La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

19 mayo, 2014

Cuentos completos – Flannery O’Connor (1/3)

Filed under: Libros — Nicolás Doncel Villegas @ 18:01

Georgia – Louis Armstrong

clip_image002

Viajemos al sur de los Estados Unidos, a los años treinta, encontrémonos con personajes grotescos, con el problema racial, con la religiosidad de las gentes, con la maldad y la bondad. Veamos la simpleza de algunos y la barbarie de otros, hablemos como los granjeros y los desterrados a la ciudad, intentemos mantener la dignidad de los que no quieren perder lo único que les queda… Todo ello, y más, en los cuentos de Flannery O’Connor:

1. El geranio. El viejo Dudley trasplantado a la ciudad. Colocado en un balcón como ese geranio que tiene un final, que por supuesto no voy a desvelar. Los recuerdos del lugar del que venimos y la difícil adaptación a las escaleras de la vida por la que sube un hombre de color, qué digo de color… un negro. Qué además se atreve a ayudarte.

2. El barbero. Hablar de política puede traer complicaciones cuando el personal es de ideas fijas. Hay que tener valor, no para tratar de convencer sino simplemente para explicarse, cuando el contertulio no es dado a razonamientos y además maneja con destreza la navaja de afeitar cerca de tu gaznate.

3. El lince. La ceguera aviva el resto de los sentidos. Sobre todo el olfato, ese que te avisa de la presencia de la bestia. Y Gabriel avisa a los demás, incrédulos ellos, desconfiados del que avisa, confiados en su ignorancia.

4. La cosecha. Siempre es difícil comenzar un cuento. Piensas en qué tipo de personajes elegir, dónde situarlos, sus oficios… Y de pronto te encuentras siendo protagonista del cuento que ibas a escribir. Hasta que alguien te saca de él para que vayas a hacer la compra. Y no es igual de interesante comprar que imaginar historias.

5. El pavo. El afán por conseguir lo deseado, el empeño por atrapar lo que se escapa, las dudas que sobrevienen cuando no lo consigues, el agradecimiento cuando la fortuna se te vuelve a favor… Y al final vuelves a casa sin nada. Ah, aparece la palabra “cuatrero”, a la que no veía desde hace muchos, muchos, años.

6. El tren. El viaje es un camino a los recuerdos. En la litera del tren Haze espera encontrarse con la noche en movimiento. Pero no hay por dónde mirar. Mejor recordar hasta que el traquetreo del tren te traiga el sueño.

7. El pelapatatas. El tren ha llegado a Taulkinham. Y allí, en una reunión callejera que convoca un vendedor ambulante, Haze se encuentra con… Enoch, el personaje que me llevó a leer estos cuentos. En Taulkinham hay semáforos con unas normas basadas en colores que son iguales para hombres y mujeres, blancos y negros, dice el guardia.

8. El corazón del parque. Haze y Enoch vuelven a coincidir. Uno busca y el otro desea enseñar. Personajes en la piscina, animales en el zoológico, camarera en el bar y en la vitrina…

9. Un golpe de buena suerte. Subir una escalera mientras falta el aliento, entre el miedo a la enfermedad y la incertidumbre de un embarazo, esperanzada en la profecía de una quiromántica.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: