La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

13 junio, 2014

Espartanos en Sao Paulo

Filed under: A bote pronto — Nicolás Doncel Villegas @ 14:42

Aparecieron en fila, brazo extendido con la mano apoyada sobre el hombro del compañero que iba delante. Me recordaron a otra épocas. Aquélla en la que durante el bachillerato, en la clase de gimnasia, nos hacían alinearnos de tal manera. O aquélla en la que ocurría lo mismo durante las prácticas del servicio militar obligatorio. También me recordaron a los alumnos de infantil de mi colegio cuando atraviesan el patio enganchados unos a otros para no perder la formación, el trenecito. Luego cantaron el himno. Qué derroche pulmonar patriótico. Cuánto sentimiento nacional rayando en el paroxismo. Parecían espartanos más que brasileños.

Antes de todo ello se celebró la tradicional ceremonia de inauguración. Tradicional viene de tradición, de repetición, algo ya visto muchas veces. Niños, muchos niños, y adultos vistiendo con multicolores y extravagantes ropajes, formando una serie de figuras geométricas que se ven desde el cielo televisivo pero que para los espectadores del estadio debe ser algo así como un maremágnum de gentes yendo y viniendo de acá para allá. Tampoco faltó el tradicional número musical a cargo de una cantante local, un rapero con nombre de raza canina y de Jennifer López, sobre cuyas caderas e ingravidez corporal no parece pasar los años. Acabada la actuación músico vocal el locutor de televisión anuncia que el presidente de la FIFA y la presidenta brasileña no pronunciarán los (también) tradicionales discursos de apertura por miedo a la pitada de los espectadores dada la situación social del país, un Brasil que demanda más inversión en sanidad, educación, etc. que en la organización de mastedónticos acontecimientos deportivos. Me alegro que no haya discursos oficiales. No son la guinda del pastel sino la mosca que viene a posarse en él antes de comenzar a ser degustado.

clip_image002Volvamos a los protagonistas, los espartanos-brasileños y los croatas. Primer partido del Mundial. Se adelanta el equipo ajedrezado (qué bonito queda ese adjetivo para un equipo de fútbol) y empata Brasil con un gol del liviano Neymar. Tras el descanso, y cuando Croacia dominaba el partido, el árbitro pita un penalti inexistente a favor de Brasil. Designar a un árbitro japonés para el partido inaugural es como si los árbitros del mundial de hockey hielo fuesen de Camerún. Lo que muchos temían, la influencia arbitral para que Brasil gane este campeonato, se hizo evidente. La selección anfitriona me decepcionó. Lo lleva haciendo desde que ganaron el Mundial de los Estados Unidos. Un equipo de músculo y físico, tan lejos de aquellos magos del jogo bonito de otros tiempos, un equipo que presume de centrales y que alinea un futbolista masa y varios destructores, un equipo así no me enamora sino todo lo contrario. Si a ello le sumamos el ambiente de enardecida supremacía que manifiestan, los aires de grandeza que se dan (viviendo del pasado)… no me queda más remedio que manifestar que mi mayor satisfacción se producirá el día que este Brasil-Esparta sea eliminado. Y si llegase a la final (arbitrajes mediante) que la pierda (a ser posible con España o Argentina).

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: