La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

16 julio, 2015

Desde mi sombrilla 2015 – Patrullando con música de tango

Filed under: Desde mi sombrilla — Nicolás Doncel Villegas @ 8:43

Historia del tango – A. Piazzola

clip_image002Es este un lugar tranquilo, familiar, con algunos turistas extranjeros que no son mayoría. Hace años transcurrían los días, las semanas, sin ver ninguna presencia policial. Este año, en una semana, he visto una pareja de la policía local en bicicleta por el paseo marítimo, otra de la policía nacional en moto y una última pareja del Seprona de la guardia civil patrullando con unos llamativos quads de doble eje trasero y caja para depositar quién sabe qué. Tan evidente presencia me ha hecho recordar, mientras leía bajo mi sombrilla un libro que trata sobre la intención por imponer la Razón en un mundo de prejuicios antiguos y valores casi prehistóricos, el atentado que no hace mucho tuvo lugar en una playa de Túnez. Allí, uno de esos iluminados sin luz, uno de esos irracionales cegados por la fe de la sinrazón, tiroteó a los turistas extranjeros, occidentales, infieles, produciendo una masacre. Tras esa concatenación de pensamientos he levantado la vista y oteado el horizonte para ver si aparecía por alguno de los corralitos de hamacas de alquiler algún individuo con un kalashnikov en la mano y el odio en la mirada. Pero no, tan solo había parejas con niños que jugaban en la orilla del mar, jubilados que leían en sus ebooks y algunas jóvenes que entregaban sus encantos corporales al abrazo del sol.

Y ya que he usado el término corralito vuelvo a concatenar pensamientos y viajo hasta… ¿Grecia? No. Viajo mentalmente hasta la Argentina, allí donde tal acepción se dio a conocer. Y por qué hasta la república, che, patria de ese tipo que nos alegra la mayor parte del año con sus juegos de balón, y no hasta la cuna de la democracia y las batallas imposibles contra extranjeros persas o germanos. Pues porque la otra tarde, en la capital de estas tierras, en Vélez City, disfruté con un concierto de piano. Y dentro de las piezas tocadas estaba una Historia del tango, de Piazzola, de enorme belleza, capaz de hacerte olvidar los corralitos de cualquier lugar, y capaz, también, de hacerte imaginar a ese tipo bajito bailando un tango con el balón dentro del área chica.

Tras todas las divagaciones explicadas continué con la lectura del libro que mis alumnos me regalaron al finalizar el curso, ese que trata de unos hombres buenos cuya intención es imponer la Razón…

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: