La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

7 diciembre, 2014

Inspección y elección (2/2)

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 9:37

4. Esta semana me he sentido eso que los militares llaman daño colateral. Suele ocurrir que cuando alguien lanza una bomba no solamente salen dañados aquellos que eran objetivo del explosivo sino también los que circunstancialmente pasaban por allí a la hora de la explosión. Siguiendo con la narración metafórica, la detonación se produjo cuando el miércoles se abrió la puerta del aula y me encontré face to face con la directora del colegio y ¡la señora inspectora! Afortunadamente… No, afortunadamente no, porque en estos asuntos no interviene la diosa Fortuna sino el quehacer diario, llevaba puesto el traje de artificiero, ése que te protege de ondas explosivas inesperadas, ése que es el resultado de tener la conciencia tranquila cuando se cumple con la tarea que uno desempeña; y no solo la conciencia (esa sensación tan subjetiva) sino también la realidad que comparto con mis alumnos y sus familias. Por todo ello el posible daño colateral se transformó en una agradable visita en la que intercambié pareceres y opiniones con la inspectora sobre la enseñanza y demás asuntos terrenales.

 

5. El jueves la jornada fue de once horas de permanencia ininterrumpida en el colegio. La presidencia de la mesa electoral en la jornada de elecciones sindicales de la enseñanza fue la causa. A pesar de la charla con los componentes de la mesa y los interventores sindicales, de la llegada en montonera de la mayoría de los votantes a las horas del recreo y de la salida del colegio, de la aparición intermitente de algún votante en su hora libre…qué pesado se hace permanecer tantas horas enclaustrado en una sala. Afortunadamente el libro electrónico ayuda en esos momentos de tranquilidad en los que el tiempo parece desfallecer como si escapase de un reloj daliniano.

clip_image002

6. Estaba tan poco acostumbrada a una situación así que no encontraba las palabras para contestar. Salvo en las preguntas concretas. Por ejemplo: ¿A qué colegio ha ido? A las hermanas de San Vicente de Paul de la calle de Caulaincourt y a la escuela pública de la calle de Antoinette. Me daba vergüenza decirle que no me habían admitido en el liceo Jules-Ferry, pero respiré hondo y se lo confesé. Se inclinó hacia mí y me dijo con voz suave, como si quisiera consolarme: «Pues el liceo Jules-Ferry se lo pierde…»

En el café de la juventud perdida – Patrick Modiano

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: