La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

13 agosto, 2015

Para qué saber tanto

Filed under: Diálogos de blog en blog. — Nicolás Doncel Villegas @ 7:33

Antoniomm: Un testigo

Nicolás: Que el saber produce satisfacción es indudable. Que también, a veces, conlleva inquietud, desasosiego… es algo que todos debemos admitir. Esa paz interior que buscan, y dicen que alcanzan, los que se retiran del mundanal ruido debe ser de una excelsa gratificación. Ya lo escribió Fray Luis de León:

“Vivir quiero conmigo,
gozar quiero del bien que debo al cielo,
a solas, sin testigo,
libre de amor, de celo,
de odio, de esperanzas, de recelo.”

clip_image002Pero vivir con uno mismo resulta imposible, vivir sin tomar conciencia de lo que nos rodea, de lo que sabemos, de aquello que nos hace sufrir… Como vivir a solas, sin testigo, es tarea de eremitas de otros tiempos, tan solo nos queda el olvido. Ya lo ha comentado Zacarías cuando habla de Corazón tan blanco, el libro de Javier Marías. Libro que, por cierto, comienza así: “No he querido saber, pero he sabido que…”. A partir de ahí, a partir del momento en el que ya sabes, solo hay dos caminos: actuar o tratar de olvidar. Quizá por ello hay quienes prefieren, preferimos, conocer cada vez menos de ciertas situaciones, evitar esas informaciones detalladas de ámbito más cercano que te llevan a esos estados de inquietud, porque las haces tuyas o las relacionas con otras propias que has vivido, y acabas preguntándote a ti mismo: ¿pero qué necesidad tenía yo de saber eso?

P.S. Volviendo a Javier Marías. Su última novela es un perfecto ejemplo de esa duda entre si es mejor saber o desconocer ciertos hechos. En Así empieza lo malo uno de los personajes del libro argumenta utilizando una cita de Shakespeare, que sirve también para dar título al libro, y que dice: ‘Así empieza lo malo y lo peor queda atrás’.

Y qué es lo malo. Lo malo es renunciar a saber lo que no se puede o no se quiere saber de los demás. Pero a cambio de eso lo peor queda atrás. Ya no habrá zozobra ni desasosiego por conocer aquello a lo que se renuncia, aquello que de saberlo podría cambiar nuestros pensamientos, nuestra vida. Qué complejos somos.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: