La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

26 marzo, 2015

Nadie se lo esperaba

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 17:14

Hay acciones impredecibles, acciones que nos sorprenden, hechos realizados por personas que nunca llegamos a pensar que podrían ocurrir.

clip_image002Ayer estuve visitando con mis alumnos el Palacio de la Merced, sede de la Diputación de Córdoba. El guía que nos mostraba el edificio contó a los alumnos que en la iglesia barroca del que fuese convento mercedario hubo un incendio y que ese incendio fue provocado. Mi memoria retrocedió hasta el año mil novecientos setenta y ocho, en plena transición democrática. Cumplía el servicio militar obligatorio y recuerdo como aquel incendio fue aprovechado por grupos de extrema derecha para gritar que el nuevo sistema democrático traía de nuevo la quema de los templos católicos tal como había ocurrido en la II República. Eran años de inquietud política y cualquier acción de ese tipo era rápidamente interpretado de manera interesada. Mientras mis pensamientos divagaban por el pasado el guía siguió contando a mis alumnos que el autor del incendio fue un joven que había concurrido a unas oposiciones convocadas por la Diputación. Al no obtener el puesto de trabajo como cuidador de un centro de educación especial dependiente de la diputación, del que él mismo había sido alumno al encontrarse su madre ingresada en un hospital psiquiátrico, decidió prender fuego a la iglesia en la que incluso había sido monaguillo.

clip_image004Hoy, cuando regreso del colegio, veo en las noticias de televisión que el fiscal de Marsella que lleva el caso del avión de Germanwings accidentado en los Alpes ha declarado que el copiloto de la aeronave provocó de manera deliberada el descenso del avión hasta estrellarlo. Puede que ya haya por las redes sociales gentes que piensen que el copiloto pertenecía a una célula yihadista, por poner un ejemplo de esas explicaciones interesadas que siempre algunos están dispuestos a gritar cuando el humo de la tragedia aún no ha desaparecido.

Se quemó una iglesia, desapareció un hermoso retablo barroco y algunas imágenes de gran valor artístico, obra de un demente despechado. Se ha estrellado un avión, han perdido la vida 150 personas, obra de un copiloto… Dejemos que los investigadores y la justicia determinen, si pueden, los motivos por los que ese hombre realizó tal acción. Y tengamos claro que en el factor humano siempre hay algo impredecible que nadie puede detectar.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: