La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

3 octubre, 2013

La costumbre

Filed under: Relatos — Nicolás Doncel Villegas @ 22:43

clip_image001

1. Cuarenta años levantándose con el pie derecho y ahora iba a cambiar su costumbre. El cirujano le comunicó que la amputación era inevitable.

2. Cada domingo asistía a misa de doce. Pero este año, desde que su equipo juega algunos partidos a esa hora, ha comenzado a perder la fe.

3. Aquella costumbre de beber un vaso de vino en las comidas y un vaso de leche antes de dormir facilitó la tarea de su esposa con el cianuro.

4. Siempre dormía en el lado derecho de la cama. La noche del día que enterró a su esposa la pasó de pie delante de la cama buscando ese lado.

5. La Hermandad suspendió el tradicional besamanos de la Virgen de las Buenas Costumbres al darse cuenta de la desaparición de dos sortijas.

6. Cada cumpleaños un perfume, cada san Valentín una caja de bombones, cada aniversario de boda una joya, cada Día de Difuntos un crisantemo…

7. El capellán tenía la costumbre de rezar por la salvación del verdugo y del reo que iba a ser ajusticiado. Siempre se salvaba el mismo.

8. Tenía la costumbre de beber distintas marcas de whisky, de leer cada día un diario diferente, de dormir cada noche con una mujer distinta…

9. Cuando le insistieron en pasar la prueba, “porque es nuestra costumbre, mi niña”, ella cogió el pañuelo, se limpió la nariz y se marchó.

10. Se había acostumbrado a usar aquellos guantes en sus dos trabajos: asear viejecitos en la residencia y lavar platos en el restaurante.

11. Cada día la misma rutina y el mismo itinerario para ir al trabajo. Aquel día cambió de ruta, se encontró con ella y la rutina desapareció.

12. – ¿Otra vez?

– Somos animales de costumbre, querida -decía él mientras ambos adoptaban la postura del perro en su diaria sesión de yoga.

13. El padre John le rogó que abandonara esa costumbre. James no podía evitarlo. Tras confesarse dejó en el cepillo mil dólares ensangrentados.

14. – Tendrás que acostumbrarte a mi manera de cocinar –le dijo.

Ella lo miró aterrorizada. El secuestrador se marchó a la cocina.

15. Fiel a su costumbre, el Día de Difuntos iba al cementerio Como no tenía familiares enterrados visitaba las tumbas de sus víctimas.

16. Desató las ligaduras de su tálamo sadomasoquista cuando el psiquiatra le aconsejó que rompiera los lazos que le ataban a aquella costumbre.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: