La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

9 marzo, 2015

No es fácil superar todos los escalones de la vida

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 18:13

clip_image002

1. Escribía en las Tizas de colores del domingo 1 de marzo sobre el acto de la conmemoración del Día de Andalucía: “Cierto que el sol calentaba bastante y algunos acusaron esa insolación post invernal…” . Pues bien, uno de ellos ha sido este maestro. Volver del puente con el segundo catarro lectivo es una pesadez porque al cansancio propio de los trienios acumulados en la hoja de servicios (¿existirá eso todavía?) se unen el constante moqueo, la falta de voz, el dolor de cabeza…

Todo ello hace que cada día cueste más subir los escalones que le llevan a uno a la primera planta de la docencia. Y más ahora que los compañeros del bilingüismo inglés me hacen aprenderlos en la noble lengua de The Beatles (iba a escribir de Shakespeare, pero el dramaturgo me queda ya muy lejos). Aunque alcanzada la cima siempre reconforta que alguien te diga:

Maestro, con el “pelao” que te has hecho estás muy chulo.

 

 

clip_image0042. La dificultad que supone la integración de alumnos con alguna discapacidad intelectual, minusvalía psicológica, déficit cognitivo… (ya no sé como nombrar la realidad) no es solamente que esos alumnos alcancen una verdadera integración sino que al resto de compañeros, que son el colchón de esa integración, hay que educarlos, convencerlos… para que vean ese proceso como algo natural. Y no es fácil créanme. Hay veces que uno de esos alumnos, los que forman ese soporte integrador, sufre el comportamiento “extraordinario” de alguno de los alumnos/as que intentamos integrar. Llegado ese momento hay que valorar esa situación y reconocer el esfuerzo que todos ellos hacen para que día a día sus compañeros con algún tipo de discapacidad, minusvalía, capacidad diferencial (o cómo corresponda decir según el tiempo en que vivimos) sean uno más entre todos.

 

3. En la penumbra del mundo, en el reino del frío, ilumino ámbitos de tu vida, aquella escuela con sol y sombra adonde fuiste por poco tiempo, aquella tarde de marzo en que eras un niño entre los niños, y temí perderte entre ellos, cuando me angustió la eviden­cia de que tu voz y tu grito pudieran equivocárseme con otras voces y otros gritos. Niño confundido con el bosque de la infancia.

Mortal y rosa – Francisco Umbral

Anuncios

2 comentarios »

  1. Aquí dicen “special-needs children”. Y yo digo que mientras se necesite una palabra, la que sea, para identificarlos como diferentes, es que no hay verdadera integración ni puede haberla. En fin, menudo asunto.

    Comentario por Ángela — 10 marzo, 2015 @ 3:08 | Responder

  2. Pues sí, Ángela, asunto con muchas aristas, difícil de armonizar.

    Comentario por donceldevr — 10 marzo, 2015 @ 16:41 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: