La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

18 abril, 2014

Ronda 2: Jabón artesanal y queso payoyo de Grazalema

Filed under: En otro lugar — Nicolás Doncel Villegas @ 10:35

Hace una mañana espléndida de lunes santo cuando tomamos camino de Grazalema. Pero como el viajero anda despistado observando el paisaje mientras atiende a la conducción (una contradicción más en mi vida) no se percata del desvío en la carretera y acaba llegando a Algodonales, un pueblecito con iglesia de hermosa fachada y esbelta torre situada frente a una plaza en la que desayunan apaciblemente gentes de aspecto anglosajón.

Camino de Grazalema uno atraviesa el Parque Natural de la Sierra del mismo nombre. Como la carretera es estrecha el viajero está afortunadamente obligado a transitar despacio y poder así disfrutar de la primavera vegetal que el paisaje ofrece. Hay tantas tonalidades de verdes que sería imposible hacer una paleta de colores. Hay tanto silencio que el ruido del motor del automóvil se apaga entre los trinos de las aves. Los alcornoque se muestran descorchados, las encinas, quejigos y acebuches se mezclan con algunos arbustos y plantas herbáceas que desearían más luz. Los 2.000 mm de pluviosidad anual que caen en este lugar, el más lluvioso del sur peninsular, ayudan a la exuberancia vegetal.

clip_image002Llegados al pueblo llama la atención del viajero que en una localidad que no llega a los 3.000 habitantes permanezcan abiertas al culto tres iglesias. Entramos en una de ellas y una señora situada en una nave lateral vende jabón artesanal a los turistas. Veo como entabla conversación con mi santa. Debe haberle ofrecido su típico producto sin saber que se ha topado con quien también conoce los secretos de la elaboración tradicional del jabón con aceite usado y sosa caústica. Paseamos tranquilamente por las calles empedradas de este pueblo en el que algunas vecinas siguen con el blanqueo tan propio de estos pueblos blancos. Tiendas de productos artesanales atraen la atención de los turistas. Compramos algunos dulces y el típico queso de cabra que llaman “payoyo” antes de pasar junto al monumento al toro de cuerda, imagen escultórica que representa una de esas tradiciones tan ancestrales como innecesarias que se siguen practicando en muchos pueblos de esta piel de toro (perdonen, pero no he podido darle capotazo al tópico) llamada España.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: