La Girola (Blog de Nicolás Doncel Villegas)

2 julio, 2013

Siempre hay un lugar donde esconderse

Filed under: Diálogos de blog en blog. — Nicolás Doncel Villegas @ 9:29

Antoniomm:
Da escalofrío pensar en ese pobre hombre escondido y fugitivo, Edward Snowden, que quizás no se percató de las consecuencias monstruosas que tendría para él mismo su gesto de denuncia. Ya no hay lugar del mundo en el que pueda esconderse. Ya no hay nadie que no reconozca de inmediato su cara.
BK:
¿El Vaticano no proporciona asilo? Cuando era pequeña, en el colegio (internado, monjas) nos bombardeaban con películas en las que los sacerdotes y monjas eran héroes, siempre del lado del más débil (nunca nos echaron una del tipo Las Hermanas de las Magdalenas).
Nicolás:
BK, si desandásemos unos siglos Snowden podría acogerse a sagrado:
http://es.wikipedia.org/wiki/Asilo_en_sagrado
Pero en estos tiempos ya no queda ni hospitalidad eclesial.
En la serie “Alatriste”, de Arturo Pérez-Reverte, “acogerse a sagrado” es un recurso habitual de espadachines que huían de la justicia civil:

“También había cerca un par de iglesias donde acogerse a sagrado, si al cabo terciaba además la justicia en el lance.” – El capitán Alariste.

“Y de ese modo, antes de pasar a Madrid, el antiguo soldado había acabado ganándose la vida como espadachín a sueldo en una ciudad que era Babilonia y semillero de todos los vicios, entre bravos y
rufianes, viviendo de día acogido al sagrado del famoso patio de la Iglesia Mayor.” – El oro del rey.

“Nos cruzamos con más valentones de enhiestos mostachos y mirar zaino que deambulaban ante el atrio enrejado del Buen Suceso. El lugar y la próxima calle de la Montera eran frecuentados por gente de armas y matasietes, menudeaban las querellas, y la verja de la iglesia se cerraba para impedir que, tras intercambios de estocadas, los fugitivos se acogiesen allí a sagrado para sustraerse a la justicia; lo que motejaban con el eufemismo de retraerse, y también decían llamarse a antana, o altana.” – Limpieza de sangre.
Malaquías:
¿Dónde esconderse? Supongo que Snowden estará repitiéndose continuamente el poema de Cernuda:
Donde habite el olvido,
En los vastos jardines sin aurora;
Donde tú sólo seas
Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.

Blog de Antonio Muñoz Molina – 26 de junio de 2013

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: