La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

20 agosto, 2013

Balacera en el Camino de la Traviesa

Filed under: Por el pueblo — Nicolás Doncel Villegas @ 8:43

Domingo, 18 de agosto, ocho de la mañana, hace muy pocos minutos que el sol se ha asomado por encima de olivares lopereños, voy andando junto a mi santa por el Camino de la Traviesa. Curioso nombre que debe tener su razón de ser, como todos esos nombres propios que el hombre tiene el poder de otorgar. Éste debe ser porque el tal camino viene a morir junto a uno de los pasos a nivel que cruzan la línea de ferrocarril, siendo paralelo a ésta durante unos cientos de metros hasta llegar a la entrada del pueblo. Me imagino, por imaginar algo a estas horas de la mañana, a los antiguos operarios que construyeron esta vía férrea acarreando traviesas por el camino. De ahí su denominación. Bien, hecho el estudio histórico imaginario del nombre propio del camino por el que camino (esta oración podría servirme para explicar la diferencia entre sustantivo y verbo de dos palabras que se escriben y pronuncian igual: “el camino por el que camino”), vayamos, o caminemos, al asunto que venía a contar.

Andando junto a mi santa por el Camino de la Traviesa, esa mañana de agostil domingo, entre tierras feraces donde se cultiva girasol, trigo o maíz, tuve la sensación de encontrarme en mitad de una balacera, palabra ésta muy usada en tierras iberoamericanas y que tan bien define lo que por aquí llamamos con el cacofónico, para mi gusto, término de tiroteo. Las autoridades deben haber levantado la veda y los cazadores se han lanzado en busca de sus presas. En un camino que debe medir aproximadamente un kilómetro hay ocho coches aparcados en las sombras de los árboles, sobre parcelas de trigo y girasol ya segadas se mueven hombres con escopetas al hombro o acunadas en sus brazos, las detonaciones son frecuentes, muy frecuentes, a veces unas parecen responder a otras, como en un juego de guerra en el que a un disparo le responden dos o tres. Algunos tiros suenan lejanos, deben ser los de los cazadores apostados en el arroyo o cerca de la vía férrea. Otros suenan tan cercanos y limpios que comento con mi santa:

– Espero que nadie nos confunda con una presa. Te veo muy tranquila. Tú, que tanto te asustas de los fuegos artificiales, pareces no impresionarte con esta balacera.

– Es que yo nunca he estado en la guerra –responde mi santa con flema de coronel británico-, y no debo estar condicionada.

– Ni yo. Pero esos dos últimos han sonado muy cerca.

Llegados al final del camino, volvemos sobre nuestros pasos, metafóricamente hablando, pues sería harto difícil hacer esa operación, que en las antiguas películas del oeste realizaban algunos perseguidos por la justicia para confundir sus huellas, sobre todo en un camino que está asfaltado. Cerca de un alto maizal vemos como uno de los cazadores escala el pequeño terraplén y se sube en su vehículo.

– Ese ya se marcha. ¿Irá a cazar a otro sitio? –pregunta mi santa.

– Puede ser. O ha cazado ya las suficientes presas como para alimentar a su tribu durante unos días.

– Y, ¿qué cazan? No se ve volar nada.

– Pues deben ser conejos. Deben haber levantado la veda del conejo.

clip_image002Recién terminada mi última frase pienso que hay expresiones con doble sentido con las cuales hay que tener mucho cuidado según donde y con quien las utilices: “¡se ha levantado la veda del conejo!”, dicho así bien podría ser una de esas exclamaciones cargadas de testosterona que aparecen en una película americana de jóvenes-universitarios-salidos. Si es que allí utilizan tan castiza y lepórida expresión. Andaba reflexionando sobre ese asunto cuando veo salir un conejo de entre los olivos, se detiene después de cruzar el camino y, antes de adentrarse en lo que para él es tierra hostil, me mira. En su mirada parece llevar escritos los versos de Santa Teresa:

“Venga ya la dulce muerte,
el morir venga ligero,
que muero porque no muero.”

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: