La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

22 octubre, 2013

¡Todos a la rotonda!

Filed under: Menú del día — Nicolás Doncel Villegas @ 15:06

clip_image002Un equipo de fútbol con sus tres cambios reglamentarios, “trece más uno” (que nunca diría Ángel Nieto), los catorce que podrías acertar en la quiniela de fútbol… Pero no hablamos de fútbol ni supersticiones, hablamos de políticos, esos seres que anhelan el ser retratados porque saben que su alma no les será robada tras el fogonazo. Ahí están, catorce políticos para inaugurar una rotonda. Una rotonda que no llega a catorce metros de diámetro, con pequeño monolito pétreo y carro típico del lugar (casi oculto por la docena más dos de autoridades varias), una rotonda que ha convocado en su interior tal cantidad de inauguradores que bien podrían formar una conga y bailar felices y fotografiados siguiendo la dirección de la señal de tráfico, girando alrededor de su particular mundo, ese que les lleva a concentrarse en masa para inaugurar todo lo inaugurable. Si al menos fuesen catorce kilómetros de autovía, centro médico con catorce especialistas en medicina, escuela con catorce aulas, biblioteca con catorce secciones temáticas…

Los políticos deberían estudiar proporcionalidad entre magnitudes. Por ejemplo entre longitud (de la rotonda) y masa (la de los cuerpos de los políticos). O es qué piensan que masa es solamente la acepción 8 del DRAE: “gran conjunto de gente que por su número puede influir en la marcha de los acontecimientos.” En este caso en la marcha de los vehículos que girarán por la rotonda, algunos de los cuales seguro que son los del parque móvil oficial con los políticos de turno.

En este caso todos cupieron en la rotonda pero hay ocasiones en las que este tipo de concentraciones desmesuradas de gentes provocan ciertos problemas, como bien cantaba El Gran Combo:

 

Anuncios

2 comentarios »

  1. ¡Ja, ja, ja, ja! Te superas, Nicolás. Aparte de la conga, que me parece una idea fantástica, podrían también jugar al corro de la patata, comeremos ensalada, lo que comen los señores, naranjitas y limones, achupé, achupé, sentadito me quedé.
    Y que se queden ahí, en la rotonda, sentaditos para siempre jamás.

    Comentario por Ángela — 23 octubre, 2013 @ 21:55 | Responder

    • Este tipo de concentraciones de “autoridades” dan mucho juego. 🙂

      Comentario por donceldevr — 23 octubre, 2013 @ 22:10 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: