La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

15 octubre, 2013

Hablando de educación, en serio

Filed under: Diálogos de blog en blog. — Nicolás Doncel Villegas @ 22:31

Antoniomm:

A ver si nos tomamos de una vez en serio la educación.

“Un maestro, un libro, un bolígrafo, un aula, pueden cambiar el mundo”. En lo que a mí respecta, me cambiaron la vida. Malala es mi héroe.

clip_image002Nicolás:

Voy a bajar a la tierra, que diría uno de mis alumnos. Voy a olvidarme de las grandes leyes de educación, de las leyes presupuestarias que las acompañan, o no, en el fracaso, de los egoministros de educación que quieren pasar a la historia como cualquier Moyano decimonónico, de las trifulcas parlamentarias que entretienen a sus señorías para la aprobación de tales leyes, del infame lenguaje e ideas huecas que ventosean sus señorías en el debate de las mismas leyes, de los debates ideológicos que siempre aparecen y del consenso que nunca se encuentra cuando de aprobar las citadas leyes se trata…

Voy a pasar de todo ello y hablaré de “nosotros”, esa primera persona del plural que tanto riesgo conlleva utilizar. De nosotros, los maestros, esos a los que casi siempre defiendo, pareciéndome a un gremialista sin criterio o a un sindicalista liberado de tiza y pizarra. Ese “nosotros” me tiene preocupado porque muchos nos hemos dejado arrastrar por la irracionalidad de los que hacen esas leyes, sin oponer una mínima resistencia sino todo lo contrario. Aplaudiendo disparates que van desde el cambio constante de programaciones o diseños curriculares, horarios insufribles para los que enseñan y los que aprenden, etc. Aceptando con orgullo el infame lenguaje creado para no llamar a todos los aspectos de la enseñanza con su nombre sino con el de la jerga pedagógica que imponen los que nunca pisaron un aula. Defendiendo a capa y espada cualquier novedad educativa por el simple hecho de ser novedad. Todos esos gerundios, y algunos más, han hecho también que muchos de “nosotros” hayamos dejado de tomarnos en serio la enseñanza porque andamos preocupados de hacer literatura cada día, de escribir lo que hacemos en cada clase (incluso de escribir lo que no hacemos), de dejar constancia ante los escaparates (el del equipo directivo, el de la inspección, el de las familias…) de que hacemos aquello que más satisface a cada uno de los que nos piden cuenta olvidando en algunos/muchos casos a aquellos a los que realmente nos debemos (esos locos bajitos, que no son los jugadores del centro del campo de la selección de fútbol).

Yo también he pasado por muchos planes de estudios, por muchas leyes de educación, por muchos ministros y consejeros de ídem. Llevo treinta y cinco años en este negocio y ya no puedo tomarme en serio la educación. Tan solo lo hago cuando cierro la puerta del aula. Y, a veces, ni entonces puedo, porque todo el barullo de los que siempre dicen estar preocupándose por la educación llama a la puerta (entiéndase la metáfora) para distraerme de lo único que he intentado hacer en mi trabajo: enseñar (y educar, en lo que he podido).

Blog de Antonio Muñoz Molina- 10 de octubre de 2013

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: