La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

11 octubre, 2014

Mis puentes (3/5) – El Puente Viejo

Filed under: Retales de recuerdos — Nicolás Doncel Villegas @ 8:54

clip_image001El Puente Viejo era pequeño, y no porque anduviera escaso de ojos, que los tenía en abundancia, sino porque las arcadas eran de altura tan escasa que no servían para dejar pasar el caudal crecido en aquellos inviernos en los que la lluvia no cesaba, aquellos inviernos de frio y de sabañones. Cuando el agua llenaba las oquedades de sus numerosos ojos la inundación se extendía a un lado y al otro del puente. La calle de Los Molinos, con sus almazaras en plena faena, se convertía en un brazo de agua que llegaba hasta el Paseo. Por el otro lado, el Llano de la Fuente pasaba a ser una especie de lago casi urbano en el que el agua desbordada inundaba el matadero municipal y se acobardaba ante la Puerta del Puente y, sobre todo, ante la Cuesta del mercado de abastos, pero no ante la carretera que llegaba hasta el Coso y la Redonda.

Pero el Puente Viejo también era el acceso veraniego al Paseo y al cine Los Molinos, el que me impresionaba al cruzar su pretil de baranda calada que producía una sensación de vértigo, y el que cruzaba agarrado a mi padre cuando volvíamos del cine subidos en la vieja Lube, aquella motocicleta con aspecto de postguerra, cuyo motor producía extraños sonidos acompasados e intermitentes a causa de la baranda de hierro calado y la del muro compacto que se alternaban en el viejo puente.

“Cuando llegó la democracia desapareció el Puente Viejo”, dicen los que relacionan el cambio de época con todos los “males” que tenían que llegar. En su lugar construyeron otro de mayor altura. Cuando eso ocurrió vinieron años de sequía en los que el Guadajoz parecía un tímido riachuelo visto desde la altitud, una estrecha corriente de agua entre el enorme cauce ensanchado en una obra que algunos paisanos llamaron faraónica e inoportuna; faraónica porque es un adjetivo que siempre viene bien cuando se construye algo más grande en el lugar que ocupaba algo más pequeño, e inoportuna porque derribaron el viejo puente en plena campaña de recogida de la aceituna con lo cual el tránsito de todos los tractores entre la calle de Los Molinos y el pueblo quedó cortado hasta que se concluyó la construcción del nuevo, al que yo sigo llamando Puente Viejo.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: