La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

28 septiembre, 2014

Qué repiquen las campanas

Filed under: Tizas de colores — Nicolás Doncel Villegas @ 12:40

1. Al comenzar el curso, en los grupos que inician nuevo ciclo, por ejemplo en quinto, se realizan las llamadas Pruebas Iniciales. Son unos exámenes con los que se trata de evaluar el nivel de conocimientos que el alumnado posee al comenzar ese nuevo tramo educativo. Se hacen en esos cursos porque el cambio de ciclo supone además, casi siempre, un cambio de maestro. Pero hay veces en los que el maestro continúa con ese grupo de alumnos (es mi caso este año) y, tras dos cursos de convivencia, conoce hasta la forma en qué respira cada uno de sus pupilos. Si a eso añadimos que las dos primeras semanas se dedican a repasar contenidos del curso anterior, con la consecuente demostración de sabiduría o ignorancia por parte del alumnado, resulta que esas pruebas iniciales son tan superfluas como un brasero en Guinea Ecuatorial. Pero si la autoridad educativa dice que hay que hacerlas… se hacen. Ya están hechas y corregidas (en una coincidencia de resultados con lo esperado de casi el cien por cien). Ahora las notas serán introducidas en Séneca, donde dormirán el sueño de los justos.

2. Acabado el repaso del curso anterior comenzamos el jueves con el temario de quinto. Primeras impresiones al concluir la jornada:

– Maestro, ¿puedo hacer un comentario?

– Claro que sí. Dime.

– Creo que este curso vamos a tener mucho curro.

clip_image0023. En la lectura aparece la palabra “espadaña”. Como desconocen su significado les explico lo que es y les pongo en la pantalla imágenes de ese tipo de campanario. Una vez relacionado el término con la imagen se desatan los comentarios sobre las espadañas vistas en tal o cual sitio.

Así me entero que uno de mis alumnos, de visita al Santuario del Rocío, puso a repicar las campanas del mismo al pulsar el botón, confundiéndolo con el interruptor de la luz, del mecanismo que acciona el campanaeo de la Blanca Paloma.

clip_image0044. ¡Qué triste alegría! A veces sucede que la primera impresión al recibir una noticia es positiva, esperanzadora, pero que la posterior reflexión deviene en negatividad cuando se sopesan los pros y las contras de la misma. Es entonces cuando uno acaba exclamando ese oxímoron del principio de este párrafo. Eso me ha ocurrido al leer este titular: “El Gobierno eleva la tasa de reposición de funcionarios docentes del 10% al 50%”. ¡Bien!, menudo aumento, piensa uno en el primer momento. Acto seguido uno se percata que tras ese aumento todavía se sigue perdiendo otro cincuenta por ciento. Qué alegría más triste.

5. “Había cierta delicadeza en su manera de moverse, casi de puntillas, como un ladrón en casa ajena, pero con unos ojos tan inocentes y esperanzados como los de un niño en su primer día de escuela.”

Vivir de noche – Dennis Lehane

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: