La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

23 septiembre, 2013

Equinoccio otoño-musical

Filed under: Por el pueblo — Nicolás Doncel Villegas @ 19:40

Entre escuela y campo anda uno ajetreado, empizarrado y sofocado. Viene bien, cuando el sol se pone, dedicar un tiempo al divertimento, a la distracción y el goce que el pentagrama ofrece. Se ha celebrado, estas noches del pasado fin de semana, lo que el cartel del piso de abajo anuncia.

clip_image002

El viernes un trío de piano, violín y clarinete, ofreció un concierto en el que interpretaron obras de Milhaud, Satravinski y Khachaturian. Cuando me dirigía al teatro Olimpia observo, a través de una puerta lateral, que en la iglesia parroquial hay abundante feligresía. Igualmente en el atrio de la misma hay reunidos numerosos grupos de personas. En cambio cuando entro en el teatro, cinco minutos antes de la hora fijada para que comience el concierto, la asistencia es mínima. Mi santa, que también se ha percatado de tal situación, me comenta que la razón por la que se retrasa el inicio musical es porque “deben estar esperando a que la gente salga de la iglesia”. Según me cuenta se estaba celebrando una novena a la Virgen (feligresía en el interior) y se iban a dar unos diplomas o medallas a los portadores de la Patrona (personal reunido en el atrio). Es evidente que el poder de la religión y la tradición (religiosa) se ha impuesto sobre la música. Terminado el concierto, no plenamente satisfactorio para mi poco entendido saber y gusto musical (la música de estos compositores que enlazan el XIX y el XX no acaba de “llenarme”) me entero que la selección española de baloncesto ha perdido la semifinal del eurobasket contra Francia. Un mal rato que la música me ha evitado.

El sábado noche vuelvo a encaminar mis pasos al teatro Olimpia. Si el día anterior fue la religión y sus tradiciones las que competían con la música, en esta noche del siempre febril sábado lo son la buena temperatura, que hace llenar las terrazas de los bares, y el fútbol televisado, que llena el interior de los mismos. La concurrencia al teatro es hoy mayor, digna entrada que diría un tópico cronista deportivo. Y la música mucho mejor, para mi personal deleite. Dos obras interpretadas por un quinteto de cuerda acompañado por sendas pianistas en cada uno de ellos: Mª Dolores Gaitán y Larisa Tedtoeva. Música de Beethoven (Concierto para piano nº 2) y Schubert (Quinteto para piano “La Trucha”).

El domingo se produce el equinoccio otoñal mientras estoy escuchando los Preludios de Rajmáninov y la suite para piano de Isaac Albéniz, ambas obras interpretadas por un insultantemente joven y virtuoso pianista cordobés. Cada vez admiro más a la gente joven que es capaz de hacer bien su trabajo. Acabado el concierto, pasadas las once de la noche, hay personas que aún siguen sentadas en las terrazas de los bares, ajenos al cambio estacional y al divertimento musical. Uno, siente el peso del domingo que se acaba, la venida de los vientos y lluvias que han de llegar mientras tararea, como no, la Tarara, esa música con la que el joven pianista nos ha deleitado.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: