La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

15 febrero, 2015

Entre la magia y la realidad

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 10:10

 

clip_image0021. – Maestro, ¡así cualquiera! Yo también quiero hacerlo como tú.

Ese comentario aparece siempre que en matemáticas comenzamos con los temas de geometría. Esta semana estamos midiendo ángulos con el transportador, trazando mediatrices y bisectrices con el compás… Pero desde que instalaron las PDI (pizarra digital interactiva) con el software ActivInspire arrinconé el viejo compás de madera (luego los hicieron de plástico) y tiza, el pesado transportador de ángulos, la incómoda regla de metro… y comencé a usar esas herramientas virtuales que se agrandan y achican, que transforman en círculos perfectos esos redondeles imperfectos que el maestro hace a mano alzada, etc.

Es uno de los usos más sencillos y usuales que se pueden hacer con las tecnologías informáticas pero siempre arranca la admiración de los alumnos por el componente casi mágico que conlleva su utilización.

2. Dejo sin recreo a más de la mitad de la clase porque mientras he salido al pasillo para hablar con una maestra (menos de cinco minutos) han formado tal alboroto que las voces se deben haber oído más allá del Guadalquivir. Durante el recreo voy dándole permiso para que se marchen a los que han alborotado menos. Pero tengo un problema: hay algunos que prefieren quedarse conmigo en clase y ayudarme a recoger los cuentos del Día de la Paz expuestos en los murales del pasillo, hacer algunas tareas que ya he mandado para mañana… ¡Qué difícil es a veces encontrar el punto exacto que lo convierta a uno en maestrogro!

3. Hay noticias que no deberían darse un viernes cuando la hora lectiva se acerca a su fin. ¿Por qué? Pues porque influyen en el estado de ánimo del docente durante el fin de semana de tal forma que el futuro más cercano, siempre lectivamente hablando, se convierte en algo incierto. No. Tampoco es que el docente vaya a perder el sueño sabatino y dominguero por lo que ha de venir. En peores batallas hemos peleado y hemos salido con apenas rasguños, difuminadas manchas sanguinolentas y gestos medianamente sombríos. Nada que no se arregle con alguna dosis de egocentrina y una cápsula diaria de pacietium.

Seguiremos informando.

4. Había ido a la escuela, primero con las monjas y luego con los jesuitas, hasta que lo echaron en la adolescencia. Comparado con la mayoría de la gente que se cruzaba en su ambiente laboral, había recibido una educación francamente notable.

Vivir de noche – Dennis Lehane

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: