este país no se pueda comer compota más que cuando se tiene una llaga en el duodeno o en el píloro!” Por supuesto que mi coincidencia de opinión se refiere a la primera parte del comentario: la fruta es buena en su tiempo y si no… hagámosla confitura; ¡esa fruta escarchada y navideña! En lo demás… eran otros tiempos. Hoy día hay excelentes confituras, compotas, letuarios, jaleas, mermeladas … fabricadas sin necesidad de que las señoritas y las señoras de su casa las hagan en el hogar.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: