La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

27 enero, 2015

Sábado de abono y viento

Filed under: Media cosecha — Nicolás Doncel Villegas @ 16:01

clip_image002Está siendo un invierno seco y frío. Poco más de cuarenta litros por metro cuadrado en los meses de diciembre y enero y una multitud de noches heladoras. El sábado pasado una más. Así lo reflejan los campos cubiertos por una escarcha tan blanca que pareciese haber nevado. Son poco más de las ocho de la mañana y el termómetro del coche ha ido bajando hasta marcar tres grados negativos. Miró a la izquierda y veo las cimas cubiertas de nieve de las sierras de Jaén. Llego a mi pueblo con un sol radiante y un frío que deja ateridos los sentimientos más recónditos. Vamos a “tirar la urea”.

Ese enlace que he dejado es de hace tres años y tal tarea fue a finales de diciembre. Casi un mes después repetimos el proceso. La diferencia temporal viene marcada porque la siembra este año fue más tardía. He observado en el almacén el proceso de carga del fertilizante, la prueba de la cantidad a esparcir cuyos datos irán al ordenador del tractor para que haya un reparto equilibrado en la relación kilos de abono/fanegas de tierra (o hectáreas)… No hay prisas porque hay que darle tiempo a la naturaleza, dejar que el sol caliente o el viento se mueva para que la escarcha de la noche anterior se derrita. Sobre las once estamos en las parcelas a abonar. Mientras se tiran las primeras máquinas camino entre las plantas de trigo. Cuesta trabajo asumir que seres tan débiles en apariencia, tallos tan flexibles e inmaduros soporten noche tras noche temperaturas tan bajas, heladas que visten de gélida blancura esas hojas que deben doblarse con el hielo que las abraza. Pero ahí están, eternamente enfiladas, sobre una tierra que de tan esponjosa parece sumir al caminante en un mundo de ensueño verde y frío. Ese hielo derretido hace que en las botas se forme el zarpón de barro, el cual provoca a su vez una sensación extraña al caminar pues parece que la tierra quisiese atrapar tus pasos y dejarte inmóvil sobre los surcos, como si fueses una estatua de hielo o una de sal bíblica. A mis pies las pequeñas bolitas de urea que la máquina ha ido esparciendo, minúsculas canicas inmaculadas que serán sustento del cereal. Abandono la tierra y tomo el camino. El zarpón de barro se suelta de las botas liberando al caminante de esa sensación extra de ley de gravedad. Me acerco al borde del camino para restregar el calzado sobre unos matojos de hierba que con su humedad limpienclip_image004 los bordes y la parte superior de las botas. Cuando estoy en tal situación me sorprende el salto de una liebre, delgada y hábil, que andaba agazapada entre hierbas y piedras al borde del camino. El lepórido inicia una carrera veloz y desenfrenada, absurda también porque nadie le persigue, hasta encontrar cobijo en el ribazo de un reguero que las lluvias de años anteriores abrieron en la Cañá del Barco. Pasado el susto, el de la liebre y el mío, decido contrastar lo rústico con lo urbano, lo tradicional con lo moderno, y hacerme eso que ahora llaman selfie, una auto foto con fondo de cereal y cielo azul entre los que se mueve un viento invisible y gélido que hoy viene de esas sierras que antes he visto nevadas. Debe ser un vientecillo que partió de Mágina para llegar a la Campiña cordobesa. Un viento que no cesará en todo el día y del que habrá que cobijarse, a ratos en el interior del coche, otras veces en la recacha soleada de la pared de la cochera.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: