La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

30 octubre, 2014

Mis puentes (5/5) – El Puente de San Rafael

Filed under: Retales de recuerdos — Nicolás Doncel Villegas @ 17:08

Debajo del puente – Pedro Guerra

clip_image001Cuando era pequeño y me llevaban a Córdoba entrábamos por la carretera de Granada a lo que se llamaba, y se llama, el Sector Sur, un barrio de emigrantes de los pueblos que se habían instalado en aquel lugar al otro lado del Guadalquivir. Allí, un par de hermanos de mi padre habían abierto una zapatería que surtía de aquellos zapatos Gorila a la numerosa prole de los que hasta hacía poco habían sido jornaleros del campo y ahora sobrevivían en “la capital”. Me llamaba la atención cuando uno de mis tíos decía que tenía que cruzar el puente para ir a Córdoba. Aquel puente, llamado de San Rafael, lo había inaugurado el mismísimo Generalísimo (todo tan superlativo), y así lo llamaban los adeptos al personaje durante muchos años. Medio en broma, medio en serio, las gentes del Sector Sur decían que desde los romanos nadie había sido capaz de construir un puente en Córdoba hasta que lo hizo Franco. Y en cierta forma llevaban razón pues durante veinte siglos el único que existió para cruzar el río desde los arrabales cordobeses hasta el centro de la ciudad fue el Puente Romano. Pero a mí eso de ir hasta Córdoba para que luego me dijeran que no estaba en Córdoba si no cruzaba el dichoso puente de aquel señor que tanto mandaba me provocaba una gran frustración.

Luego, pasados los años, siendo estudiante de Magisterio, la casualidad y los gobernantes quisieron que la Escuela Normal estuviese en el Sector Sur (eso de llamar Escuela “Normal” a la escuela donde se formaban los futuros maestros tampoco lo entendí nunca). Así pues vivía en Córdoba sin vivir en ella, y cuando quedaban ratos libres uno cruzaba el puente para ir al Centro y buscar “nuevas experiencias”, como era tan moderno decir entonces. En aquellos años me parecía casi interminable y era un placer mirar a contracorriente para ver al fondo el paraje de la Albolafia, los molinos y la noria, hasta llegar al final donde el Triunfo de San Rafael (que sin ser patrono de la ciudad tiene gran admiración en ella) te daba la bienvenida a la ciudad moderna, de amplia avenida cuya meta era el famoso, por aquel entonces, Hotel Meliá.

Hoy hay nuevos puentes que cruzan el Guadalquivir pero me son ajenos, no pertenecen a mi memoria. Aunque uno de ellos, el que te deja a los pies de la zona hospitalaria y universitaria también lo he cruzado demasiadas veces en los últimos años. Y otro, el que te deja a los pies de la portada del recinto ferial tan solo me sirve como vía de escape a las pocas visitas que uno ya hace a la capital. Y no para ir a la feria precisamente.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: