La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

25 abril, 2014

Vejez e hipocresía

Filed under: Diálogos de blog en blog. — Nicolás Doncel Villegas @ 15:08

Mi viejoAlberto Cortez

Otro futuro – Blog de A. Muñoz Molina

Nicolás:

Antes los viejos no morían solos. Solían morir en casas de sus hijos. Pedimos que el Estado se ocupe de todos: ancianos, enfermos mentales, soldados lisiados, drogodependientes… Para eso pagamos nuestros impuestos.
Pero, ¿y lo personal?, ¿y lo familiar? ¿No es cierto que en muchas ocasiones recurrimos a lo social para hace más llevadera nuestra existencia? Ésa que conllevaría estar atados al duro banco de la asistencia a algunas de esas personas a las que nos ha tocado asistir.

*************************

clip_image002Tranquilizamos nuestras conciencias exigiendo a papá Estado que se ocupe de quienes necesitan algo más que la asistencia de especialistas en el cuidado de esas personas. Por supuesto que es necesaria esa ayuda de los estamentos especializados, que debe pagar papá Estado (que pagamos todos) pero veo una gran hipocresía (perdón por la generalización) en esta sociedad tan avanzada, tan capaz de satisfacer nuestros gustos personales, nuestros particulares segmentos de ocio (que cada vez exigimos que sean mayores) mientras dejamos en manos de quienes cobran un salario, a veces de mierda (escatológico y en euros), el cuidado de los dependientes. Debe ser el sino de las sociedades avanzadas el que hace compatibilizar estados de bienestar particulares con una cierta deshumanización que escondemos bajo demandas a quien corresponda, criticando el despilfarro de nuestros dineros… pero evitando en lo posible arremangarnos en el día a día de quienes ya no tienen fuerzas para exigir nada más que un mínimo cuidado y un mínimo cariño.

**************************

PS. Uno, que es padre y sigue siendo hijo, que atiende a unos y a otros de maneras tan diferentes como exigen las edades treintañeras de los unos y noventañeras de los otros, sobrelleva tales asuntos leyendo verdades como las que el Caballero de la Triste Figura, don Alonso Quijano, le decía al Caballero del Verde Gabán, don Diego de Miranda, en este asunto de padres e hijos:

Los hijos, señor, son pedazos de las entrañas de sus padres, y así, se han de querer, o buenos o malos que sean, como se quieren las almas que nos dan vida; a los padres toca el encaminarlos desde pequeños por los pasos de la virtud, de la buena crianza y de las buenas y cristianas costumbres, para que cuando grandes sean báculo de la vejez de sus padres y gloria de su posteridad…

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: